Cuando acabas de parir

Cuando acabas de parir y no ha sido como esperabas

Algo muy doloroso que vive una mujer cuando su parto va del revés, es que nadie, o en el mejor de los casos poquísima gente, entiende su tristeza.

Los familiares y amigos que te vienen a ver pasan casi de largo y de puntillas por aquel parto donde quizás hemos vivido las situaciones más desagradables y duras de nuestra vida (o casi) y quieren que seas almenos igual de feliz que ellos cuando ven a tu bebé.

Y encima de aquel sufrimiento que a veces puede haber durado muchas horas, (no sólo físico sino emocional por, por ejemplo, haber sido mal tratada por el personal que te atiende o por haber temido por la vida de tu hijo o la tuya), se añade la sensación de que nadie te entiende.

Hay como un miedo subyacente en aquellos silencios, en aquellas frases que se te clavan como puñales en el pecho, de que no ames a tu hijo porque lloras o porque no saltas de alegría encima la cama. ¿Cómo podrías no querer el hijo que has gestado durante 9 meses?

Que estés en shock, que estés partida por la barriga o el perineo y te duela como ni podías imaginar, no significa que no ames aquel bebé que tienes encima o que yace en la cuna. Que llores y no puedas parar, no quiere decir que seas una mala madre y que no cuidarás de tu hijo. No.

Muchas veces, las mujeres llegamos al día del parto con una ilusión inmensa, con unas ganas de parir que nos harían volar, con (seguramente), unas expectativas altas de lo que querríamos que fuera nuestro parto y con unas ganas increíbles de abrazar a nuestro hijo.

Pero a veces, más a menudo de lo que muchos piensan, las mujeres no sólo pasamos miedo, sino que quizás nos tratan como si fuéramos tontas y en ese momento no nos sabemos defender, o nos hacen maniobras dolorosas y que nos hacen sufrir, o no nos informan de lo que está pasando y nos asustamos, o somos víctimas de violencia obstétrica.

Muy a menudo, más de lo que muchos piensan, vulneran nuestros derechos. No se nos trata con la delicadeza que requiere nuestro estado emocional y físico y nos sentimos abusadas. Un día hablaré de los tactos vaginales, hoy no me apetece, todavía.

Y todo esto la mujer lo lleva grabado en la piel casi a fuego cuando empieza a desfilar la familia por la habitación y ella, lo único que puede hacer es llorar. Porque acaba de pasar, porque es lo que necesita.

Y aquellas personas que de todo lo desagradable no tienen ganas de hablar, empiezan con frases como estas: “No llores mujer, ¿no ves que guapo es?” “Tantas ganas que tenías de tenerlo y ahora mira como estás!”,”Pero se puede saber qué te pasa?… para de llorar que lo vas a poner triste!” “Mira como te mira… no debe entender por qué su madre no está contenta?!” “Él está sano y tú también, ¿verdad? ¡Pues ya está!”, y podría seguir y llenar alguna página más con frases de esas que ayudan tan poco…

Cuando te las dicen, no tienes ni fuerzas ni ganas de justificar tu estado de ánimo, de explicar qué demonios te hacen sentir con estos comentarios. No puedes.

Cuando estás herida por dentro y por fuera, simplemente, no puedes hacer frente a estas frases que se te quedan grabadas y que podrás recordar toda tu vida. Y lo único que sientes es incomprensión, dolor, y soledad. E intentas hacer de tripas corazón, más porque que te dejen tranquila que porque ya no necesites llorar, y empiezas a preguntarte cuándo se irán.

Y cuando todo esto sucede, te das cuenta que sólo podrás hablar de esto con tu compañero (en el mejor de los casos), o con otras mujeres que hayan vivido algo parecido.

Ellas te entenderán y no tendrás que decir que claro que amas a tu hijo a pesar que el día del parto haya sido un día horroroso. No será necesario porque ya lo saben.

Cuando una mujer llora después de parir, lo peor que se puede hacer es hacerla parar. Si realmente queremos ayudar, si queremos que esa madre empiece a ser feliz de verdad y esté más contenta, lo que tenemos que hacer es atender su llanto. No hace falta decir nada, la mayoría de veces, sólo escuchar, si es que nos quiere decir algo. Sentarnos a su lado y dejar que llore.

Acompañarla en su dolor. Estar para que pueda expresarse con palabras o sólo con lágrimas y pueda vaciar. Que sienta que estamos en este momento en que tanto nos necesita.

La madre debe llorar, enfadarse, sacar todo el miedo o todo el sufrimiento que ha vivido para poder, después, acoger el llanto de su hijo. Si esto no ocurre, si el llanto es cortado, bloqueado, a esa mujer le costará mucho más acompañar a su bebé cuando llore o tenga algún malestar. Y se mezclarán los dos malestares: el de la madre que no ha sacado y el del hijo.

Una madre y un hijo están conectados. El bebé sabe perfectamente que ella lo ama y lo que no llore ella, lo que no saque ella, lo hará él. Madre y bebé son vasos comunicantes, y si uno no puede expresar toda aquella angustia, lo hará el otro.

O sea que si queremos una madre feliz con un bebé feliz, que no nos dé miedo escuchar qué pasó mientras lo paria. Que no nos dé miedo ver una madre rota, una madre que no puede parar de llorar. Esto no es una depresión post-parto. Acojamos este llanto, acompañemos y haremos que esta madre se aleje más de esto que seguramente es lo que tememos, que caiga en una depresión.

A veces es sólo cuestión de un rato, de sacar el primer impacto, y con unos momentos de acompañamiento íntimo la madre se siente mucho más reconfortada y empieza ya a sonreír y a estar tranquila y más contenta. A veces quizás dura unos días esta sensación de choque.

Pero con una familia y amigos que saben estar a la altura de las circunstancias, esto pasa. Sale, se llora, se repara y pasa.

En mis dos partos, el personal médico del hospital me dijo que no llorara. En los dos partos he notado como les incomodaban mis emociones. Y en el primero, sobre todo, recuerdo haberme enfurecido y haber gritado “¡dejadme llorar!” o algo por el estilo. Mostrar mi indignación cuando me decían qué debía sentir, fue la única manera de que me dejaran llorar en paz en reanimación.

Por suerte, con mi familia, no he sufrido esta incomprensión profunda cuando he necesitado llorar. Pero precisamente por la necesidad que tenía, sentía que si no me hubieran acogido como necesitaba, me habría deshecho.

Agradezco desde aquí a mi marido, a mis padres y a mis hermanos, su acompañamiento y sus silencios cuando yo sólo he necesitado llorar. Celebro que no hayan tenido miedo de mi llanto. Celebro que no me hayan agobiado con frases absurdas. Celebro que hayan estado y que, más importante aún, hayan sabido estar.

Porque… que sepa todo el mundo, que cuando a una madre le decimos “no llores, mujer, ¿no ves que él está bien?” No sólo la hacemos sentir sola e incomprendida sino que la hacemos sentir culpable, y esto es aún peor.

Culpable de no estar radiante de felicidad. Culpable de no sentirse todavía babear por ese bebé, contenta y llena. Pero es que lo que siente esta mujer, (este dolor o tristeza que parece que no tengan fin) no lo puede evitar. No puede evitar sentirse así. No, no lo hace a propósito para molestar a la familia.

Tengamos presente que esta mujer, si pudiera elegir, estoy segurísima que escogería no sentirse así. Y además, en un momento como este.

Por el bien de los bebés que vienen al mundo y de sus madres… estemos a la altura.

Y tú… ¿tenías ganas de llorar después de parir? ¿Qué sentías? ¿Te permitieron llorar tranquila? ¿Te sentías culpable si lo hacías? Me gustará escucharte…


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

78 respuestas

  1. Sí que tenim sort de trobar dones que parlem el mateix idioma…
    Quines ganes tenia de tornar a llegir els teus posts!
    En el meu cas, la plorera bèstia em va venir dies després, un cop estava a casa i fins i tot força setmanes després d’haver parit. Llavors sí que em vaig sentir comentaris que em van ferir perquè molta gent creu que quan has passat el primer mes ja està tot bé i que ja no pots tenir baixón. Doncs jo sí que en vaig tenir i només tenia ganes de plorar i expulsar la meva ràbia, la frustració d’un part que no m’esperava, la por que vaig passar en aquella camilla, l’estona sola a reanimació…
    Sigui quan sigui, necessitem que ens acompanyin en el plor i no ens donin lliçons ni consells no demanats!

    1. Hola Alba…
      Sí, a vegades la plorera màxima ve quan tot està més a lloc i ens podem relaxar. D’aquí uns dies podràs llegir que a mi també em va passar així com a tu; va ser passats uns dies que vaig fer el “pataxof”! Però en essència, l’acompanyament ha de ser el mateix. Tan se val quan surti el dolor, del que es tracta és de què surti i de tenir algú que t’acompanyi en aquest camí.
      Gràcies Alba per explicar la teva experiència.
      Una abraçada!

    2. Hola a totes les mares, dones de llum!
      En el meu 1r part vaig plorar al veure la nena pel cumul democions qe havia experimentat al llarg d les 22 hoes d part qe van començar a casa i acabar a lhospital, pero molta rabia moprimia pel tracte rebut per part di.femeres i per no haver aconseguit parir a casa. De tota manera agraeixo amorosament el q va passar i com va passar, perdonant la mala praxis i qedantme am la bellesa del naixement de la petita.
      En el 2n part ni una llagrima emva atrapar.vaig aconseguir tenirlo a casa sentintme mol ben acollida per la llevadora, el meu marit i la meva filla de 5 anys.
      En resum.si les dones parissim a casa ens sentiriem mol ben acollides per les persones qe decedissim i sense necessitat d retreure res a ningú, satisferes per un part somuat.perqe als hospitals sempre surgexen persones inesperades i protocols inhumans.gracies a toteees!!

  2. En el meu cas com que vaig tenir un part de llibre (precisament el que jo no volia) i se suposa que tot va anar rodat, ningú ha entès que el meu pospart fos tan fosc com va ser (i encara l’arrossego). Malhauradament això ha fet que persones molt properes s’hagin convertit en persones que m’estimo més tenir ben lluny.
    I tant que et canvia la vida un fill… però no sempre de la manera que tots pensen.

    Una abraçada!

    1. Hola Laura,
      cert, tenir un part de llibre no garanteix un postpart feliç. O a l’inrevés. I familiars i amics tampoc haurien de fer-se expectatives; viure el present i acompanyar la nova família en el que necessiti. Sembla fàcil oi? Però sabem que no ho és tant… En fi, gràcies per compartir, Laura. Una abraçada

  3. Míriam 2 de 2!
    Sembla que estiguessis amb mi quan vaig patir per tenir el meu fill i els dies posteriors a l’hospital i després a casa. Moltes gràcies per ajudar-me a no sentir-me culpable ni mala mare pero com en vaig sentir. Ojalá hagués plorat mes! Segurament hauria pogut connectar amb el Daniel molt abans i ens hauríem estalviat petiment tots dos. Una abraçada.

    1. Hola Yolanda,
      ets una mare fantàstica perquè ho he vist, perquè ho sé! No et sentis culpable per res del que vas sentir i patir aquells dies. Vas viure una experiència duríssima que s’ha d’anar païnt, encara que a vegades l’entorn no sàpiga com fer-nos el patiment més suportable. I és que a vegades, atenuar el patiment és impossible, i l’únic que s’ha de fer és viure’l. Una abraçada guapa!

  4. Ai Miriam… Com sempre, el teu post emocionant I transparent… tens el dò de posar paraules a sentiments profunds.
    Jo també vaig tenir sort de poder plorar I estar “xof” amb els meus , sense retrets. És bàsic escoltar a la mare íntegrament, I simplement acompanyar-la… Com a societat tenim la “punyetera” mania d’esperar que un part sigui preciós I de color de rosa, I que la mare ens rebi exultat, riallera… Però per l’experiència del meu entorn pocs cops tot va rodat, I cal que aprenguem a “estar”i “compartir” aquests moments. Ignorar-los no ajuda a ningú!!!
    Petons bonica!!!

  5. Quina emoció…. Ara que recordo el meu part, just avui fa 10 mesos, com m’emociono. A mi també em van robar el part, i les primeres 12 hores del meu bebè, a causa d’un error mèdic. No els perdono! Van fer patir molt la meva família.
    M’encanten els teus posts, tan sincers i honestos, felicitats.

    1. Hola Maite,
      Moltes gràcies! Com lamento el que et va passar… quin patir i quina ràbia devies sentir… Em sap greu. Enhorabona per aquest fill de tan sols 10 mesos. 10 mesos només del part… segur que encara s’ha d’anar païnt… poc a poc. Una abraçada!

  6. Estoy impactada con tu blog y me he identificado con muchas de las cosas que escribiste. Tambien sufri de trombofilia en mi embarazo y si bien tuve un parto bastante cercano a lo que esperaba , tambien hubo frases dolorosas, que todavia estoy procesando y mi hija ya cumplio cuatro meses.
    Cuando en el cuarto mes de embarazo me mandaron a reposo sin un diagnostico certero (la trombofilia me la detectaron mas tarde) y logicamente me senti precupada. He notado esto mism0o que vos decis, que la gente necesita obturar tu dolor, por no saber lidiar con el. Me decian “pero lo importante es que el bebe esta bien….tenes que estar tranquila porque sino el bebe lo siente” Es decir…ni siquiera tenia permitido preocuparme o angustiarme!!! Muy poca gente pudo reamente escucharme y comprenderme El peor de todos los casos fue la gente que me dijo que seguro las contracciones me daban “por estar muy estresada”….es decir….yo misma le estaba haciendo mal a mi bebe??!!!! Nadie pesa realmente el hondo significado que estas palabras pueden tener para una.Y ndie ha venido luego a pedir disculpas cuando los diagnosticos confirmaron q las contracciones no se debian a mi stress.
    Despues del parto yo no senti tristeza, pero si una sensacion de estar abrumada y necesitar algo de soledad para procesar todo lo vivido. Espero en un segundo embarazo tener el coraje para pedirle a la gente que NO NOS VISITE, ya que en este lo sugeri, pero nadie hizo caso y fue muy contraproducente.
    Por cierto, a mi en el parto me han dicho que no grite. Vale decir que la anestesia fue mal puesta y el grito se debio a que senti el corte de la episiotomia de sopeton y sin previo aviso. Quienes se creen que son para juzgar a una en ese momento, cierto??? !
    Me gusto mucho leerte!!

    1. Hola Danika,
      En primer lugar, muchísimas gracias por compartir, aquí, tu experiencia, tu vivencia, con pasajes tan dolorosos… Gracias.
      En segundo lugar, qué duro lo que tuviste que escuchar durante tu embarazo, y cuánta poca sensibilidad… Ay, lo de gritar en el parto… A mi me dijeron que no me moviera en una contracción! Que no me moviera! Cómo es posible esto? En fin, decir que le dije a la auxiliar que me daba tal desafortunada orden “Tu no debes de tener hijos verdad?” y me contestó que sí “Pues entonces debe ser que no recuerdas cómo es una contracción, y por tu trabajo, deberías!”, y me quedé tan a gusto. Me moví, claro que me moví! En fin… Mucha poca consciencia de lo que necesita oír una partera y de cómo se la debería tratar…
      Gracias por aterrizar en mi blog y tomarte el tiempo para escribir. Un abrazo!

  7. Yo me sentía tan mal por haber tenido un parto tan irrespetuoso, tan absurdo, tan carente de información, donde no se atendieron mis deseos, donde me obligaban a permanecer en la cana sin moverme para poder estar monitorizada todo el rato, con una sonda que rechace y aún así me pusieron, con bolos de epidural que yo no pedía y me mantenían inconsciente, que al final terminé en una cesárea. Me sentía muy mal, sólo quería llorar y nadie me respetó, al final tuve que pedir a mi madre que se fuese de mi casa, sólo había venido a ayudar, pero no me dejaba llorar…y fue lo mejor que hice, me apañe sola con mi cesarea y mi bebé y cuando terminé de llorar, todo fue mucho mejor

    1. Oh… Dios, qué duro debió de ser, cuánto lo siento… Ojalá no tuviéramos que pasar esto solas, que hubiera gente alrededor sosteniendo, apoyando ese llanto, esa vivencia. Necesitamos más tribu de mujeres que sepan escuchar y atender, y confío que poco a poco… Siento que tuvieras que pasar por esa experiencia tan traumática. Te abrazo fuerte.

  8. Jo vaig tenir un part molt prematur (28sg), amb cesària urgent per desprendiment de placenta que no ens detectaven i per la que 15min més tard i haguéssim mort el meu fill i jo. A ell van haver de reanimar-lo durant 8min i a mi em van drogar totalment perquè deien que tenia un atac d ansietat quan els deia que alguna cosa no anava bé, així que vaig passar 24h grogui, sense veure el nen, amb oxigen perquè em desmaiava i sense ser capaç d acceptar que ja havia nascut. Vaig haver de marxar a casa i deixar-lo a ell allà… Plorava per tot. Quan pensava en el part, quan veia roba d embarassada, quan veia cotxets, quan pensava si havia sigut culpa meva…… HORRIBLE. Al principi tothom ho entenia, però la gent oblida molt ràpid coses que una mare portarà sempre dins……. Per sort vaig tenir gent que em va deixar plorar.

    1. Mare meva, quant patiment…! Em sap molt greu que haguessis de passar per tot això, no m’ho puc ni imaginar. I sí, és cert que la gent entén que puguis estar trista uns dies però al cap de poc ja s’espera que et refacis i estiguis BÉ i a vegades el dol, la tristesa, dura més del que ens agradaria. T’envio una abraçada ben forta.

  9. 2 de 2… és dur i crec que en el.seu moment ho hauria d’haver plorat tot perquè encara ara hi pens i tenc ganes tornar-hi… deu ser que no vaig buidar

    1. Seguramente, o que no et vas sentir prou acompanyada i segura per poder deixar anar tot el que havies sentit i patit. Per sort, sempre som a temps de reparar parts traumàtics. Parla’n amb amigues, amb algú que et pugui ajudar, buida el pap. I si no sents que ningú ho pugui acollir, busca ajuda professional. Curar la vivència tinguda és essencial per fer net i tirar endavant. Una abraçada

  10. Hola tengo tres niñas, las tres las intente parir tristemente no lo logre con ninguno y lo que hablas es totalmente cierto que difícil es escuchar las tonterías que te dicen . A mí se me a echo bien complicado superar ese dolor , pero más difícil es no encontrar a nadie con quien hablar, por qué lo que dicen es da gracias porque tienes tres niñas bellas no son las niñas fue el proceso lo que uno deseaba, pero nada seguimos a delante

    1. Cierto, a veces es más duro no sentirse acompañado que vivir lo vivido. Es decir, que sintiéndonos entendidos y acompañados somos capaces de superarlo todo, pero cuando nos sentimos solos… eso sí es dolor del duro…! 🙁 Un abrazo!

  11. Hola soy ana .. El 3 de marzo di a luz a mi primera hija y creeme q me he sentido muy identificada con tu redaccion. Yo tenia todo planeado para que fuera parto nirmal.. Sin embargo a la hora de la hora todo se me puso al reves.. Comenzando xq me toco compartir con dos chicas jovenes q gritaban.. Una se desgarro y la otra se hizo popo seguido de que boto sangre y la cabeza de su bebe empezo a salir… Luego de haber pasado horas de horas inducida el parto oxitocina y de q me hayan roto la fuente yo moria con las contracciones y no evolucionaba mi dilatacion. Yo entre a la clinica a las 5 am y di a luz a las 8:45pm .. Imaganaran como me senti.. Sobretodo cuando me dijeron q se me habia subido la presion.. Probabilidades de una preclansia.. De que me iban a hacer una cesarea.. De que no me dejarian compartir este momento intimi con mi esposo.. Me senti frustrada.. Abandonada… Estuve histerica durante toda ,a cesarea y cuando nacio mi hija a duras penas me la dejaron ver… Eso para mi fue un total shock.. Cuando regrese a casa con la bebe senti la impotencia de no poderla atender x la dificultad que tenia de poder pararme.. Dicen que la lactancia es fundamental para crear el vinculo entre madre e hija y lamentablemente mi huja no se me prendio xq no me sale mcha leche y mis pezones tampoco me ayudan mucho.. Creeme que se me parte el corazon solo de pensar en toda la pesadilla q vivi en mi primer parto.. Yo le pido a Dios que si llego a tener un segundo bebe q no vuelva a pasar x algo asi.. Senti como q mi vida no les importaba a aquellos medicos.. Mi doctora tratante al dia del parto me dijo q no podia asistirme y eso me puso peor.. Creanme q lo q les cuento creo q esta bien resumido pero si les contara todo paso a paso se horrorizarian mas… Stoy intentando poder disfrutar de esta etapa a pesar de que aun queda en mi el trago amargo. El dia de hoy vivo con miedo xq el 16 de abril sufrimos un terremoto en mi pais ecuador y todos estamos consternadosmxq no sabemos que sera de nosotros.. La tierra sigue temblando y yo solo pienso en q esto no es loq yo queria para mi hija.. Les envio saludos a todas y espero leer algun nuevo articulo de ud de nuevo..

    1. Buf Ana, tu testimonio me ha dejado… 🙁 Qué duro todo lo que cuentas, qué poco respeto durante el parto tuviste que sufrir… Siento mucho tu experiencia y tan poco acompañamiento. Entiendo tu tristeza, tu inquietud… te mando un fuerte abrazo lleno de comprensión y energía para ti. Que poco a poco vayas pudiendo digerir lo sucedido.

  12. gracias no sabes lo bien que me hizo leer esto que escribiste soy de argentina pari hace un año y ocho meses fuimos victima de violencia obstetrica gracias infinitas no puedo parar de llorar gracias

    1. Natalia, te abrazo fuerte y te entiendo. La violencia obstétrica está tan extendida por todo el mundo que pone los pelos de punta. Que esas lágrimas ayuden a digerir todo lo sucedido. Un abrazo.

  13. En el meu cas ja veniem d’un embaras molt complicat ja que portava bessons i undels dos (segons els metges) no venia be el pitjor comentari d’aquelka epoca va ser “si es mor el podem tirar a la fossa comu o et donem el cos perque tu en facis el que vulguis” a les 32 setmanes, hem van fer una cesaria d’urgencia on no sabiem si el Nil sobreviuria. No poder para de plorar en tota la intervencio i notava com hem miraven, amb aquells ull que no paraven de dir “seras fleuma, que coi et pasa” vaig escoltar el plor del Nil, i quan m’els van portar la noia hem va dir “fes-li un peto, es el teu fill” i aixo hem va fer sentir com la pitjor mare del món, pero jo nomes pensava “emportate’l ha d’anar a la incubadora, no el pots tenir aqui” Vaig tenir molta sort de tenir la meva familia al costat. Avui el meu fill Nil els hi passa la ma per lacara a tots els metges, els pediatres hem diuen ” aixo d’aquest nen es un miracle”.

    1. Olga, en primer lloc, celebro moltíssim que estigui bé. En segon lloc, quines frases més horribles vas haver d’escoltar, quanta poca empatia, mare meva…! I sí, a vegades no són les paraules sinó les mirades, que ho diuen tot i que fan un mal horrorós al cor. Una abraçada ben forta.

  14. Mi primer parto fue dificil porque bolita no giraba ni bajaba y ademas tenia vueltas de cordon pero el ginecólogo dijo que hariamos todo lo posible por evitar la cesarea de urgencia y lo conseguimos, eso si, habia doce personas en el paritorio y tuvieron que reanimar al bebe, lo recuerdo como los peores minutos de mi vida y con mas puntos que el carnet carnet de conducir.
    En el segundo parto, ya en otro hospital estaba dilatada en tres horas y me paso lo mismo, el pequeño hooligan no bajaba y despues de doce horas intentandolo (boca abajo con una epidural!) me metieron para cesarea. Recuerdo haber llorado con una sensacion de fracaso terrible y un miedo a lo que venia atroz. Pues todos los que estaban alli diciendome que no tenia porque llorar, que las cesareas eran normales y que no era bueno que el niño me viera llorar cuando naciera. Intente explicarselo pero no tenia ni fuerzas y cuando me acercaron al niño pedi que se lo llevaran con el padre enseguida porque iba a pero con el llanto.
    Pase tres horas en reanimacion sin parar de llorar porque no queria estar sola, echaba de menos a la mayor y queria poner cuanto antes al pequeño en el pecho. Al menos aqui no tuve a nadie que me dijera como sentirme y es que prefiero eso a los torpes intentos de desconocidos.

    1. Sara, entiendo todo lo que dices y comprendo tu dolor. Es horrible la sensación que describes, la incomprensión, la separación, la añoranza, la impaciencia por poner a tu bebé al pecho… Durísimo. Siento que tuvieras que vivirlo. Te mando un fuerte abrazo.

  15. Hola Miriam, trobarte ha estat una sort! Ja fa uns mesos que et segueixo i en la majoria dels casos em diverteixo moltissim, avui m’has tocat la fibra…
    Soc una mare jove 26 (avui en dia MOLT jove) vaig tenir a la Mar fa 22 mesos, un embaraç de manual, amb molta ilusió. El part era el que em feia mes por de tot, pero preferia no pensar-hi fins que arribes el dia si no m’amargaria abans d’hora.
    El dia va arribar i pensaba que em moria de la por (a mes del mal de les contraccions) no em vaig sentir GENS acompanyada… La meva parella em deia que no podia fer res per mi, els metjes que no crides, que no era per tant. alucina! De 4cm em van posar la peridural (no em van adormir del tot per que pogues emputxar millor) Vaig dilatar rapid (per ser primerenca) CM x hora, quan estava de 8 es van adonar que la nena estava colocada al reves sense miraments em van posar la ma a dins i la van intentar girar, mai m’havia sentit tan animal… Quan va arribar el Ginecoleg ja feia 1 hora que estava de 10 amb moltes ganes d’emputxar amb un mal i una por que em moria, ja se m’havia pasat l’efecte de la anastesia, 20min es el que va ser el part, pero… De la por del mal quan la comadorna sem va posar assobre la pantxa per “ajudarme” per que la nena era molt gran (3’300k) quan com no sorita sense avisar em van fer la episio i crec que em vaig “morir” uns instants, quan va sortir el metge em va dir, – Te, vols la teva filla? Jo vaig contestar que no ( No recordo aquella conversa, m’ho va dir dies mes tard la meva parella) Quan me la va donar plorava de la emoció (el mal i la por es van esvair per uns instants) em va mirar amb els ulls mes macos de tot el planeta i vaig sentir que ella no s’extranyava de mi els seus ulls em deien -Hola mare, et conec i jo nomes podia alucinar de lo preciosa que era (es) el meu marit va entrar en xoc jo el cridava pero va! Digues alguna cosa a la teva filla… El que no m’esperava era al que menos por tenia, el post-part. Tenia la ilusió de donar el pit pero el mal que em feia, la poca llet que tenia van fer que fos un calvari, sense dormir en 48hores, amb febre, sense menjar, amb el suero posat, va arribar la familia i ningú es va preocupa per mi momes volien agafar la nena i ferse fotos, a casa mes del mateix, jo nomes tenia ganes de plorar i d’estar sols els 3.. La meva parella deia que exagerava que les visites eren normals, a mi tan me feia el “normal” vaig pasar 2mesos agoviada, cansada y sense recolzament, despres JO mateoxa vaig dir PROU vull disfrutar de la meva maternitat. Espero que si algun dia tinc un segon em serveixi la experiencia, tinc por que les hormomes i la poca sensibilidad de la gent em facin tornar a patir…
    GRACIES miriam! Una abrassada forta forta!

    1. Cristina… mare meva quanta soledat. Quina mania en dir a les dones que no cridem: que no ho veuen que ens és impossible? De veritat, que hi ha coses que em sulfuren…! En fi, que sento molt el que has hagut de passar. Envolta’t de gent que t’estimi, t’acompanyi, t’entengui i et cuidi. Per tu i pel teu bebè. Una abraçada ben forta. I sí, l’experiència és un grau!

  16. Hola! Me he sentido muy identificadacon tu posteo…yo también tuve un parto fuera de todas mis expectativas…estaba planeado en casa …pero luego de 24 hs de contracciones dolorosisimas, ddecidí ir al hospital y aahíeempezóla otra pesadilla….tactos, rompieron bolsa, oxitocina, epidural que no me hacia efecto..tenia el cuerpo y la mente tan estresados que sentía igualmente el dolor….. monitores davveíala taquicardia de mi bb pero eellos me decíanqqueno mirara el monitor…..hasta qque eempezó a hacer meconio y los latidos bajaron a 60 y me llevaron de urgencia a ccesárea…..que es lo mejor que me pasó…. pero cero humanizada….y luego las 5 hs en reanimación quefueron las peores de mi vida….qque angustia …tristeza ddesesperación lloraba….estaba muy dolorida.meponíanmorfina pero no me hacía efecto…Lasenfermeras solo venían a aapretarme él uútero….fue para mi una ppelícula de terror …..hasta quele ddijea una de ellas ….NO ME TOQUES MMÁS” sacandole las manos de encima de mi uútero estresado, dolorido, cortado, triste….yoddesesperadapor ver a mi bbebé….lo únicoque me tranquilizaba eera pensar qque estaba con su ppapá…..pero esas 5 hs fueron las más dolorosas …mas que cirugía, más que los tactos, mmás que las contracciones ….esa separación con mi hijo esas hs sola lejos…desconsolada…sin saber nada de mi bb me mataron….hoy gracias a la lactancia voy sanando esa herida que espero sane pronto….ya llevo 1mes y medio de eso y no lo supero…se qque es pronto…pero eldolor sigue…lo único q espero es quemi bb no lo lleve a ese dolor dentro….  

    1. Luna… buf… no tengo palabras… Sí, es pronto. Como quien dice, estás acabada de parir… Poco a poco. Se requiere tiempo, lágrimas, acompañamiento… para ir situando lo sucedido, digerir, aceptar… No es fácil, pero es posible. Te mando un fuerte abrazo, valiente!

  17. Así me sentí en el primer parto después de 38 horas t una cesárea. En este nuevo embarazo cada mes he tenido algo que si bronquitis que si colico etc. Y muchas veces me he sentido desmotivada y desesperada y como dices… siento que nadie me comprende y sola porque lo único que me dicen es que lo importante es que mi hijo venga bien y eso es obvio pero yo también estoy y ahi entonces me siento culpable por no disfrutar a pesar de todo lo malo que me ha pasado. Qie biensaber que es mmás normal y eso no te hace mala madre.

    1. María, tienes derecho a sentir todo lo que sientes, faltaría más. Y no dejes que nadie te diga lo contrario. Te entiendo. No es fácil. Rodéate de gente que te entienda, te acompañe y te mime. Es primordial. Un abrazo

  18. Hola Miriam! Yo también lloré mucho y de vez en cuando sigo llorando. Hace ya casi 7 meses q nacieron mis pequeñas guerreras. Un embarazo complicado física y mentalmente por los riesgos q suponía mi embarazo gemelar y porque anteriormente perdí a mi bebé que nació gran prematuro. Durante este embarazo sólo pensaba en superar la barrera de las 22 semanas q fue cuando nació mi hijo y después te quedas en una especie de vacío porque no sabes q hay q esperar. Ninguna primeriza lo sabe pero cuando ya has estado embaraza y de repente todo se para y vuelves a tu casa con los brazos vacíos..es muy duro. Cuando pasó la gente no supo entenderme y con mi nuevo embarazo tampoco comprendían mis miedos. El parto…uffff mis niñas también quisieron salir al mundo pronto y tras estar ingresada 2 semanas nacieron. Un parto poco respetado, solo órdenes y mas órdenes a una parturienta agotada y aún con el alma hilvanada q conociendo el historial creo q hubiera necesitado un poco de trato mas humano. Además no pude ver a mis guerreras hasta el día siguiente. Y llorar y llorar… Y aun la gente sigue sin comprenderlo. Amo a mis hijas pero no significa q deba estar dando brincos, necesitaba y necesitó aún sacar la pena para disfrutar de lo que tengo. Un abrazo.

    1. Claro Mahewa, claro que amas a tus hijas… es curioso como la gente lo pone todo en el mismo saco: si amas a tus hijas tienes que estar contenta siempre, y no es así. Que las ames no quita que hayas pasado muchísimo miedo, mucho dolor, mucha soledad… y necesitas sacarlo. Te abrazo fuerte. Siento lo que has sufrido…

  19. En este mismo momento no puedo parar de llorar. Con tan solo leer el título de tu post me he conectado con algo que se quedó ahí hace ya casi cinco años, porque solo faltan 2 días para celebrar el cumpleaños de nuestro pequeño. Cinco años ya!. Y cuando crees que todo está en orden, que ya has llorado lo suficiente, que has aprendido a aceptar lo que paso, entonces te encuentras con mensajes como este que te hacen recordar que aún quedan cicatrices.

    Nada es casualidad, y si hay algo que agradezco es que estas cosas ocurran. Sin duda me sentí la mujer mas incomprendida del mundo. Me sentía en la mas profunda oscuridad después de una mala experiencia como la que viví aquel 28 de Abril de 2011. Además de un personal sin empatía y sin un buen uso del verbo, tuve que soportar a una matrona de 1,90 de altura subida en un taburete (para tener mas fuerza claro) haciéndome las maniobras de kristeller. Mientras me vomitaba aún me pedían que cogiera aire y empujara (por dios, porque no saque esa leona que días mas tarde apareció). Lo peor, cuando por fin mi pequeño salió, (con instrumental de ayuda por supuesto) y tener que presenciar como no podía ni respirar, pero ahí estaba yo, como una campeona, animando a mi marido con que no pasaba nada. Y por dentro, ni era consciente de la que se me venía encima. Tras una larga y dura recuperación por aquella cesárea vaginal, me venía lo peor. La incomprensión de practicamente todo el mundo. Me sentía como una leona protegiéndose a si misma. Después de aquel traumático parto no me quería ni a mi, como iba a querer a los demás. Y años mas tarde por fin comprendo aquellos tormentosos llantos de nuestro pequeño. Aquella incomprensión de que estaba ocurriendo. De que todo lo que no has resuelto quizá lo venga él a resolver. Ufff, cuando sufrimiento, pero que importante para crecer y evolucionar.

    Tu publicación me ha hecho llorar un montón, pero ahora me encuentro mucho mejor. Y sobre todo doy las gracias por todo lo que me ha pasado porque gracias a ello hoy soy mejor persona, mejor mujer, y una gran madre, algo que me ha costado creer durante mucho tiempo.

    Gracias Miriam!

    Ánimo y mucha fuerza a todas esas mamás que hoy lloran. Y no dejemos de hacerlo.

    1. Uauuu, Ester, gracias, gracias por dejar aquí tu testimonio. Qué importante trabajo has hecho, qué gran proceso… Te felicito. Felicidades también por los 5 años de tu “pequeño”. Cuando se acerca el cumpleaños estamos removidas, algunos años más otros menos, pero nos removemos con el recuerdo… porque el cuerpo lo recuerda todo y cuando ha sufrido, es como que vuelve a sentir… Celebro tus lágrimas, celebro que hayan servido! Te abrazo fuerte.

  20. Som moltes les dones que ens identifiquem en cada una de les teves paraules.m ha agradat molt aquest post Miriam. El meu primer part va ser una cesárea programada, perqué si, perqué em van dir que era estreta i que no podría parir. La inexperiencia i falta d informacio van fer que ho acceptés sense plantejar-me res mes…El meu segon embaras va haber d’interrompre’s a les 16 semanes , el que va començar amb perdues i repos absolut va acabar en bossa trencada i Ingres hospitalari provocant-me el part… Va ser molt dur… Poca informacio i molta fredor per part d alguns metges…dos mesos despres i encara no recuperada emocionalment em torno a quedar embarassada, de la q es avui la meva petita de 17 mesos, un embaras complicat i ple de pors, amb repos desde els 5 mesos per placenta previa , Ingres per hemorragia als 7 mesos i repos absolut fins el 8e mes quan torno a tenir hemorragia i em fan una cesárea d urgencia…la meva filla neix prematura pero sana. Sempre tindre l espina clavada de no haber pogut parir, de no haber estat tractada com crec q ens mereixem totes les dones en el nostre part…es molt dur i injust…crec q sempre em quedara aquest mal sabor de boca… Aixo si, miro a les meves 2 filles de 5 anys i 17 mesos, i dono gracies a la vida per aquest regal…per fer-me mare… Pero el dolor i la sensacio d que han fet amb tu el q han volgut, queda, i fa mal, per molt temps que passi. Aixo ha de cambiar !
    Gracies Miriam.

    1. Sí, Montse, ha de canviar. I amb les vostres paraules, amb el vostre creixement després de tot el viscut, estic segura que anirà canviant… Sento tot el que has hagut de passar. Hi ha tanta fredor amb les morts intrauterines, tanta incomprensió… Queda molt a fer, és cert, però poc a poc, estic segura que avancem. Enhorabona per aquestes dues filles magnífiques. Una abraçada!

  21. Hola! Realmente mi parto no fue como imaginabamos. Mama primeriza de mellizas, parto natural de urgencia con 27 semanas de gestacion sin peridural. Neo 2 meses y medio. Lloramos mucho con el papa. Nadie interfirio en nuestro dolor. El hospital es el mejor del mundo, HOSPITAL ESCUELA EVA PERON DE GRANADERO BAIGORRIA, ARGENTINA. Infinitamente agradecida. No fue como imagine, las vi de lejos, pesaban menos de un kilo. Hoy a 10 meses son super saludables.

  22. Gracias Miriam, por poner palabras sobre lo que muchas sentimos… Yo lloré horas, lloré mientras me llevaban a quirófano de urgencia para una cesárea por sufrimiento fetal agudo de mi bebé. No podía parar de llorar… Temblaba y lloraba y seguí llorando en el quirófano y cuando me la sacaron y se la llevaron a neonatologia y a mí me cosían. Apenas la pude ver dos segundos y lloraba ella y lloraba yo… Y seguí llorando en la planta de reanimación… Y estuve sola una hora o más llorando… No lloraba por mí, lloraba

  23. Hola, vaig parir a casa res va ser com em podia imaginar, vaig estar 18 hores el meu fill portaba tres voltes de cordó al coll i una al peu, va neixer de sacre, tot va anar bé a la fi, va neixer molt petit va arribar a 2.4oo li va costar molt agafar el pit havia perdut el instint de succió pero ho vam aconseguir ell i jo sols el pare dormia i dormia……no vaig deixar que la meva mare m’acompanyes, per protegir al altre nen el seu pare meu company, i em vaig sentir molt sola i abandonada, gens cuidada i amb molta culpa, durant els quatre anys no vaig poder compartir el dolor i la tristesa amb ell mai, no en volia parlar, vaig aguantar la soledat quatre anys i em vaig separar, el meu fill és va posar molt fort i saludable, em van acomiadar de la feina i encara ara no he recuperat mai la meva vida laboral. Encara no he plorat prou, avui obro aquesta finestra per mirar de nou. Gràcies.
    Sònia Bernat.

    1. Sónia, que dur… Quanta soledat deus haver patit. Em sap molt greu. Envolta’t tan com puguis de gent que et cuidi, t’entengui i t’acompanyi… T’envio una abraçada ben forta.

  24. Entenc el que dius…a mi se’m va morir una filla en el part…i ningu enten res….i creu-me que no estem preparats quan les coses van malament…aixo si…els altres dos fills q he tingut han estat per cessaria i obviamet no es el q esperava pero el fet de tenir-los vius i amb mi passava per sobre qualsevol altre cosa…et deistjo el millor per tu i els teus fills!!

    1. Mercè, ho sento moltíssim. Moltíssim. No, ningú entén res perquè és antinatura, oi? No, no estem preparats… 🙁 Entenc el que dius de la cesària, és absolutamente comprensible. T’envio una abraçada ben forta!

  25. Hola, hace dos años y medio que nació y mi niño en un parto en casa que no salió bien y terminé yendo al hospital por una hemorragia muy fuerte. Llegué en un estado deplorable al hospital, y toda la jornada ahí fue una pesadilla, hubo tantos gritos, tantos maltratos, tanto enojo, el personal del hospital me trató muy mal, el médico me gritó todo lo que pudo a pesar de que yo casi no podía moverme, tenían serios problemas para encontrar mi pulso, las enfermeras eran muy groseras conmigo. Cero empatía.

    Cuando me llevaron al quirófano para limpiar el útero (pasaron horas y mi placenta no salía, por lo que la tuvieron que sacar) el médico me limpiaba de una forma agresiva, yo me quejé y me gritó. Me anestesiaron y cuando desperté lloraba y el doctor me seguía regañando, que dejara de llorar. Estaba sola, tenía frío, los pies manchados de sangre. No pude ver a mi hijo durante 4 días, estaba hinchada, pálida, sola. Ojalá entonces hubiera sabido que todo eso serían terribles pruebas que me ayudarían a sacar, como bien dicen aquí arriba, la leona que llevaba dentro. Pero entonces no lo vi, sólo estaba triste, sintiéndome una mala madre por casi morirme en el intento de traer un bebé de forma respetuosa y tranquila a este mundo.

    Pasé tres días en el hospital y no puedo recordar un día más triste que el de haber salido de ahí con los brazos vacíos, sin mi hijo. A la fecha no he hablado con casi nadie de todo lo que me pasó ahí, sólo con mi esposo y alguna amiga, pero a la fecha aún duele recordarlo y siento que me sigue faltando mucho por llorar.

    1. Elisabeth, lo que cuentas es terrible. Yo te diría: déjalo por escrito. Aunque hayan pasado dos años, nunca es tarde para dejar una queja por escrito. Tienen que saber lo que te hicieron, lo que sufriste por culpa de violencia obstétrica que tiene que acabar ya. Siento muchísimo tu experiencia y añado: no hay derecho! En fin… que te abrazo fuerte.

  26. Hola Míriam!
    En el meu cas, a la setmana 39 de gestació, a la darrera ecografia es veia que el nen no havia crescut, que tenia poc líquid i que ja estava col·locat, però el ginecòleg va pensar que, encara que jo tenia la tensió molt alta, el millor era enviar-me a casa a fer repòs, perquè el nen guanyes una mica de pes la darrera setmana de gestació.
    Al dia següent em vaig llevar molt marejada, i a la tarda vaig anar a la farmacia i tenia la tensió a 16, súper alta. Quan va arribar el meu marit vam anar a urgències a l’hospital. A les 21 ingressava amb la tensió a 19, a les 21:30 ja m’havien fet la cesària, sense preguntar-me, ni explicar-me res. Em van deixar veure al nen i agafar-lo cinc minuts de rellotge, i em van enviar a la UCI. Hi vaig estar dos dies, sedada. El meu fill va passar els seus dos primers dies de vida amb les infermeres i el meu marit, però sense mi, i jo sense ell, sola en una habitació plena de màquines, amb visites restringides de mitja hora tres cops al dia.
    Quan vaig pujar a l’habitació no podia deixar de plorar, i ningú m’entenia. Estàvem tots dos bé, i junts, però aquella separació, el pensar que el meu fill em va necessitar tant i jo no hi era, encara avui em fa plorar.
    Des d’aquí vull reivindicar el dret a que a les mares que, per qualsevol circumstància, han d’estar a la UCI les deixin estar amb als seus fills.
    Ah, m’oblidava… El meu ginecòleg tenia un viatge programat i no va aparèixer fins cinc dies després… Potser per això em va enviar a casa a descansar?
    Gracies Míriam per obrir-nos el teu cor, i per fer que sigui una mica mes fàcil per nosaltres el fet de ser mares.

    1. Mare meva Monica… Que dur… I que trist que ningú ho sabés veure i anticipar. Ho sento molt. I absolutament d’acord amb el tema de les UCIS. Haurien de ser obertes sempre i només restringides en casos molt particulars, però els malalts haurien de poder estar acompañats sempre que fos possible. Hi ha campanyes en marxa per demanar-ho, jo n’he firmat alguna. Tan de bo sigui una realitat…
      Una abraçada ben forta.

  27. Bé, com sempre Míriam, a flor de pell.. i el què escrius com toca la fibra! Uff..
    No em dilataré explicant un part que fou una antítesi del què esperàvem. De intent de part natural a cesària… Però en fi, toca acceptar-ho!
    El què em va marcar del dia que vaig parir la meva filla, és que després de la cesària, sola al quiròfan, envoltada de gent “desconeguda”, fent brometes de feina (clar estaven treballant, i jo estava gaudint del moment més increïblement feliç de la meva vida), tremolant de fred i lligada de mans per les tremolors, llençol verd al davant,… neix la meva filla (això em diuen) i només la veig de lluny que la canvien. Immersa en un mar de llàgrimes me l’acosten del revés tres segons, just per fer-li un petó que me’n recordaré tota la meva vida, i se l’emporten a neonats. Doncs les TRES hores de reanimació, SOLA, tristament sola i plorant com.. em sembla que només les persones que han passat per aquest calvari poden entendre, va ser el que m’ha costat més de superar! Aquesta terrible separació. Pensar… “encara no conec la meva filla”…
    Celebro que hi hagi hospitals que comencin a canviar de mentalitat. El part és un moment molt vulnerable. I des d’aquí reivindico el dret que tenim / teniu / tenen totes les mares a estar amb les criatures, SEMPRE, a que NO ens separin!!!
    Felicitats pels escrits. Felicitats i gràcies!

    1. Buf, Montse 3 hores sola és horrible. I inhumà, per què no dir-ho… Ha de canviar ja, és urgent! I sí, la separació només hauria de produir-se en casos comptats! La reanimació es pot fer amb el bebè, o sigui que prou ja de tant dolor! Una abraçada guapa, no saps com t’entenc!

  28. Al leerte pienso: “al fin alguien que entiende por lo que pasé!!” Yo erróneamente, como madre primeriza, tenía muchos planes para el parto, soy perfeccionista y me frustra cuando las cosas no salen como espero, pero con el parto quedé deshecha emocionalmente. Nada salió como yo quería, todo lo contrario, después de 17 horas de parto, terminé en cesárea, se llevaron a mi bb a los cuneros, no pude pasar sus primeras horas de vida con ella y su primer alimento no salió de mis pechos; todo esto me rompió el corazón, quedé hecha añicos, no podía parar de llorar aunque trataba de hacerme la fuerte y sí, también viví los comentarios… “Da gracias a Dios xq tu y tu bb están sanas, eso es lo que importa” y yo sintiéndome la peor madre después de escucharlos!!! No le veía fin a mi desolación, encima tenía miedo de nunca dejar de sentirme así. El que se portó verdaderamente a la altura fue mi esposo, nunca se rindió, fue el más paciente y amoroso, sus abrazos y cariños me sacaron de ese bache, no a la fuerza y haciéndome sentir culpable x sentirme así, sino con mucho amor y paciencia. le estoy infinitamente agradecida. También te agradezco muchísimo a ti x compartir esto y hacerme saber q no soy la única, de verda muchas gracias!! Un abrazo muy fuerte para ti.

  29. ay Míriam a veces siento que cuando escribÍs o hablás lo hacés para mí!Tuve la suerte de tener un embarazo sano, y por trabajar en una clínica ser atendida en el parto de la manera en que quería: no recibí medicación porque era lo que había hablado con mi obstetra, me entregaron a mi bebé para tenerlo en mi pecho ni bien lo sacaron y pude amamantar allí mismo, peroooo (siempre hay uno) me desgarré y debieron hacer puntos (además de la episiotomía) Conclusión: estuve como 3 semanas sentandome de costado y con dolor para hacer pis. A esto se agregó una gestosis post-parto con la además me hicieron una tranfusión…tenía dolencias físicas, pero sobretodo hormonales!!Mi marido me permitía llorar pero mi mamá no y hasta terminamos peleando por eso, me decía que mirara a mi bebé tan sanito y dejara de llorar, sin importar que me sintiera mutilada por el desgarro, sin ánimos, con la tensión por las nubes y tratando de acomodarme a la nueva vida. por surte, todo pasa, a los 25 días de nacido mi bebé hice mi gran pico de depresión (recuerdo a la perfección ese día) lloré terriblemente y pedí que solo por ese día le dieran mamadera a mi hijo, tenía miedo de transmitirle toda mi angustia!lloré mucho pero pùedo asegurarte que a la misma noche (solo 14 hs después) era otra persona, desde allí y para siempre soy una mamá feliz

  30. La verdad es que este post llega al alma. Mi parto, que si fue respetado, no fue lo que esperaba ni para lo que me había preparado a conciencia. Mi bebé no bajaba y mis contracciones eran tan fuertes y rápidas que le dejaban sin oxigeno. Así que estando de 10/centímetros me tuvieron que poner una epidural raqui, con un anestesista de Olé, pq me la puso y yo aguante quieta 3 contracciones. Y midieron el oxígeno y ya íbamos a correr a cesárea y pregunte si podía empujar, la gine me dijo te doy una oportunidad y eso sí con espátulas y un corte de episotomia para las espátulas. Y vaya si empujé, tanto que coroné. Y tengo que agradecer que ese hospital, a pesar de que no fue como yo quise, tuviera una sala de dilatación enorme. Que sólo estuviéramos mi pareja la matrona y la gine. Que yo no viera la camilla de reanimación para mi hijo, ni el equipo médico que esperaba para correr, ni a los camilleros, pq las luces sólo me enfocaban a mí, pq el resto estaba a oscuras en penumbra en silencio y creo que cuando empujé, empujaron todos y repiraron aliviados.
    Pero eso fueron 30 puntos internos y 3 fuera. Y ahí empieza la violencia y el duelo para mi. Por el que aún, 9 meses más tarde, lloro. Pq no controlar los esfínteres no le gusta a nadie. Pq nadie habla de esta parte del postparto. Pq no te puedes quejar de cómo te ha dejado el parto, ¡esta mal visto!. Creo que a las madres nos hace falta hablar más alto y más claro. Y llorar mucho.

    1. Celia lo siento mucho y tienes toda la razón. No se habla de la dificultad de controlar esfínteres que tienen muchas mujeres después del parto y las consecuencias de esto en un momento emocionalmente tan vulnerable. Espero que te recuperes al 100% cuanto antes y que llores lo que tengas que llorar para superarlo del todo. Te abrazo fuerte.

    2. mi—historia—está—en—la—web—de—El—Parto—es—Nuestro,—se—llama—“El—Nacimiento—de—Aris”,—es—muy—parecida—a—tu—experiencia,—aunque—fue—peor.

  31. Miriam, tan de bo hagués llegit aquesta entrada fa ara 3 mesos. El meu part va ser molt llarg i va acabar sent cesarea. Tot i que va ser respectat jo no em sentia be. No era el que se suposava q havia de ser. Jo nomes volia donar-li la benvinguda a la meva nena, volia donar-li la millor rebuda del món. Però la epidural no va fer l’efecte completament i vaig necessitar més anestèsia que em va deixar una mica adormilada. Casi no vaig poder fer el pell amb pell amb la meva nena. El vaig poder fer, estava mig adormilada però vam estar juntes des del primer minut. Hi ha coses q no recordo i d’altres que són com un somni. No es tracta de res traumàtic però jo volia haver estat al 100% quan naixés i no va ser aixi. Volia haver-li donat petons i mes petons, abraçar-la, plorar d’emocio alveure-la. Però estava massa adormida per fer-lo tot en aquell moment. Vaig necessitar plorar molt. I ho feia. Vaig tenir la sort que tant el meu marit com me mare em van respectar però patien al veurem plorar. Encara ara de tant en tant m’emociono si hi penso. Pot ser encara em queden llagrimes per plorar

    1. Seguramente que sí, Sílvia… i aniran sortint. No va ser com esperaves i et sents malament per la rebuda que li vas donar. Però no va ser culpa teva. Perdona’t, plora-ho… poc a poc… Una abraçada.

  32. si—te—sientes—mal—teniendo—a—tu—bebé—a—tu—lado,—-imagina—lo—que—se—siente—cuando—te—dicen—que—tu—bebé—está—en—la—uci—de—neonatos…—quince—días—después—salió,—pero—sin—saber—si—quedarían—secuelas…—Afortunadamente—está—ok,—pero—a—mi—me—dejaron—echa—una–caca—por—dentro—y—por—fuera

    1. Lo siento mucho Virginia… Mi segunda hija también estuvo en neonatos, en este caso 7 días, después de una nueva cesárea y mucho dolor. Mis partos no han sido, para nada, lo que imaginé. Te mando un fuerte abrazo.

  33. A mi me paso que yo creía que mi parto seria como el libro de por una nacimiento sin violencia de frederick leboyer, y al final no fue así, durante la dilatación todo iba perfecto cada hora 1 cm, pero las aguas venían sucias, pero aun así me monitoreaban y todo perfecto, tuve al principio a una comadrona excelente y a la que tanto quería tener en mi parto porque era una de las que daba clase en las clases preparto y me encantaba, pero al final ella no finalizó mi parto, porque solo estaba de guardia y dos horas antes de parir ella tuvo que irse y la siguiente comadrona que llego no la conocía, además de que no tenia ningún tipo de atención y la enfermera que le ayudaba no tenia tacto al igual q esa comadrona, lo pase fatal con esas dos personas, mi doctor actuó muy bien aunque le faltaba carácter para poner a esas dos en su lugar, hubo un momento en el que necesitaba mas dosis en la epidural para calmar los dolores intensos, el doctor pidió q se me pusiera media dosis y la comadrona me puso la dosis entera y pues así no sentía yo nada a la hora de pujar por lo cual me costo mucho la expulsión, además de que tuvieron que hacerme ella y su compañera una maniobra para ayudarme a expulsar a la bebe ya la comadrona se quejaba de hacerlo porque decía q hace mucho tiempo que no la hacia y que no sabia si lo haría bien , yo me encontraba muy asustada pero bueno, al final logro salir la bebe gracias a esa maniobra y a la ventosa que utilizo el ginecólogo, por otro lado a la hora de coserme el doctor pedía ayuda a la enfermera para q me pusiera la anestecia, pues me molestaba la aplicación de puntos, pues ella no estaba presente y por mas que el Dr la llamaba ella ni caso, llego hasta que quiso y pues lo pase mal también, y cuando me trajeron a mi bebé enseguida querían q le diera el pecho, yo se que lo normal es hacer piel con piel inmediatamente, pero yo no tenia fuerzas, necesitaba mi espacio y tan fue así tan violento todo lo que fue pasando que me desplome con mi bebe en brazos y casi me desmayo, pusieron oxigeno y hasta que me restablecí, para limpiarme antes de subir a piso, me trataron fatal, sin tacto alguno, me arrancaron lo de la epidural y yo con la piel sensible y me limpiaron de mala manera fue horrible, mi marido estaba impotente todo ese tiempo, el doctor solo estaba centrado mas que en mi en la bebe por todo el sufrimiento que paso, yo no tengo queja del Doctor porque para mi lo hizo excelente, pero esas dos personas que me atendieron me hicieron pasarlo mal, no pude llorar fue todo muy violento, después me subieron a piso y me sentía fatal y fingía ante todos que yo me ncontraba bien, aunque se que estaba mal, perdí mucha sangre además y estaba muy débil, a solas ya en casa lloraba y lloraba cuando tenia oportunidad, me agobie mucho por lo sucedido. Gracias por lo que escribiste, y yo apoyo que de tenga mas tacto con las mamas ya sea primerizas o no pues no se vale que tengan malos modos o que sean de la antigua escuela uno debe gozar su parto, aunque sea eL parto mas duro, la comprensión y la atención siempre la deben tener ya que ponemos todo en sus manos, yo so me reprimir mucho por llorar, ahora pienso que ojala si tengo otro bebe, espero no tenerlas nuevamente y que por fin pueda saber lo que es un bonito parto saludos !!

  34. He dado a luz hace 20 días y al leerte me he sentido tan identificada, me trataron como si fuera tonta y eso que es mi segundo hijo, me hicieron mucho daño al mirarme y al romperme al bolsa, ahí empecé a llorar y ya no pare. La anestesista me gritaba si le decía que sabía perfectamente lo que se notaba al empujar y que la epidural se me había ido… En fin un horror. Me hubiera gustado tener un tercer hijo pero ni me lo planteo ahora, además de estar teniendo un postparto malísimo con la lactancia y mi otro bebé de 16 meses. En fin, que reconforta leerte, gracias.

    1. Inma, en primer lugar, enhorabuena por este bebé de 20 días. Qué rabia da cuando te tratan así… Siento que tuvieras que pasar por esto, de verdad. Los tactos, las manipulaciones poco respetuosas, el dolor, la poca empatía… A veces duele más la falta de respeto que los tactos 🙁 Ánimo, ojalá las lágrimas, el tiempo y la perspectiva puedan ir sanando tanto dolor. Te mando un fuerte abrazo.

  35. Gracias por escribir ésto, he sentido liberación al leerlo, en mi caso pocos me han dejado llorar por lo que tu dices, nos gusta evitar las emociones “negativas” y no nos damos cuenta de lo saludable que son, lo malo es no dejarlas salir. Yo tengo un problema en las últimas vertebras lumbares desde jovencita y durante mi embarazo ningún profesional se preocupó por las repercusiones que pudiera tener en el parto…asi fue que cuando llegó el momento tras muchas horas mi bebe no bajaba. No paraban de decirme las que me atendian que no lo estaba sabiendo hacer, que no sabia empujar, no paraban de hacerme los tactos y decir palabras técnicas entre ellas. En un momento de desesperación pidiendo que me hicieran la cesaría ( cosa que sabia que podia pasar por mi situación pero que me dijeron que era mejor parir porque supuestamente estaba totalmente capacitada para ello) pregunté en voz alta que si era necesario tanto sufrimiento para dar a luz y me respondieron que qué me creía que era parir…eso a las 20 horas de contracciones tactos constantes, haciendome caca encima y vomitando cada vez que empujaba. Me tuvieron 3 horas dilatada completa empujando en cada contracción pero la bebe no bajaba…y yo entendí que era por mi culpa. Entonces me bajaron a cesaria y antes de que me hiciera efecto la anestesia empezaron a cortar, al decirlo me durmieron con la mascarilla…. Así que no pude recibir a mi hija y el padre que no se separó de mi en ningun momento acabó traumatizado y no supo responder a la hora de que le comunicaron que ya habia nacido, así que mi niña estuvo sin estar acompañada sus tres primeras horas de vida en este mundo después de pasar por ésto. Cuando me desperté pregunté que si mi niña estaba bien porque por mi culpa no bajaba y me dijo ya otra profesional que no habia sido mi culpa que la niña no bajaba porque venia del revés y con la barbilla hacia arriba.
    Después de 7 meses aun duele pero no tanto, solo que los motivos por los que me dijeron que no bajaba despues de tanto esfuerzo me siguen sin valer, y es que me he acordado de que al principio de mi embarazo el primer y único traumatólogo que me vio me dijo que el canal de parto podria estar estrecho debido a como tengo posicionadas esas dos vertebras y que podria ser que al bebe le costara salir, y que solo se podria ver si me hubieran hecho una eco en ese momento del parto.
    Durante la estancia en el hospital pensé en decirlo pero entre lo débil que me sentia moralmente,lo agotada físicamente y encima mi gente diciendo que lo olvidara que ellas también lo habian pasado muy mal pero que era así y que si estabamos las dos bien que qué más quería…pues se me quitaron las ganas. Qué falta me hubiera echo tener alguien al lado valiente para mirar de frente todo ésto y que me hubiera apoyado.
    Muchas gracias de nuevo por escribir ésto, un beso

    1. Buf, Tamil… lo siento mucho… No puedo imaginar lo mal que lo pasaste, la culpa y las horas separada de tu bebé. Y después saber que ella había estado sola… qué doloroso todo, por favor. Qué poco tacto, presencia, escucha, respeto y empatía por parte de los profesionales que te encontraste. Qué pena y qué rabia, a la vez… Lo siento mucho y te abrazo fuerte. No fue culpa tuya. No lo fue.

  36. Que razon tienes.. Yo idealise el parto y para nada me esperaba sufrir lo que he sufrido… Solo recordar a aquel hombre encima de mi barriga empujando y el otro tirando de mi hija tan fuerte que mi cuerpo iba de derecha a izquierda… No podia hacer nada me dolia pero sabía que tenía que empujar y aguantar mi dolor…mi estado era tal que no quize cogerla para ayudar a sacarla y cuabdo acabo todo llore de alivio…cuando me la pusieron encima la rechaze y la entregue a mi marido…que dificil es hablar de ello..cuando me encontre con mi suegra al subir llore y llore sin parar solo de pensar en lo que me acababa de pasar…y menos mal que estaba porque junto a mi marido se ocuparon de la niña y me dejaron tranquila con mis emociones y mi estado de shock… Ojala mi proximo parto sea menos impactante para poder compartirlo y recordalo como el mejor dia de mi vida…

  37. Muchas gracias de corazon por este blog, mi hijo ha cumplido 5 años estos dias y he estado muy removida y triste pensando en ese parto, culpable por no estar solo feliz de que es un niño maravilloso de 5 años, y sé que es porque el parto que tuve no está sanado, no pude llorarlo en su momento y oía todas esas frases que pones de ejemplo, y yo solo me sentía destrozada y por tanto un fallo como madre ya desde el minuto uno… Gracias Miriam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.