Tag: paternitat

Paternidad: los inicios

Paternidad: los inicios

En este video os he querido hablar de la paternidad pero sobretodo de los inicios, porque los inicios, a veces, son difíciles para todas las partes: madres, padre y bebé. Y quizás es lo que más sorprende. Tenemos muchas expectativas, los padres también. Después de haber pasado un embarazo esperando a su querido bebé, un día finalmente lo tienen en…

10 cosas que hay que saber antes de tener hijos

10 cosas que hay que saber antes de tener hijos

Qué tal, qué os ha parecido el video? Como cada martes, aquí va mi ampliación: Todo el mundo opina: ¿o no? Es tremendo y supongo que a la vez, es bastante normal. Lo de tener hijos es tan apasionante y a la vez “removedor” que todo el mundo tiene que opinar de todo. Porque aunque alguien no tenga hijos, sí…

La foto a Facebook

Es domingo. Os habéis levantado juntos y hace buen día. Os apetece hacer algo especial y decidís ir a la playa. Los niños gritan “¡sí, playa!” y os ponéis en marcha. Pero cuando tienes hijos, desde que decides hacer algo hasta que la haces pueden pasar, por lo menos 2 horas. Porque antes de salir de casa os ducháis, os vestís, desayunáis todos en calma y empezáis a preparar las cosas para iros, que no son pocas: el patinete para correr por el paseo marítimo, el frisby para jugar en la playa, algo de comer durante el viaje, pañales, toallitas, etc.

Corazas

Hay una cosa en la maternidad/paternidad que a veces incomoda muchísimo y es que las corazas que teníamos y que llevábamos con más o menos esportividad y orgullo, se funden. Nuestros hijos tienen la capacidad innata de vernos como somos, más allá de lo que queremos esconder o deseamos aparentar. No hay escapatoria, cuando tienes hijos: te descubren, te desnudan y no hay coraza que ellos no puedan atravesar o fundir de una mirada.

Criar con respeto es importante

Cuando crías con respeto y vínculo hay días duros. Cuando son bebés, hay días que lloran sin cesar porque algo que no sabes descifrar y los meces, los amamantas, los paseas… Noches que se despiertan más veces de las que creías posible, días que se enfadan y protestan y parece que a todo lo que tú dices él responde “NO”. Porque hay días que estás cansada y no puedes con tu alma. Que te gustaría tener la cena hecha, la cocina recogida, la casa en perfecto estado de revista, la ropa plegada y en los armarios, etc. Que te gustaría tener lo del trabajo resuelto.

No sé si a tu et passa

No sé si a ti te pasa, pero ahora que soy madre de dos y que vuelvo a estar en plena vorágine criando, no echo de menos ni ir a cenar con las amigas, ni ir a bailar, ni viajar (bueno, esto un poco), ni… sólo echo de menos a mi marido, mi compañero, mi amante… Porque en esta vorágine, a ratos es difícil incluso tener un momento para mirarnos a los ojos, para re-encontrarme en él, para re-encontrarse en mi. Porque cuando uno acuesta a una niña, el otro acuesta a la otra, porque cuando uno baña a las niñas, el otro hace cenas, porque cuando uno lleva al cole, la otra da el pecho… y así un día y otro.

No, no los criamos igual

Yo antes pensaba que sí. Que si tenías dos hijos, los criabas igual. Que cualquier pareja o trío de hermanos eran criados de la misma manera. Yo pensaba eso cuando sólo tenía una hija. Ahora, que hace 9 (en mi barriga) + 8 meses que tengo dos, he cambiado de opinión y pienso que no, que no se crían igual porque es directamente imposible.

Hoja de ruta

Hoja de ruta

Si algo me fascina de los niños (y de las personas) es que no hay ni uno igual. Vivimos en un mundo donde parece que todo tenga que tener hoja de ruta y donde ésta debe estar trazada mucho antes de comenzar el viaje. Con los hijos esto no funciona porque todos llegan sin hoja de instrucciones y cada uno viene con su propio mapa. Un mapa que parece vacío, en blanco, y que los padres tenemos que ir intuyendo qué se dibuja en él.

Criar en el present

Que la vida está en constante cambio, eso lo sabemos todos. Pero quizás hasta ahora no lo habíamos visto, oído, palpado, con toda su fuerza. La crisis global en la que estamos inmersos hace que no podamos prever casi nada; no sabemos si mañana tendremos trabajo, si tendremos que cambiar de país para tenerlo, etc, y cuesta mucho hacer previsiones. Hace unos años la gente hablaba de trabajo, vivienda… y de vida en general, y a menudo se añadía la palabra “estable”. Ahora ya no. Porque parece que nada lo sea, porque ahora sí, notamos y sentimos que absolutamente todo está en continuo movimiento.

Fin de curso

Recuerdo el día que escribí el post “HOY EMPIEZO ALGO NUEVO” Era septiembre y empezaba el curso. Nuestra hija comenzaba la escuela por primera vez ya que nunca ha ido a la guardería, y yo me veía ante un nuevo panorama. De tempos, de ritmos, de personas, de cosas nuevas… sentía ilusión y expectación a la vez. Y en un abrir y cerrar de ojos el curso ha terminado.

A los que estáis con ese nudo en el estómago porque vuestros hijos tienen que empezar la nueva etapa en septiembre os diré que para mí ha sido un gran aprendizaje. Durante este curso todos hemos crecido en todos los sentidos; nos hemos separado cada día primero sólo por la mañana y cuando ella ya lo quiso, también por la tarde. Ella ha aprendido a quedarse en un ambiente que no se parecía en nada al que estaba acostumbrada y aunque al principio le sorprendía la diferencia, pronto comenzó a saborearla.

X