Cuando era pequeña, todos los viernes dormía en casa de mi abuela, de la que os he hablado otras veces. Veíamos el 1,2, 3 y luego me acompañaba a la cama y me tocaba los pies mientras yo me dormía.

Ahora, muchos sábados, después de comer en su casa, toca los pies a mis hijas mientras están tumbadas en el sofá.

Mi madre, cuando alguna vez he estado mal y ha venido al rescate, me ha tocado un buen rato los pies. Sosteniéndolos, masajeándolos…

Yo, cuando acuesto a mis hijas, muchas veces les toco los pies. A la peque con una mano mientras toma pecho y se va durmiendo. A la mayor, con las dos manos mientras escucho como cada vez va respirando más lentamente hasta quedar profundamente dormida.

En los momentos de más desazón física, emocional y existencial, tener a alguien que sostuviera y tocara mis pies, me calmaba el alma. Y esa sensación desagradable de soledad, desaparecía.

Así que ya veis que he tenido tiempo, a lo largo de mi vida, de experimentar los beneficios de que te toquen los pies y también, claro está, de tocarlos.

El otro día en Instagram subí una foto en stories mientras tocaba los pies a mi hija mayor y os dije que algún día os contaría lo bueno que era eso. Pues aquí estoy, y os lo cuento sin más dilación.

LO QUE HACEN LOS PIES

Los pies son una zona muy pequeña de nuestro cuerpo y aún así, están destinados a aguantar un gran peso: el de toda nuestra masa corporal. 

El cómo aguanten ese peso los pies, el cómo se coloquen en el suelo, hará que otras partes del cuerpo se coloquen también mejor o peor…

Los pies son importantísimos porque nos sostienen, desde una base muy pequeña que a veces está muy bien colocada y otras no tanto. No hay dos pies iguales en el mundo.

Imaginaros a un niño pequeño que empieza a andar: de repente esa zona de su cuerpo empieza a soportar un peso que no había aguantado nunca. Empieza a tener una función nueva y muy importante.

Pero curiosamente, ni cuando somos niños ni cuando después somos adultos, no paramos mucha atención a los pies más que para calzarlos.

Y a veces los calzamos muy mal: con calzado no adecuado, con calzado que aprieta por algún lado, con calzado que nos obliga a caminar raro… O los ponemos encima de unos tacones, o en unos zapatos que son más bonitos que cómodos.

LO QUE SIMBOLIZAN LOS PIES

He dicho antes que el pie era la base donde se sostenía nuestro cuerpo. Y justamente eso hace que sea, para mi, tan importante tocar los pies, “abrazarlos”, amasarlos, masajearlos, aflojarlos… porque de alguna forma, centramos la importancia en la base, en la raíz de lo que nos conecta con el suelo, con la tierra.

Es curioso como el hecho de tocar los pies hace que la persona a la que se los tocan se sienta, de repente, sostenida, sintiendo una sensación agradable que la abraza en todo el cuerpo. Hay tanta sensibilidad en el pie, hay tantas terminaciones nerviosas que de alguna forma es como si el toque en los pies no fuera sólo en esa parte sino muchísimo más global.

Tocar los pies produce, en la gran mayoría de los casos, bienestar. Relajar los pies ayuda a relajar todo el cuerpo. Ayuda a contactar con la base. Sentirse sostenido por los pies, ayuda a sentirse sostenido de una forma más general.

Los pies son una zona el cuerpo que tiene mucho que ver con el arraigo tanto físico como energético y esto para mi es básico en esa sensación de bienestar que produce cuando te tocan los pies. 

¿Y LOS NIÑOS?

Los niños, a no ser que tengan muchísimas cosquillas, adoran que les toques los pies. No todos, es cierto, hay niños que rechazan ese contacto.

Pero es habitual que les guste mucho y que cuando han experimentado las sensaciones de que les den un masaje en los pies o simplemente, se los toquen, vuelvan a pedirlo otro día, y otro, y otro…

BENEFICIOS DE TOCAR LOS PIES A LOS HIJOS

Les relaja

Les afloja toda la musculatura. Aflojando los músculos de los pies, directamente aflojamos también y casi sin querer, toda la musculatura de las piernas, etc.

Da seguridad

Sentir que abrazan su base, de manera inconsciente les hace sentir más seguros, con una base más sólida. En la primera infancia, un tiempo en el que todo es tanto cambiante, ofrecerles seguridad de distintas formas y vías es esencial.

Da sensación de ser abrazado

Como ya he explicado, el hecho de tocar los pies da una sensación muy envolvente, como si nos abrazaran todo el cuerpo. Una sensación muy (de alguna forma) intra-útero. 

Experimentan sensación de arraigo

Aunque parezca algo abstracto, es muy importante. Porque ese sentirse arraigado, con una base sólida, permitirá también que construyan su persona con un buen sostén. Donde sentirse apoyado. 

Ayuda a que puedan notar la sensación de “soltar”

Cuando les tocamos los pies, estos se relajan, pero no sólo ellos, sino todo su cuerpo. También esta sensación ayuda a soltar toda la tensión que hayan podido acumular, física, emocional o mental. Sentir que puedes soltar y que alguien sostiene es muy poderoso y agradable.

Estrecha el vínculo

Cuando masajeamos los pies de nuestros hijos, estrechamos nuestro vínculo aunque no hablemos cuando lo hacemos. Es un momento en que les dedicamos mirada exclusiva, en que les miramos y les atendemos, y en el que compartimos una experiencia placentera ambos. 

Pasamos tiempo juntos en cuerpo y alma

Estamos presentes, los dos, en esa acción. Muchas veces los niños es lo único que necesitan de nosotros a nivel emocional: presencia abierta y consciente. Y tiempo. Eso no sólo es agradable para el cuerpo sino que cura el alma.


Quizás también te guste leer un post que escribí hace años: “Dame un masaje”

Espero haberte convencido de lo importante de que es que toques los pies a tus hijos y que os los toquéis con tu pareja. Ya verás qué sensaciones más agradables a nivel físico y emocional…

Y ahora cuéntame, ¿es algo que ya hacéis en casa? ¿les gusta?

41 Comentarios

  • Ana

    Sin saberlo llevo haciéndolo mucho tiempo! Q satisfacción aportarle tanto con tan poco.

    • miriam

      Pues me alegro! Qué bien que ya lo hicieras! 🙂 Un abrazo.

  • Mercedes

    Mi niño desde siempre me ha pedido primero por qué le dolían y luego cuando quiere q le haga caso q le toque sus pies, y se queda como explica en este artículo muy muy relajado. Yo solo recibí un masaje en los pies y reconozco que fue increíble!!

    • miriam

      Uf, pues te recomiendo que busques quien te los toque, ya sea tu pareja, tu masajista o quien sea, o incluso que te los masajees tú mientras miras la tv o lo que sea. Sienta muy bien. Un abrazo!

  • Elizabeth

    Hola Miriam te saludo desde Perú, que bueno encontrarme con esta información. Mi mamá siempre me lo repitió y por eso lo hago con mi bebé( niño ya) pero recién ahora me doy cuenta que si existe una explicación a el porque me insistía tanto mi madre jaja. Un gran abrazo y sigo pendiente de todo lo que públicas ¡Me encanta! 🙂

    • miriam

      Qué bien… que te los tocasen y que los toques… allí, esparciendo seguridad, acariciando y sosteniendo la base para que pueda echar buenas raíces 🙂 Un abrazo.

  • Maria

    Igual que Ana es algo que me encanta! Sobre todo cuando toman el pecho me encanta acariciarles los pies. Son tan bellos!!! Me alegra que aporte tanto. Comenzaré a hacerlo de forma más consciente y lo retomaré mas frecuentemente con mis hijos mayores. Gracias!!!

  • Meritxell

    Doncs jo no ho he fet mai, però ho probaré, a veure que tal.

  • Ainhoa Luque

    Desde que nació lo hago, como tú mientras estaba en el pecho le acariciaba. A medida que crece de diferentes maneras y sé que le gusta muchas veces cuando dejaba de hacer me cogía la mano y la llevaba a los pies. Muchas noches le hago mini masaje para que afloje y se ve tan receptiva..le suelto los bracitos, piernas… a veces la veo tan cargada

    • miriam

      Claro, es que cuanto antes empezamos, más se sienten familiarizados con ello y más lo piden! 🙂 Es tan gustoso…

  • Lorena

    Mi hijo de 2 años y medio me pide q le coja los pies para dormirse, los pies o las manos. Y a mi me encanta, con mi pareja, tumbada junto a él, apoyar la planta d mis pies sobre el empeine de los suyos y hacer presion, me relaja taaanto

  • Jenny

    Desde ahora voy a poner en práctica lose los pies con mi nena. Gracias Mirian por todo lo que nos aportas a todas la mamis y a los peques sobre todo si somos primerizas

    • miriam

      Celebro que te guste, Jenny. Un abrazo!

  • Ninoska

    Gracias Miriam por la educación. La verdad yo si procura darle masajes sobretodo espalda y piernas y pies. Creo que no soy tan buena comunicándose por lo que le doy masaje para que sepa que la quiero. Mi niña tiene 3 años.

    • miriam

      Es que el tacto comunica mucho… a veces, las palabras no bastan! Y lo que da el tacto es muchísimo! Un abrazo!

  • veronica

    Yo a mis hijos y marido les tocos los pies me encanta e incluso me relaja a mi tambien. Mi padre todas las nocjes en el sofa,me tocaba los pies yo recuerdo que me quitaba los calcetines y el me masejeaba me encantaba,no sabia yo que era tan bueno gracias.

    • miriam

      Oh, qué bien que lo hayas gozado. Es bonito ver como patrones tan positivos pasan también de padres a hijos… gozándolo todos… Un abrazo!

  • Aina

    Ostre Miriam! Gràcies pel post. Ma mare sempre me’ls ha tocat i enyoro tant aquella sensació…li explico sempre al meu home però no ho acaba d’entendre i no hi fa tan bé com ma mare…ara que tinc un fill i un altre en camí, seguiré tocant els seus peus, és molt agombolador i reconfortant!

    • miriam

      Potser si els hi toques tu i veu com n’és de gustós y d’envolvent, entendrà més què sents quan te’ls toquen 🙂

  • Eli

    A mí niña le encanta, desde bebé y yo sin saberlo se los tocaba continuamente sobre todo cuando tomaba el pecho y ella me agarraba mi dedo con sus deditos de los pies. Ahora sigo haciéndolo porque me encantan sus pies y a ella le encanta porque además le cuento lo q hacía de bebé y me lo sigue haciendo. No me gustan los pies de nadie pero los suyos me apasionan me encanta tocarlos, darle besitos y mordisquearlos. Gracias por la información

    • miriam

      Es que los pies de los hijos son lo más… aunque crezcan siguen siendo tan especiales esos pies…! 🙂 Un abrazo!

  • Anna

    Hace unos meses, una vez que mi hija estaba muy engorrosa después de todo un día fuera de casa y no se podía dormir del cansancio que llevaba encima se me ocurrió darle un masaje de pies a ver si se relajaba. Y desde entonces es ella (tiene dos años ahora) la que me pide “un massatget als peus” (una masajito en los pies) cuando está muy cansada. Le encanta, y leyendo tu artículo ahora entiendo mejor porqué.

    • miriam

      Oh, qué bien… tú llegaste a eso de forma intuitiva… la parte sabia que nos conduce al mismo camino…! Me alegro!

  • Ainara

    jo també ho provaré!! La meva sogre per intentar adormir els nenes, sempre els hi ha tocat els peus.

    • miriam

      Ja veuràs com els agradarà! I a tu també! 🙂

  • Nerea

    Que bien que desde que mi hijo tenía un año más o menos su modo de echarse la siesta es tumbado masajeandole los pies y cantándole la canción que el en ese momento me pide

  • B

    si!!
    me encanta, y les relaja
    mi papá ya me lo hacía a mi…
    siempre les he fotografiado los pies a mis bebes hay, algo más tierno?

    • miriam

      A mi me re-chiflan!!!! 🙂 Un abrazo!

  • Mariana

    Que hermoso! empezaré a hacerlo con mi hijo de casi dos años <3

    • miriam

      Bien, ya verás como os gustará… 🙂 Un abrazo!

  • Alba

    Ai Miriam!! Como mamá y podóloga me encanta este post!!

    • miriam

      Qué bien, me alegro! 🙂

  • Claudia

    Gracias Miriam! Con mi hijo muy pocos masajes en los pies pero si en la espalda, manos y cara. Y a mi esposo por lo menos una vez a la semana le hago un masaje de pies porque lo relaja muchísimo. Conmigo lo hemos intentado… pero soy muy cosquillosa.

    • miriam

      Estupendo… el masaje en familia es genial! 😉

  • Anna

    Hola Miriam, el meu pk te 20 mesos, desde que ha nascut sempre li faig massatges a tot el cos, ara ja fa uns dies quan li dic vols que fem un massatget? d’esseguida aixeca els peus. També ens mengem els seus peus, sentit figurat , son tan bonics!!!!
    Gràcies per tot el que publiques, aprenc molt i m’ajuda moltíssim

  • Míriam

    Doncs jo fa temps que els hi faig un massatget després del bany amb un oli per augmentar les defenses i la veritat és que els hi agrada molt. Estic contenta d’haver llegit aquest article, a partir d’ara els hi acariciaré més.

    • miriam

      Que bé, me n’alegro! 🙂

Dejar una respuesta

X