Blog de Crianza Consciente

posparto

Actualidad, consejos, reflexiones... ¡y mucho más!

Empecé el blog en febrero de 2011, en este apartado encontraras más de mil posts sobre crianza consciente, reflexiones, consejos y mucho más para ayudarte a vivir una maternidad y paternidad plena, consciente y feliz. En mi canal de YouTube encontrarás más de 200 vídeos que te ayudaran a poner perspectiva y humor a tu día a día.

Usa el buscador para encontrar lo que necesitas.

Cajón de sastre
Míriam Tirado

Lo que nadie nos dijo, ¿o quizás sí?

Después de mi primer parto, que terminó en cesárea después de una fase de preparto dolorosa que se alargó 3 días, le reproché a mi madre por qué no me había dicho que la fase de preparto podía ser tan larga. Ella hacía ya más de 20 años que se dedicaba a preparar parejas para el parto y la maternidad/paternidad y nosotros habíamos asistido a sus sesiones. La cara de sorpresa que puso no os la puedo reproducir, pero sí lo que me contestó: “¿Perdona? Lo digo siempre, en todas las sesiones cuando hablamos de esta fase: que puedes ni darte cuenta, que puede durar horas, o que puede alargarse días!” El problema no es que ella no lo hubiera dicho (que sí lo había hecho), sino que yo no lo había retenido. ¿Por qué? Pues porque no me interesaba. No me interesaba pensar que justamente yo sería la de fase dolorosa y larga de preparto.

Leer Más >>

En estos nueve meses

9 meses. Lua tiene nueve meses y días, y cuando decidía qué escribir hoy he pensado que ya hacía 9 meses que era madre de una segunda hija. En este tiempo han pasado tantas cosas… Me he sentido abatida después de lo que ocurrió en abril, he resurgido de las cenizas y me he sentido más enérgica que nunca, he sido profundamente feliz criando a mis dos hijas, me he casado con el hombre más maravilloso que he conocido, me he sentido inspiradísima para explicar el parto y los posteriores días al nacimiento de Lua y hemos vivido la primera Navidad de 4.

Leer Más >>
0 a 1 años
Míriam Tirado

Carta abierta a familiares y amigos de los nuevos padres

Esta carta va dirigida a abuelos, suegros, cuñados, tíos, sobrinos, primas, bisabuelos, y todos los tipos de parentesco que os podáis imaginar. Pero también a vecinos, amigos, conocidos y desconocidos.

Seguro que nos ha hecho muchísima ilusión que nuestro hermano, nuestro hijo o nuestro … (lo que sea, poned el parentesco que queráis), haya tenido un hijo. De alguna manera, este bebé es también «algo» nuestro y tendremos relación con él (que no quiere decir vínculo porque quizás esto no se gestará) toda la vida. Es decir, que para siempre será nuestro nieto, o sobrino, o lo que sea… Estoy convencida de que casi sin haberlo visto nunca ya lo amamos y nos imaginamos cómo será cuando venga a comer a casa, o el día que los padres nos lo dejen un rato o si algún día nos quieren de canguros. Tenemos expectativas, muy seguramente, y mucha ilusión.

Leer Más >>
0 a 1 años
Míriam Tirado

Cuando el guión se rompe

Edurne camina deprisa. Hace unos diez minutos que ha salido de casa y todavía siente aquella opresión en el pecho que la ahoga. Tiene ganas de empezar a correr pero no sabe hacia dónde, y no lo hace. Sólo camina deprisa hacia ninguna parte, deseando que cada paso que hace un poco más rápido, le vaya calmando aquel peso enorme que lleva días sientiendo en la boca del estómago y que no la deja respirar. Ni cuando bosteza, no puede acabar de inflar los pulmones. Tiene continuamente esa sensación tan desagradable de que se ahoga, de qué le falta aire, de que no podrá respirar y caerá al suelo de un momento a otro…

Leer Más >>

¡Guapa!

Sé que después de parir tardé siglos a volver a sentirme guapa. A volverme a sentir “estupenda”, a volver a tener ganas de arreglarme, de pintarme, de presumir… Si os tengo que ser sincera, no me importaba lo más mínimo. Yo era feliz dentro de mi burbuja de mujer acabada de parir, de mujer con los pechos a punto de reventar llenos de leche que mira y admira aquella criatura que ha gestado 9 meses dentro del vientre. Si estaba guapa o no, a mí, me importaba (cómo acostumbro a decir) 0. Al cabo de unos meses de burbuja, me di cuenta que me costaba volver a sentir mi cuerpo… mío. Era cómo si todavía no me acabara de pertenecer. La cicatriz, las tiranteces, los pechos… todo ello lo hacía algo más difícil y de hecho, hablé de esto en el post… “¿QUÉ LE PASA A MI CUERPO?”

Leer Más >>

¡No la soporto!

La habitación de hospital era pequeña, casi no cabían. Lidia había parido, por suerte, de madrugada y la familia había tardado en llegar tres o cuatro horas que le habían parecido caídas del cielo, tanto a ella como a Martín su marido. Habían podido estar solos, los tres. Pau había pesado 3,530 después de un parto que a esas alturas a Lidia aún le parecía «normal». Estaba cansada, con ganas de sentirse con más fuerzas. Se sentía rara, no sabía muy bien cómo coger aquel hijo que era suyo, ni cómo darle el pecho, ni cómo cambiarle el pañal…

Leer Más >>