Adaptación escolar: 10 recursos para ayudar a los hijos a gestionar nuestra ausencia

Estos días en que muchos niños están en plena adaptación escolar (ya sean bebés o niños más mayores) es importante que les demos herramientas … More Adaptación escolar: 10 recursos para ayudar a los hijos a gestionar nuestra ausencia »

Mi hijo se porta mal

Esta frase seguro que la habéis escuchado alguna vez, o la habéis utilizado vosotros mismos. O habéis oído a alguien que la decía de algún otro niño o niña “el hijo de Eva se porta fatal” o “la hija de Ramón es terrible”, y cosas por el estilo. Para hablar de todo ello hoy empiezo con una reflexión:

¿Qué es portarse mal? A veces alguien me dice que ese niño se porta muy mal y yo, por el contrario, no veo que haga nada malo. Y al revés, he visto niños con comportamientos que me hacían estremecer y sus progenitores o cuidadores los encontraban de lo más normales. Por tanto, esto de portarse “mal” puede ser muy relativo. Para alguien puede ser que un niño se mueva mucho, o corra, o hable fuerte y reivindique lo que piensa y cree. Por otro puede ser que un niño rompa cosas, pegue, insulte y moleste a los de su alrededor.

Dame un masaje

Quitarte la ropa. Tumbarte boca abajo. Notar unas manos con crema o con aceite que se pasean por encima de tu espalda, presionando aquellos puntos donde hay demasiada tensión acumulada. A veces sintiendo placer, otras placer y dolor a la vez. Intentando no tensarte, respirando profundamente para soltar y hacer que, gracias al masaje, aquella espalda que lleva demasiados ratos al día una niña cargada, descanse. Se recupere. Disfrute de ser tocada, de ser liberada de tanta tensión.

"VINCLES", nova edició

Hoy sale a la venta la segunda edición en catalán de “VINCLES, gestació, part i criança conscients” que hemos hecho mi madre Àngels Torras y yo. Se trata de una segunda edición revisada y ampliada, que publica esta vez Angle Editorial. En castellano, el libro está editado por RBA.

Estamos muy contentas de poder ofreceros nuestro pequeño tesoro, este libro que hicimos con todo el amor del mundo, donde yo descubrí partes de mi historia que nunca me había atrevido a preguntar… con una nueva imagen, con nuevos contenidos y con un nuevo empuje. A menudo con Àngels decimos que es un libro que hace su camino, que se vende solo, fruto del boca a boca, en un goteo constante de nuevos lectores y lectoras. ¡Y estoy convencida que todavía tiene mucho recorrido!