Tag: energia

Eres una mujer

Hace muchos años, mucho antes incluso de empezar a salir con tu padre, supe que un día tendría una hija. Lo sentía, lo intuía y así fue. Tiempo después y contigo ya dentro de mi barriga empecé a pensar cómo sería, tener una niña en casa. Una niña que un día se convertiría en una mujer. Inevitable no pensar en el primer día que eres consciente de que crecen los pechos, en la primera regla, en el primer embarazo… Recuerdo una tarde, embarazada y tumbada en el sofá, sola en casa y escuchando música, con las manos en mi vientre: me dije a mí misma que me gustaría hacerte disfrutar de ser una mujer.

Travessar la malaltia

El jueves de la semana pasada empecé a encontrarme mal. Ya estaba afónica, tenía dolor de garganta y malestar, aquel dolor de huesos que parece que te hayan dado una paliza. Laia estaba estupenda y seguir su ritmo se me hacía difícil. El viernes por la mañana me quedé en la cama y por la tarde fui a trabajar, aunque todavía no estaba del todo bien. Pensé que no pasaría nada, que seguro que ya iba de baja. Cuando llegué a casa me sentía muy cansada y no me acababa de encontrar bien, pero pensé «ahora ya podrás volver a descansar». Al cabo de un rato, toqué a Laia y la noté hirviendo. Ella estaba pletórica: contenta, activa… pero con fiebre. Estaba a 38 y medio.