Empezamos de nuevo

Empezamos de nuevo

8.1.2013

Pensé mucho en si parar 15 días de escribir en el blog o no. Cuando haces estas paradas, sin duda, las visitas bajan y mucho. Hay gente que quizás ya no vuelve a pensar que estabas aquí y quizás no vuelven. Cuando la gente se ha acostumbrado a leerte cada día, te sientes como comprometido a hacer lo que dijiste que harías, es decir, escribir sin parar todas las semanas. Pero finalmente decidí que quería hacerlo.

Quería parar porque las últimas Navidades habían sido muy estresantes. Que uno de los miembros de la familia trabaje en el sector del comercio ya podéis imaginar qué significa: trabajar sin parar, estrés, cansancio… Los últimos inviernos, empezaba la Navidad y ya tenía ganas de que acabara… Y decidí que este año no quería lo mismo. Quería vivirlo y a poder ser, con cierta calma. Por lo tanto, sacarme de encima la obligatoriedad de escribir cada día (impuesta por mí misma, por cierto) era un motivo también, de relax. Decidí desconectar de la vida 2.0: de Facebook, de Twitter, y sólo pasearme por las redes, si quería, en algún momento puntual. Entre eso, intentar no estresarnos, y tomarnos las cosas de otra manera hemos conseguido pasar una muy feliz Navidad. Tranquilos, serenos, con calma y felices. ¡Por fin!

He desconectado absolutamente de la vida 2.0 y he podido estar presente. Auténticamente presente, sin estar pendiente de mensajes que llegan, de artículos que se publican, etc… He podido cargar pilas en todos los sentidos. Hemos podido recuperar siestas memorables… (como la de la foto!) ¡Incluso he parado de escribir! He parado supongo que porque lo necesitaba y no ha sido hasta hace tres días que he vuelto a sentir la energía y la inspiración para hablar de más temas de maternidad, paternidad y crianza.

Y ahora… ya tenía ganas de volver a estar aquí y sí, en el fondo, ya volvía a tener un poco de ganas de que acabara la Navidad. Tantos compromisos familiares, tantos encuentros, tantos cambios de horarios, de rutinas… acaban agotando. Laia ha vuelto a acostarse tardísimo y levantarse tardísimo, ha estado contenta y feliz, y también excitada, y hemos tenido algún episodio de “pollo” de los que quedan en la memoria! 😉

Pero claro, ¿qué queremos? Les rompemos los horarios, las rutinas, las comidas… les excitamos con los regalos, el Tió, los Reyes…. y de alguna manera y con la mejor de las intenciones, todo los estresa, a algunos incluso los colapsa y diría que a todos, los cansa. ¡Acaban agotados! Y estos últimos días he empezado a ver como Laia volvía a hablar de la escuela, de cosas de su vida “habitual” como si, de alguna manera, la añorara un poco…

Yo vuelvo a tener ganas de levantarnos cada día a la misma hora, de que vaya también a dormir temprano, de tener los fines de semana para la familia y no por la Navidad y mil encuentros familiares, de tener tiempo para mí, de escribir cuando todo el mundo duerme, vaya… de hacer todo lo que no he hecho durante estos últimos 15 días.

Ha sido una Navidad muy bonita y a la vez, celebro también la llegada de este nuevo 2013, de esta nueva etapa en el blog y en mi vida. Celebro que la Navidad haya terminado y celebro el reencuentro con todos vosotros. Os deseo, ya os lo dije en el último post del año, lo mejor para este nuevo 2013 que acaba de empezar. Que podamos, todos juntos, compartir muchas más historias de maternidad, paternidad y crianza para poder ir aprendiendo, para poder ir creciendo… ¡felices y libres!

¡Bienvenidos de nuevo! ¡Con el 2012 no se ha acabado el mundo o sea que la aventura continúa!

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

12 respuestas

  1. Sentí lo mismo y por eso también pase y tengo que decir que mi experiencia fue, también, maravillosa. Esta semana comienzo a escribir otra vez en el blog juiciosamente, dos veces a las emana como me gusta, aunque la inspiración ha tardado un poco más en llegarme, tal vez porque tengo ciertos cabos sueltos que aun no se bien como atar.. espero poder encontrar la manera de hacerlo dando los primeros pasos en este nuevo año. Un abrazo profundo y muchas bendiciones en esta nueva etapa. PD: la foto me ha dado una nostalgia que ni te imaginas.

    1. Gracias Zary!
      Curioso como a pesar de la distancia, muchas veces sentimos lo mismo, ¿verdad?… La inspiración ya sabes, viene y va… a mi me fluye muchísimo en determinados días del mes y en otros, está totalmente ausente. He aprendido a reconocer qué días son esos y a no agobiarme cuando viene la sequía… Sé que un día se irá porque tendré que dedicarme a otra cosa más importante, pero de momento, espero que no me abandone del todo para poder seguir escribiendo y sobretodo, compartiendo con todas vosotras!
      Un abrazo también profundo!

  2. Encantada de volver a leerte, siempre es un placer.
    Yo hago muchos parones, no tengo ni la mitad de presencia 2.0 que tu tienes, pero aun así para mi son necesarios, de otra forma me voy “desinflando” y mi capacidad para expresarme mengua hasta parecer que relleno mis post con paja.
    Me alegro de que hayais disfrutado de estas navidades y que ya estes de vuelta con energias renovadas.

    Un abrazo.

    1. Hola, guapa!
      Sí, yo creo que es necesario. Un día de estos escribiré algo sobre la “conexión” en el mundo 2.0 que vivimos actualmente y como todo esto nos afecta en la crianza, a veces negativamente… Hay tema! 😉
      Un abrazo grande!!!

  3. Benvinguda a tu també Míriam! El nostre primer Nadal i Reis l’hem superat perfectament! Ha anat genial…hem pogut carregar piles! Tot i això també és cert que hi havien una micona de ganes de tornar a la rutina! I com no de tornar-te a llegir! Et desitjo molt BON ANY!!! Mil petonicos!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados