EMPIEZO LA 8A TEMPORADA EN EL BLOG Y LO HAGO contándote EL VIAJE DE ESTE VERANO. Pudiste IR VIENDO FOTOS en Instagram, PERO AHORA te explicaré CON DETALLE LA RUTA Y QUÉ HICIMOS, POR SI, ALGÚN DÍA, tienes GANAS DE ir por ahí.

Nosotros viajamos desde hace muchos años en autocaravana. Cuando no teníamos hijas lo hacíamos en una furgoneta Volkswagen T4 que tuvimos durante unos años. Luego la vendimos y estuvimos un par de años sin casita sin ruedas. Pero cuando Laia tenía 2 años, alquilamos algunas veces una autocaravana para ver qué tal nos sentíamos con un poco de más de espacio, y al ver que nos gustaba, finalmente nos compramos una de segunda mano.

La que tenemos ahora es nuestra segunda autocaravana y con ella hemos hecho grandes y preciosos viajes en familia. De todos, el que más nos ha gustado y más hemos disfrutado ha sido, sin duda, el de este verano.

La primera parada después de salir de casa fue un área de autocaravanas que ya conocíamos entre Fitou y Leucate, cerca de Perpignan, Francia. Ya lo conocíamos y apostamos al caballo ganador.

Sabíamos que en aquella área, delante del Étang de Leucate o de Salses era un buen lugar donde comenzar las vacaciones. Primera porque es precioso, segunda porque nos podríamos bañar en este lago donde en la gran mayoría de sitios no cubre y el agua está muy caliente, y tercera, porque con bici podíamos ir fácilmente al pueblo de Leucate (que es muy bonito), a la playa, etc.

 

En esta área de autocaravanas, donde pagas 13€ las 24 h, pasamos dos días y aprovechamos para hacer paddlesurf. Eso y empezar a desconectar, descansar… que los primeros días de vacaciones también son intensos emocionalmente. ncm,<xkdj

Allí mismo hay un chiringuito donde te alquilan todo por 15€ la hora. Disfrutamos, reímos, nos bañamos mucho, vimos magníficas puestas de sol sobre el lago y vimos también la luna roja que hubo en julio.  Es un lugar amado por kitesurfistas y windsurfistas. Los días de viento eso está lleno de gente practicando y es precioso verlo.

Leucate está muy cerca de Sigéan, que fue nuestra siguiente parada para visitar la reserva africana.

Cuando lo publiqué en Instagram todo el mundo me preguntaba si valía la pena. Yo creo que dependiendo de la edad de los niños sí que vale la pena. Laia, con 8 años entonces, la disfrutó muchísimo. Lua, bueno… digamos que se cansó más y aunque le gustó, tenía menos interés. Normal.

Si tienes hijos de 2 o 3 años, os cansaréis mucho, ellos también y no sacarán el provecho que quizás se espera de estos sitios. Es muy grande y tienes que calcular que estaréis unas 5 horas. Por lo tanto, los niños se cansan y tienen que caminar bastante.

La visita a Sigéan comienza con una ruta en coche que dura aproximadamente una hora donde veréis leones, jirafas, avestruces, osos, etc. Es la parte más espectacular porque los ves en “libertad” (ya lo pongo entre comillas). En esta parte disfrutamos mucho tanto esta vez, como la otra que fuimos, cuando Laia tenía 5 años. Una vez has hecho esta ruta, ya puedes dejar el coche y comienza la visita a pie donde puedes ver un montón de animales, comer en el restaurante o de picnic (nosotros escogimos esta segunda opción), y ver y tocar algunos animales si vas a algunas de las sesiones donde un cuidador te cuenta la vida y milagros de las bestias.

 

Nosotros pudimos tocar una serpiente y escuchar las explicaciones muy interesantes que nos hacía su cuidador. Nos gustó! A mi los zoos no me gustan, pero la sensación que tuve en Sigéan no es la misma que la de cuando he visitado algún zoo. Por eso repetimos experiencia.

Salimos de Sigéan hacia las 17h de la tarde y empezamos a hacer ruta. Queríamos llegar hasta el Parque Natural de Vercors. Nos habían dicho que era bonito pero íbamos sin saber mucho ni dónde ir ni qué hacer, así que confiamos en que encontraríamos algún lugar chulo para pasar la noche.

Mientras estábamos subiendo por la autopista dirección Grenoble, yo buscaba lugares donde dormir y vi uno que parecía buen lugar. Al llegar, después de 3 horas de carretera aproximadamente, vimos que sí, que era el mejor lugar donde podíamos haber ido a parar.

El pueblo se llamaba Pont-en-Royans y es precioso. Es muy pequeño, metido entre montañas y con un río increíble que pasa por el medio del pueblo y que es donde hay vida de verdad. El área de autocaravanas es fantástica, justo frente al río, con hierba, lavabos, duchas, mesas, y parcelas con sombra. Lo que debía ser un lugar para hacer sólo noche, se convirtió en nuestro campamento durante dos días.

A Pont-en-Royans nos bañamos mucho (en agua helada), fuimos en bici por unas costas que tela marinera para subir, y nos lo pasamos bomba, la verdad.

Muy recomendable. Decidimos que algún otro día volveremos al Parque Natural de Vercors para adentrarnos en él mucho más y descubrirlo.

La mañana que decidimos seguir e irnos de Pont-en-Royans, fuimos a ver las Grottes de Choranche, que están a unos 10 minutos del pueblo en coche.

En CATALUÑA HEMOS visitado MUCHAS CUEVAS (a laia durante un tiempo le encantaban), Y TAMBIÉN EN EL PIRINEO FRANCÉS, Y CUANDO VIMOS QUE ESTAS ERAN DIFERENTES PORQUE TENÍAN estalactitas FILOSAS, DECIDImos IR a verlas.

Si vas, piensa que dentro de las cuevas hace frío así que una chaqueta no te irá mal. Nosotros pasamos de los 30 grados fuera a los 12 dentro 🙂 La visita es interesante y termina con un espectáculo de luz y música en una sala principal con agua, que es muy bonita.

Esa noche dormimos en Lans-en-Vercors, donde sólo pasamos aquella tarde y aquella noche. Hicimos una buena ruta en bicicleta. Me recordó mucho a la Cerdanya en Catalunya, la verdad. Una zona muy abierta, muy verde y bonita y fácil de ir en bici. Esto ya queda muy cerca de Grenoble y es un lugar ideal para ir a esquiar.

 

Aquí queríamos dormir en el área de autocaravanas que hay pero estaba cerrada porque la habían usado para ubicar una feria y nos redirigieron a otro lugar mil veces mejor, y gratuito, justo delante de un riachuelo y con buenas vistas. Fantástico.

Al día siguiente, de nuevo ruta (1 hora y media aproximadamente) para ir hacia el Parque Nacional de Vanoise, donde habíamos quedado con uno de nuestros mejores amigos y su familia que, casualmente, estaban esos mismos días en esa zona de vacaciones. Ese valle es absolutamente precioso y os lo recomiendo muchísimo. A nosotros nos encantó.

Escalamos, hicimos excursiones, fuimos en bicicleta y disfrutamos muchísimo de aquellos parajes tan espectaculares.

Nos instalamos en Champagny le Haut y nos habríamos quedado más días, la verdad. Es un lugar simplemente espectacular. Hicimos un par de días, compartiendo con nuestros amigos y pasándolo genial.

Dormimos en el único camping que hay, que es municipal, muy barato, y con parcelas muy grandes.

 

Cuando llegamos la recepción ya estaba cerrada (eran hacia las 19h) pero nos dijeron que nos instaláramos y que ya haríamos el check in por la mañana. Vamos, todo facilidades. Eso sí, te dicen que de noche no dejes comida fuera de la autocaravana o de la tienda, porque hay animales del valle que vienen al camping y se lo llevan… básicamente zorros.

¡Las niñas estaban emocionadas a ver si veían alguna! 🙂 A Champagny le Haut mejor que llegues con víveres porque no hay ninguna tienda y la carretera que hay para subir es con unas curvas de aquí te espero, así que cuando subas, ve con provisiones.

Lo que sí que hay es un restaurante-refugio buenísimo donde un día, después de una excursión en bicicleta chulísima adentrándonos en el valle, comimos allí Raclette. Ni yo ni las niñas la habíamos probado nunca así que fue toda una experiencia, y como aquel día hacía más bien frío, la verdad es que nos apeteció mucho.

La siguiente parada fue en Aime, donde habíamos quedado para cenar con nuestros amigos. Esa noche dormimos en el parking del Parque de Loisirs, donde hay un lago que a la mañana siguiente disfrutamos muchísimo. Allí hay muchas actividades para hacer con niños, y hay una zona con arena de playa para que los más pequeños puedan hacer castillos de arena y bañarse como si estuvieran en el Mediterráneo. Muy chulo, también.

Aquella tarde, sin embargo, queríamos llegar a la que sería nuestra parada más larga, de una semana: a Ailefroide, en el Parque Nacional de los Ecrins. Llegamos al camping municipal de Ailefroide (el único que hay), hacia las 18h y tuvimos la gran sorpresa del viaje. Cuando Mr.M y la mayor buscaban lugar donde instalarnos durante una semana se encontraron a la mejor amiga de Laia y a su familia. ¡Se pusieron taaaaaan contentas! Y nosotros que no nos lo podíamos creer… ¡los hacíamos en Portugal! Así que fantástico, pasamos una semana juntos disfrutando de aquella zona y con los niños (eran 5) pasándolo BOMBA!

Básicamente estaba lleno de escaladores. Aquella zona es fantástica para ir a escalar; tanto para hacer bloc como para escalar con cuerda. Y eso es lo que veníamos a hacer y lo que hicimos. Escalar y escalar cada día menos uno, que subimos hasta el Glacier Blanche. Una buena caminata que los niños hicieron estupendamente.

El hecho de ir en grupo facilitó mucho esta caminata para los peques porque los unos por los otros, se distraían más e iban subiendo a pesar se cansaran. Lua caminó algún rato pero básicamente hizo todo el camino en la mochilla que porteaba Mr.M.

Ailefroide nos encantó Y DEFINITIVAMENTE VOLVEREMOS PARA ESCALAR MÁS, PARA CAMINAR MÁS Y para DESCUBRIR MÁS AQUELLA ZONA, QUE NO TE LA ACABAS. si te GUSTA ESCALAR, NI te LO pienses: ES EL LUGAR.

De allí ya empezamos la vuelta. Aún nos quedaban días de vacaciones pero queríamos volver poco a poco. Si te fijas en un mapa, la ruta que hicimos es una vuelta circular.

De Ailefroide volvimos de donde partíamos al inicio, Leucate, donde pasamos una noche para decidir si tirábamos hacia la Costa Brava y hacíamos los últimos días de vacaciones en la playa o si tirábamos hacia el Pirineo.

El calor que hacía en Leucate entonces nos hizo decantar por la montaña: queríamos seguir durmiendo con edredón, la verdad. Así que al día siguiente enfilamos hacia otro lugar que es caballo ganador: el camping municipal Pla de Barres, cerca de Mont-Louis.

Allí más escalada, más bici y más caminar. Salir a correr, visitar el pueblo por enésima vez (hemos estado muchas veces y es parada obligatoria para ver sus murallas, etc) y terminar de cargar pilas antes de volver.

Coincidió que esos días había lluvia de estrellas, conocida como las lágrimas de San Lorenzo y una noche salimos a un prado todo oscuro en medio de la montaña a ver estrellas fugaces. Fue espectacular. Creo que Laia lo recordará toda su vida. Lua, dormía 🙂

La última tarde de vacaciones antes de volver a casa la pasamos en el Lago de Matamala, (en Les Angles), que ya lo conocemos de otras veces y sabemos que en verano hay un montón de actividades para hacer. Las niñas fueron en pony, subieron a unas barcas para niños y todos nos lo pasamos bomba. Como fin de fiesta, cenamos en el restaurante que hay con vistas preciosas al lago, para celebrar lo geniales que habían sido nuestras vacaciones.

Al día siguiente llegamos a casa, felices, con las pilas cargadas, y muy contentos de haber elegido, este año, los Alpes franceses para pasar nuestras vacaciones.

Sin duda, muy y muy recomendable. Encontrarás un montón de cosas para hacer con niños y lo que te ofrece la Naturaleza es espectacular. Pensando ya en cuándo vamos a volver… 🙂

¡Si vas, que disfrutes tanto o más que nosotros! ¡Buen viaje!

8 Comentarios

  • Julia

    Sinceramente espectacular ya quiero ir!

    • miriam

      Te entiendo, yo ya quiero volver! 🙂

  • Mònica

    Genial! Me lo apunto todo. Gracias por compartirlo.

    • miriam

      Es un buen viaje! Gracias a ti por leerlo 😉

  • Ana

    Dan ganas de coger las mochilas y salir corriendo para allá. Gracias por todos los detalles! Sin duda lo tendré muy en cuenta para próximas vacaciones

    • miriam

      Me alegro. Son unos lugares muy recomendables! 🙂

  • Paula

    Uuaaauuu…espectacular, Miriam!! M’encantaria poder anar a tots aquests llocs que descrius. La natura em dóna vida!! Però, m’hauré d’esperar uns anyets perquè el petit té 4 mesets i la gran 2 anyets 🙂 Gràcies, per compartir-ho!!

    • miriam

      A la que siguin una mica més grans, gaudiran un munt de la Natura com tu! 🙂 Enhorabona!

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X