Tag: criar

Criar en tiempos revueltos: cómo acompañar tantas emociones

Criar en tiempos revueltos: cómo acompañar tantas emociones

Hace mucho tiempo que este post se estaba gestando dentro de mi. Primero porqué mamás venezolanas me pedían que escribiera algo al respecto ya que ellas estaban viviendo mucha incertidumbre y querían herramientas para gestionar tantas emociones. Podía comprenderlas, pero intentaba escribir y no me salía nada. Es muy fácil opinar cuando algo no lo has vivido en propia carne…

Rabietas: “Le dura un momento”

Rabietas: “Le dura un momento”

Cuantas veces hemos escuchado: “llora como si le mataran, pero al cabo de nada de irte, ha dejado de llorar y se ha puesto a jugar”. A veces, estas frases pueden hacer pensar que en realidad, al niño no le pasaba nada, porque si le pasara algo muy grave, no dejaría de llorar. ¿Es así? Pues no necesariamente… Algunos creen…

Relleus

Un día me encontré a una amiga que hacía tiempo que no veía. Mientras hablábamos, me fijé que en la mano tenía alguna palabra escrita. Me contaba que iban a tope con el trabajo, los dos niños y que tenía la sensación de no llegar a nada. Cuando le pregunté qué llevaba escrito en la mano, lo miró (ya no se acordaba) y se puso a reír. “Adivínalo”, me dijo, y lo tuve clarísimo: “Te has apuntado algo que tienes que contarle a tu marido” y nos pusimos a reír las dos porque sí, era exactamente eso.

Hacía sólo unos días yo misma había escrito en un papel una lista con tres palabras. Eran, de hecho, tres temas, tres cosas que no podía olvidar decirle a mi compañero.

Criar a los hijos: un espejo constante

Criar a los hijos: un espejo constante

Desde el momento que nos embarazamos debemos pensar que estamos ante un espejo. Un espejo enorme, donde cabemos de cuerpo entero y que, nos guste o no, nos desnuda. Hombres y mujeres aquí no somos distintos, el espejo nos viene a llamar a la puerta a todos con la llegada de un hijo, nadie se escapa. La mayoría de veces, no somos conscientes de que lo que nos pasa es fruto del espejo y buscamos y buscamos, sin éxito. No encontramos la raíz, ni el motivo, ni sabemos cómo salir de aquella situación que quizá, nos angustia.

Los retos de la crianza de los hijos

Los retos de la crianza de los hijos

Todos intentamos criar nuestros hijos todo lo bien que podemos y sabemos de acuerdo con nuestras capacidades, con nuestro bagaje y con nuestra información y conciencia. Todos queremos que sean felices y de alguna manera, nos fijamos este objetivo a pesar de que muchas veces no acabamos de tener claro que quizás un día serán felices pero no habrán respondido, en absoluto, a nuestras expectativas.

Porque por más que intentemos no tenerlas, a menudo los padres tenemos expectativas respeto a los hijos. Queremos, esperamos, deseamos y a menudo proyectamos demasiado hacia ellos. A veces incluso, hay padres que viven su vida a través de la de ellos y un tropezón del niño en 1r de ESO lo viven como si fuera el suyo propio. Criar los hijos no es fácil, esto ya lo sabemos, pero hoy me apetecía hablar de una cosa que veo demasiado a menudo y es que muchas veces no estamos preparados o nos sorprende muchísimo que nuestro hijo tenga su propio carácter.

Casas con niños

Casas con niños

Sabes enseguida, cuando entras en una casa, si allí vive algún niño o no. No sólo por los objetos que que hay allí sino por el aire, por lo que se respira, por algo intangible que te dice, sin posibilidad de equivocación, “aquí vive un niño”.

A mí las casas con niños me gustan. Me gusta esa especie de caos que rezuman casi todas las casas donde viven niños que aún maman, niños que gatean, niños que caminan pero que todavía llevan pañal, niños que ya aprenden a leer y escribir, niños que empiezan a ir de campamentos… Son casas donde no todo está en su sitio porque simplemente, es imposible, porque hay alguien pequeño que lo revuelve todo y que tiene otro tipo de orden y lógica de donde va cada cosa. Son casas donde cuando te sientas en el sofá te podrías encontrar, tranquilamente, un coche pequeñín, un muñeco de peluche o un plastidecor medio roto que alguien ha abandonado allí encima cuando decidió ir a buscar cualquier otra cosa…

Vivo en la clandestinidad

A veces me siento como si estuviera viviendo en la clandestinidad, como si buena parte de mi vida la estuviera viviendo en una especie de secreto permanente… La clandestinidad ha ido aumentando en la misma proporción que Laia se ha ido haciendo mayor: cuando era pequeña todo el mundo veía “normal” que le diera el pecho, ahora no. Cuando era pequeña todo el mundo veía “normal” que durmiera en nuestra habitación, ahora no. Cuando era un bebé todos veían “normal” que le respetásemos sus procesos evolutivos y de aprendizaje, ahora ya no tanto.

¿Hay que obligar a los niños a pedir perdón?

¿Hay que obligar a los niños a pedir perdón?

Seguro que muchas veces habréis oído alguien decir a sus hijos: “pídele perdón”. Dicho así es una orden, una obligación y el niño sólo puede optar entre decirlo y por lo tanto hacer caso a sus padres o pasar de todo y llevarse una buena bronca. Pero aunque lo diga, no estaremos seguros de si lamenta lo que ha pasado, porque no ha salido de él/ella… No soy partidaria de decir a los niños que pidan perdón. Soy partidaria, en cambio, de que entiendan qué significa, y para que esto ocurra, tienen que ver que nosotros pedimos perdón. El perdón debe ser algo habitual en casa, en su entorno. Hay adultos que no piden nunca perdón, ni a su pareja, ni a quien sea que hayan podido ofender y mucho menos a los niños. Como si pedir perdón cuando hacemos algo mal, cuando nos equivocamos, aunque sea con la mejor de las intenciones, sea rebajarnos. Como si fuera una mancha en el expediente de nuestro propio orgullo.

Confianza en los hijos

Confiar parece fácil pero quizás no lo es tanto. Confiar en la vida, en nosotros mismos y en los que nos rodean, no siempre lo es, de fácil. Hay gente a la que le han hecho tanto daño, o ha sufrido tanto a lo largo de la vida que son desconfiados por naturaleza y no lo pueden evitar. Les gustaría confiar, estar tranquilos, pero siempre desconfían de todo y de todos. No pueden creer que las cosas acabarán saliendo bien, ni tampoco pueden acabarse de soltar y confiar plenamente en nadie…

Tenir fills: la criança

Cuando somos padres o madres primerizos, y cogemos a nuestro hij@ por primera vez, es difícil imaginar hasta qué punto no sabemos nada… Por mucho que hayamos leído, por mucho que nos hayamos preparado, por mucho que hayamos imaginado y escuchado… en esto de ser padres y madres, nos queda casi todo por aprender… Todo lo que sucede después del parto sigue teniendo una intensidad tan grande y yendo tan rápido que a veces parece que estés dentro de un tren descontrolado sin maquinista…

X