Blog de Crianza Consciente

cuerpo

Actualidad, consejos, reflexiones... ¡y mucho más!

Empecé el blog en febrero de 2011, en este apartado encontraras más de mil posts sobre crianza consciente, reflexiones, consejos y mucho más para ayudarte a vivir una maternidad y paternidad plena, consciente y feliz. En mi canal de YouTube encontrarás más de 200 vídeos que te ayudaran a poner perspectiva y humor a tu día a día.

Usa el buscador para encontrar lo que necesitas.

¡Guapa!

Sé que después de parir tardé siglos a volver a sentirme guapa. A volverme a sentir “estupenda”, a volver a tener ganas de arreglarme, de pintarme, de presumir… Si os tengo que ser sincera, no me importaba lo más mínimo. Yo era feliz dentro de mi burbuja de mujer acabada de parir, de mujer con los pechos a punto de reventar llenos de leche que mira y admira aquella criatura que ha gestado 9 meses dentro del vientre. Si estaba guapa o no, a mí, me importaba (cómo acostumbro a decir) 0. Al cabo de unos meses de burbuja, me di cuenta que me costaba volver a sentir mi cuerpo… mío. Era cómo si todavía no me acabara de pertenecer. La cicatriz, las tiranteces, los pechos… todo ello lo hacía algo más difícil y de hecho, hablé de esto en el post… “¿QUÉ LE PASA A MI CUERPO?”

Leer Más >>

La regla

Recuerdo el primer día que me vino la regla. Era un domingo y era casi de noche. Estábamos en el sofá, en un típico día de otoño en que te sientes perezoso y sólo tienes ganas de estar tumbado en el sofá. De pronto sentí algo extraño en la parte baja del abdomen, me levanté de golpe y vi que me había manchado los pantalones de sangre. Mi madre estuvo contenta, me acuerdo. Yo no. La sensación era desagradable y además, me sentía extraña, decaída, con poca energía. No sé cuántos años tenía, sólo recuerdo que fui de las primeras de la clase en tener la regla. Recuerdo aquella época, en que la regla y todos los cambios físicos de la adolescencia eran un tabú. Daba vergüenza comentarlo a las amigas, daba vergüenza tenerte que cambiar; era engorroso, era desagradable, dolía… O quizás dolía porque yo, todos estos cambios, no los supe llevar muy bien.

Leer Más >>

Enfermedades y lactancia

Yo siempre he sido una persona delgada, bastante, y siempre he pesado poquito. Con el embarazo gané 11 kilos que todo el mundo opinaba que me habían sentado tan y tan bien. Con el nacimiento de Laia, poco a poco, y con el paso de los meses, todo fue volviendo a su lugar. Los kilos que había ganado en el embarazo fueron desapareciendo y me volví a quedar delgada, tanto como antes o quizás un poco más. La gente pierde la memoria muy rápidamente, y resulta que todo el mundo me encontraba demasiado delgada. Es cierto que lo estaba, pero yo comía como nunca, y además, ya estaba acostumbrada a que todo el mundo opinara sobre mi peso (a ojos de los demás) siempre demasiado bajo.

Leer Más >>
Reconciliación
Lactancia
Míriam Tirado

Mis pechos

23.6.2011 Fui de las primeras niñas de la clase a quien le salieron los pechos. Juraría que la primera, por

Leer Más >>