Después de recibir un montón de consultas estos días, de que me expliquen cosas que pasan en coles de toda España y más allá, y de ver que hay muchas dudas en algunos temas, he preparado este post para intentar explicar qué opino yo respecto al inicio escolar y del proceso de adaptación. Vamos allá:

2 días reduciendo la jornada a los niños NO es adaptación escolar.

Que el primer día los padres puedan acompañarles a la clase y quedarse 10 minutos NO es adaptación escolar.

Que se divida la clase en 2 grupos y unos empiecen el lunes y otros el martes NO es adaptación escolar.

Que los 2 primeros días vayan de 9 a 10:30h y los 2 siguientes de 9h a 11:30h para el quinto hacer de 9h a 17h NO es adaptación escolar.

Que los padres puedan quedarse en la clase media hora y luego se les diga que se vayan NO es adaptación escolar.

Que se permita que se queden para dar seguridad al niño pero sólo 1 semana NO es adaptación escolar.

Estar de golpe 3h o más en una clase nueva, con maestr@ nuevo y con niñ@s a los que no se conoce, no tiene nada que ver con adaptación escolar.

Busquemos otras palabras para nombrar todo esto. Digamos que se trata de un “inicio escolar” y que este puede ser “escalonado”, o con un “día distinto” si sólo 1 día los padres pueden entrar en el aula, o con “división de grupo” si la primera semana no va toda el aula a la vez… lo que sea. 

No confundamos. Porque luego las familias también se confunden. Y muchas creían que podrían hacer adaptación escolar porque así se lo dijeron en marzo durante las preinscripciones, pero ahora, en septiembre, algo les chirría. No era lo que esperaban. Y a pesar de que les dijeron que cada niño tiene su ritmo, ahora ven como en septiembre, se supone que todos son iguales. Y no, claro.

Aceptemos que muy pocos coles permiten una adaptación escolar real. Aceptemos que la gran mayoría no están por la labor. Que se incomodan, que no lo ven importante. Sí, podemos buscar mil excusas si queréis. Mil. Y todas son aceptables, seguramente.

Y sí, aceptemos también que el sistema no acompaña y que las obligaciones laborales a algunos se lo impedirían (aunque a muchos otros no). Aceptemos que hay colegios que instan a las familias a hacer un acompañamiento durante el inicio escolar con presencia en el aula, pero que muchos adultos creen que es una tontería y que cuanto más rápido, mejor. Y no quieren aprovechar la oportunidad que les da la escuela porque no lo ven necesario.

Porque la realidad, la cruda realidad, es que la adaptación real no interesa y que no hay voluntad, porque tendríamos que poner la vivencia del niño en el centro. Y, como sociedad, eso no interesa, por lo menos aquí.

La vida es dura, qué le vamos a hacer, tendrán que acostumbrarse, dicen muchos. Todos hemos llorado, dicen otros.

Pues qué pena. Qué pena que pudiendo hacer las cosas mejor nos conformemos haciéndolas tan mal. Con la “gran” justificación de que siempre ha sido así. Pues qué pena.

Qué pena que no nos indignemos más. Que no luchemos más. Que no arrimemos el hombro para cambiar lo que sí es cambiable.

¿Que lo superarán? Pues claro, unos mejor y otros peor, pero menudo inicio escolar… Si en la mayoría de coles de muchísimos países hay clases con auténticos dramas es que algo estamos haciendo muy mal.

Pero lo peor no es eso.

Lo peor es normalizarlo, quitarle importancia y no hacer absolutamente nada por cambiarlo. Y decir que no es para tanto. Siempre quitando importancia a lo que viven o sienten los niños… no vaya a ser que tomar consciencia nos remueva demasiado al niño que fuimos. No vaya a ser que tengamos que plantearnos algo. No vaya a ser que nos tachen de sobre-protectores…

Cambiemos la mirada. Tomemos consciencia de la importancia del vínculo en esta etapa de nuestros hijos y de hacer una buena adaptación para que el niño pueda vincularse con maestra/o y niños desde la seguridad y la calma. Desde el sentirse acompañado en este cambio tan importante que le toca vivir.

Es vital que respetemos la infancia y los derechos de nuestros niños a ser tomados en cuenta, a ser escuchados y a ser acompañados como merecen.

Es vital y es urgente. Los niños no esperan.

 

RESPONDIENDO DUDAS

¿Y tú, entonces, qué propones?

Lo que cada día se hace en más coles: permitir que un adulto de referencia (madre, padre, abuela, abuelo, tía, quien sea) se quede con el niño en el aula el tiempo que este necesite para sentirse seguro y empezar a vincularse con maestr@ y niñ@s.

Pero ¿quién puede hacer esto así?

Pues hay familias que no tienen posibilidad, pero hay otras que se combinan vacaciones (primero las hace uno, y después el otro), o que buscan opciones durante unas semanas para poder estar ellos o algún familiar. 

Y si no están todos los padres, ¿qué pasa?

Lo que pasa es que aunque falten adultos de referencia, no hay llantos, o muchos menos, con lo cual, el ambiente en la clase es mucho mejor. Que se haga una adaptación paulatina favorece a los que están con un adulto de referencia y a los que no, porque toda el aula se ve beneficiada por el ambiente, la calma…

Si hombre, ¿Y quedarnos sin vacaciones?

¿Cuántas veces va a tener 2 años o 3 un niño? Cuando tengamos 80 años, ¿de cuántas vacaciones habremos podido disfrutar juntos? ¿Creéis que nos acordaremos de la adaptación escolar y de que ese año fue un verano un tanto distinto? Seguramente no. Si el inicio escolar se hace bien 1 vez, no hay que hacer adaptaciones más que 1 vez y no cada septiembre. 

¿Y si podemos y queremos pero no nos dejan?

Hablad, hablad y hablad. Es importantísimo el momento de elegir cole, de ir a las reuniones de puertas abiertas para poder hablar con el cole y preguntar por todos estos temas, porque a veces, en septiembre, es demasiado tarde. Pero aún así, siempre he creído que hablando se entiende la gente y podemos buscar fórmulas que ayuden a cada niño. Tenemos que caminar de la mano en esto, familias y escuela, desde el buen entendimiento y el bien de los niños.

Me dicen que me vaya rápido y sin despedirme. ¿Lo hago?

Despediros siempre. Siempre. ¿Rápido?… depende del momento, de cómo esté el niño… Por lo menos tomaros el tiempo de validar sus emociones “Lo sé, no quieres que me vaya, y estás triste. Es normal y te entiendo. Llora si lo necesitas. Tu maestra te acompañará y yo volveré luego. Te quiero mucho”.  Que sepa que a pesar de que no os podéis quedar, sabéis qué le pasa y lo entendéis. Rompe el alma, lo sé… pero si no hay más opción, no hay más opción…

Yo no le veo listo todavía. Lleva 3 días de adaptación y la maestra me dice que ya me vaya que si estoy yo, no se vincula. ¿Qué hago?

3 días son muy pocos para algunos niños para poder sentirse seguros en un lugar tan nuevo. Si notan la impaciencia del profesional y nuestra incomodidad, menos ganas va a tener de relacionarse y despegarse de nuestro lado. Confiemos, tanto padres como maestr@s que dándole el tiempo y confianza, todo llegará.

Tengo que dejarle en el patio y ya llora antes de llegar…

No poder acompañar un niño de 3 años en el aula lo encuentro un grave error. ¿En qué ayuda? En nada. Quizás a nivel logístico de la escuela en algo, no lo sé, pero a nivel emocional para el niño que ve un patio enorme que tiene que cruzar solo, en nada. Al contrario, lo empeora todo. No hagamos difícil lo que es fácil. Un poco de empatía.

¿Y cuánto tardaré en adaptarse si se hace adaptación real?

Depende. Hay niños que en 3 días ya están diciendo adiós a sus padres súper felices. Otros tardan un mes o más. Dependerá de la confianza que les de el profesional que se queda con ellos, de su carácter, de lo tranquilos que estén los padres, de si en el aula hay calma o barullo… de muchas cosas. Lo que está claro es que las prisas nunca son buenas compañeras de los niños así que toca tener paciencia.

¿Y si nos tachan de sobre-protectores? 

Respetar los procesos de los niños no es ser sobre-protector. En el respeto está el saber cuándo es el momento de dejar que nuestro hijo vuele solo. Pero cuando no le vemos capaz (recordemos que estamos hablando de niños muy pequeños) y luchamos para acompañarle en ese proceso hasta que lo sea, no considero que eso sea sobre-protegerle, sino simplemente, protegerle de un inicio escolar que puede ser de todo menos lo que deberíamos desear como sociedad. Van a ir muchos años al cole: cuanto mejor inicien esa andadura, cuanto más les guste, mejor.  Y ¿no les va a gustar más si no se han tirado días, semanas e incluso meses llorando en él?

¿Eso es una utopía?

NO. Rotundamente no. Cuando empecé a hablar de este tema y a acompañar familias en sus procesos hace años parecía que hacer adaptaciones reales era una ida de olla. Ahora, cada día hay más coles que no sólo lo permiten sino que han comprobado los efectos tan beneficiosos que tiene para familias y escuela, para todos.  Quizás en vuestro entorno esto es impensable… bueno, lo primero es saber que es posible, tomar consciencia y luego moverse, ¿no? ¿Cómo se han cambiado las cosas, si no?

¿Cómo va a ser vuestra adaptación? 

Mi hija empieza P3 en un cole público de nuestra ciudad. En este cole van mezclados P3, P4, y P5. El martes 12 empiezan los de P4 y P5, que repiten aula y maestra, cuantos menos cambios, mejor. Al día siguiente empiezan los de P3. En cada clase sólo hay unos 5 o 6 niños de P3 con lo cual, no están los 20 adultos de referencia de toda la clase sino sólo de los de P3 y de algunos de P4 que quizás todavía lo necesiten unos días. Nos vamos a sentar en una pared y nuestro papel no es otro que el de observar y dar seguridad, nada más. Nos quedamos toda la mañana, hasta las 12:30h. Cada niño irá a su ritmo. Quizás una madre se irá ya al 4o día a tomar un café y volverá, y un padre no podrá ni soñarlo hasta el 10o. Observando todos y acompañando. Si alguien sólo tiene 1 semana y luego tiene ya que irse, está la maestra, para acompañar ese niño que quizás llore. Pero seguramente será el único y por lo tanto podrá tener la atención que necesite en ese momento.

¿Lo ves? No es una utopía. Existe, y en más sitios de los que creemos. Ah, y no tengo ninguna duda que cada año seremos más.  Ojalá todo lo que te he contado hoy te sirva. 

Mucha suerte.

PD: Este fin de semana en el Telediario han dedicado unos minutos al tema del inicio de la escolarización y tenido ocasión de dar mi punto de vista. Si lo queréis ver, aquí tenéis el enlace. El tema sale en el minuto 31:30: TELEDIARIO 10.9 21H  

 

30 Comentarios

  • Laglori

    Si lo hubiera escrito yo hubiera expresado esas ideas exactamente , (aunque no sé si tan bien….) Gracias Miriam por poner palabras a lo que siento

    • miriam

      Celebro que te haya gustado. Un abrazo!

  • Nuria pinyol

    Hola buenas noches ,esta mui bien ,i estoy deacurdo ,pero i los mas mayorcitos ,que ??? Los que cabian de ciclo ,que hacen ,3 ,4,5,6,tengo Dos ni?ni?os i sufre mas el grande que el peque?kin.gracias miram.

    • miriam

      En un cole donde se respeten los ritmos y las particularidades de cada niño debería de permitirse una adaptación también en otros cursos, no sólo en P3, y buscar fórmulas para que el niño se sienta seguro en esos momentos también.

  • Nekane

    Nosotras empezamos mañana la adaptacion a p3. Esta semana vamos solo media clase durante hora y media siempre acompañados del adulto de referencia y la semana que viene dependera del niño y de la disponibilidad de los adultos.
    El año pasado ya hicimos una adaptacion real y estuvimos casi seis meses… Fue duro pero valio la pena. Este año no se… Mi peque estaba mentalizada en que se tendria que quedar sola ya desdel primer dia (no se de donde saco la idea) y cuando le explique como iba a ser el proceso y que deberiamos buscar un par de “parquing de papas” (es como lo llamamos al punto donde estoy sentada como soporte moral) me abrazo y beso diciendome que soy la mejor mami.
    Para mi es importante hacer una adaptacion en la que cuando yo me marche ella ya haya cogido confianza con los nuevos adultos de referencia. Pero reconozco que me cuesta ver cuando ya esta preparada por suerte las educadoras estan alli para guiarnos tambien a nosotr@s en este proceso

    • miriam

      Exacto, lo importante es ir observando el niño desde los dos puntos de vista: madre/padre y educadores y entre todos, buscar cuándo es el momento. A veces es el propio niño que dice “ya puedes irte”, y es más fácil de ver 😉
      Suerte!

  • Leire

    Qué gusto ver que cada vez más gente piensa así y lo expresa. Ojalá algún día todo el mundo vea la importancia de darles la atención que necesitan los peques y valorar sus sentimientos, aunq sólo tengan 2,3,4 …años!!

  • Sonia

    Hola Miriam, muchas gracias por todo lo que haces y transmites. Nos ayudas muchísimo. Mi niña de 11 meses ha empezado guarderia en un centro donde se hace todo este proceso de adaptación que explicas, con los padres en una pared observando y dando seguridad. Estoy preocupada porque solo he podido coger 10 dias de vacaciones en la empresa, y creo que la niña aún no estará preparada para entonces… intento no estresarme para no transmitirselo a la peque, pero realmente estoy preocupada 🙁

    • miriam

      Hola Sonia, te entiendo. Las prisas acechan porque tienes una “fecha límite”. Intenta centrarte en el aquí y el ahora porque desde aquí será más fácil conseguir estar tranquila. Sé que no es fácil pero es el único lugar donde puedes agarrarte y que realmente funciona.
      Ánimo. Un abrazo.

  • Silvia

    Es perfecto. Yo llevo a mi hijo de 22 meses a una escuela infantil donde hacen un periodo de adaptación en condiciones. El problema es que hay un niño más mayor, que en cuanto ve que el mío empieza a despegarse de mis faldas, va a empujarle o a pegarle. No sé cómo gestionarlo, porque está haciendo que la adaptación sea muuucho más larga y difícil.

    • miriam

      Es que aquí quien debe de gestionarlo es la maestra/o que haya. Controlar muchísimo al niño que pega, con anticipación y procurando a tu hijo su espacio de seguridad para que pueda seguir su camino de adaptación.

  • Laura

    Fantástica explicación. Me ha encantado, el mio tidavia es peque pero me encantaria que empezara asi tanto la guarde como el colegio. Gràcias Miriam por ayudar-nos y apoyar-nos

  • Patricia

    Bravo Miriam! Bravo!! Totalmente de acuerdo, me he sentido totalmente identificada con tus palabras. A excepción de cuando cuentas cómo va a ser vuestra adaptación. Lo estoy pasando fatal con la adaptación de mi hija. No es para nada una adaptación, y el sentimiento de culpa me invade. Estoy actuando con algo que no comulgo, tratándose de la educación de mi hija, es horrible, Pero es tan inaccesible la verdadera adaptación en mi zona.
    Como bien dices, no es una utopía, podemos hacer las cosas bien, Sí se puede! Pero tenemos mucho camino que recorrer, yo no me pienso quedar cruzada de brazos.
    Un abrazo! Me encanta leerte y verte! Eres auténtica!

    • miriam

      ¡Qué bien Patricia! De eso se trata, de empoderarse también en eso y luchar por lo que crees que merecen los niños. Un abrazo y a seguir.

  • Verónica

    Nos tienen totalmente engañados con la adaptación.
    Realmente me ha encantado leer algo coherente relacionado con este tema.
    Harta de escuchar “ellos no sufren”, “eso de la adaptación es una moda para padres blandos” y demás comentarios de este tipo.
    Y por cierto, puedes decirme que hay de verdad en eso de que ellos no sufren sino que extrañan lugares o espacios?

    Gracias Miriam.

    • miriam

      A juzgar por cómo lloran, yo diría que sufren y no poco. Y cuando un niño echa de menos lugares, espacios y PERSONAS, sufre. O alguien ha echado de menos a alguien alguna vez sin sufrir nada? No es un sentimiento agradable, la verdad…

  • Artica

    Gracias por el escrito Miriam. Y algun consejo para los que tenemos entrada escalinada en lugar de adapracion? Mi peque ha empezado P3, y lo esta pasando mal. Tambien queria preguntarte cómo se puede hacer para impulsar que un centro cambie de estrategia hacia una adaptacion tal cual explicas. Agradecería sugerencias ya que aunque no sirva paravel mio puede ayudar a los que vengan detras. Un saludo!

    • miriam

      Padres que conozco han tenido reuniones con direcciones, aportando artículos etc. y reuniones con las maestras. Hay gente que ha cambiado muchas cosas en muchos centros. Y os animo a que lo hagáis. Si no lo cambiamos nosotros, ¿quién?
      Para tu hijo: léete el resto de posts sobre adaptación, hay algunos con consejos para casos como el vuestro. Un abrazo y suerte.

      • Artica

        Gracias por tu respuesta alentadora. Ojalá podamos cambiar cosas. Un abrazo.

  • Ani

    Hola estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. En el cole mi nena de 11 meses estamos con la adaptación real pero estoy agobiada llevamos 2 semanas y no se separa de mi lado,no explora y cualquier cosa si no la acompaño yo se niega y llora, la maestra es cariñosa, intenta de todo pero ella no quiere. Estamos toda la mañana y ya no se como hacer.

    • miriam

      Pero es que estamos hablando de un bebé! Es normalísimo lo que hace y lo único que indica es que no está todavía preparada para separarse de ti, normal. Y que, por lo tanto, requiere más tiempo, más paciencia y más maduración.
      Ánimo

  • Sonia

    Creo que la adaptación en la que los padres no se involucran en las actividades de los niños retrasan más todo este proceso. Si los padres hacen lo mismo que sus hijos y participan en todos los momentos, el pequño se anima porque imita a su persona de referencia.
    Cuando vivía en España y mi hijo empezó la guarde con 18 meses y elegimos una guarde en que nos dijeron qu había adaptación. Mentira cochina. Qué decepción. Vamos, que estuvo de septiembre a marzo porque era una caos.

  • Sonia

    Ahora vivimos en Suecia y la adaptación aquí ha sido fenomenal: tres días juntos haciendo las rutinas de la clase. Cuarto día a media mañana te vas a tomar un café y luego vuelves. Quinto día, le dejas solo un rato más largo. En la semana dos, antes de despedirse, 5 o 10 minutos para jugar con él en El Centro y darse muchos besos y abrazos. Después se entrega al niño a la persona que lo va a consolar. Pero claro, aquí hay 3,5 personas para 16 niños…
    En la escuela también se hace adpatacion y funciona muy bien.
    Qué alivio ver que las cosas van cambiando en España.

    • miriam

      Sí, van cambiando. Muy poco a poco, más despacio de lo que necesitan nuestros hijos, pero van cambiando, por suerte! Un abrazo y gracias por contar tu experiencia.

  • Irene

    Hola Míriam,
    M’encanta el que expliques i la visió que tens de l’educació dels petits. Sóc mestra, aquest any acompanyo les primeres setmanes als de P3 i m’ajuda molt llegir-te si be a l’escola en la que treballo no hi ha adaptació real i se’m trenca el cor. Voldria demanar-te si coneixes algú amb una visió semblant a la teva i que ofereixi encara més continguts específics per a mestres a les xarxes. Moltíssimes gràcies per tanta inspiració i per la teva atenció!

    • miriam

      Doncs no, sobre aquest tema en particular, no he conegut mai ningú a les xarxes que doni tant la llauna com jo des de fa tants anys! 🙂 I és una llàstima, perquè quants més siguem, millor!

  • Leticia

    Que identificada me siento . Ha sido una semana horrible , yo tengo dos gemelas que han empezado en p3 y para colmo las han separado de clase , está siendo muy duro sobre todo para una de ellas, las ideas que planteas sería estupendo pero por mi zona no encontramos nada así . Ojalá y poco a poco vayan copiando la idea . Gracias

    • miriam

      Ojalá… Yo estoy convencida que cuando nuestros hijos sean adultos habrán cambiado mucho las cosas: para bien. Un abrazo!

Dejar una respuesta

X