Tag: amor

7 años contigo

7 años contigo

7 años contigo ya… Esta madrugada hará 7 años que naciste. Siento que ha pasado volando y a la vez, que hay un mundo entre ese día y hoy. Nada es lo mismo y en esencia, tu y yo supongo que lo somos; las mismas almas que ese día hicieron ese camino tan costoso hasta abrazarse en cuerpo y carne.…

Amar a los hijos no es suficiente

Amar a los hijos no es suficiente

Amar a los hijos no es suficiente, con amarlos no basta. Amar a tus hijos puede que no les baste si no lo notan en tus actos, en tu mirada. Amar a un hijo que has gestado, parido y criado es fácil. Es casi inevitable, es espontáneo y se hace sin esfuerzo. Pero demostrárselo, que ese amor le llegue a cada poro de…

¡Qué regalo!

¡Qué regalo!

Hay momentos de lucidez. Hay momentos en que todo tiene sentido y que lo ves todo claro. A menudo estos momentos de claridad me vienen cuando estoy relajada, cuando voy a otro ritmo y cuando os miro, a las dos, y conecto con lo real de verdad. En estos momentos siento que todo es efímero, que la muerte y la vida…

Cómo tener más paciencia en 10 pasos

Cómo tener más paciencia en 10 pasos

Bueno qué tal? Qué os ha parecido? Cómo andáis de paciencia? Es cierto que es necesario tener mucha en la maternidad/paternidad y a menudo los padres nos quejamos de que se agota a días o a ratos y a veces no sabemos qué hacer para no llegar a esos límites que no gustan a nadie. Creo que es muy importante…

Cuídate

Cuídate

Hace 15 días me di cuenta: hacía semanas que me había descuidado. Todo tenía alta prioridad, todo menos yo: las niñas, la familia, el trabajo, los videos, las consultas, las redes, la casa, la compra, la colada… todo. Mi cuerpo empezó a quejarse, y me quedé clavada de la espalda un lunes y el martes, encima, me empezó a doler…

Parar y agradecer

Parar y agradecer

La vida maternal o paternal es tan frenética y a ratos tan agotadora, que a veces parece que sólo nos quejamos. Nos preguntan que qué tal estamos y respondemos “uf, cansados”, porque es cierto, creo que no hay etapa de la vida tan agotadora como la que vives cuando tienes hijos pequeños. El ritmo es tan rápido, tanto a nivel…

Respira

Cuando sientas que la maternidad te desborda, respira. Cuando no sepas cómo calmar este bebé que acaba de salir de tu vientre, respira. Cuando las visitas, el ruido, la luz excesiva y la poca empatía te hagan daño, respira. Respira y no pienses, no pienses en nada. Observa cómo la mente va lanzando pensamientos al vuelo, pero te agarres a ellos, sólo observa y respira.

Amarte

Amarte. Amarte desde el fondo. Amarte con la piel y con los huesos. Amarte, por primera vez, desde la invisibilidad de lo que sólo se piensa. Amarte desde el tacto, después: benditas manos, que podían tocarte. Amarte por todo y por nada. Porque no puedo hacer otra cosa, porque con esto, no hay escapatoria.

Ataques de amor

Ataques de amor

Empecemos por explicar qué es un ataque de amor: es aquel momento, inesperado, que no viene a cuento, en el que empiezas a sentir algo que se mueve dentro y que te hace decir “te quiero” o te hace correr a abrazar, besar o acariciar a alguien para que note cuánto le quieres. Los ataques de amor siempre son espontáneos y el que los recibe no está nunca prevenido. Pueden pasar al lado de la persona que suscita el ataque o también cuando se está solo por el mero hecho de pensar en él/ella. Ante un ataque de amor se debe actuar siempre porque si se reprime o se bloquea dentro del cuerpo, puedes estar seguro de que pronto te llegará alguna contractura en la espalda o te sentirás frustrado, porque aquel torrente de energía en forma de oxcitocina pura no habrá encontrado vía libre.

X