palabras que duelen

Palabras que duelen

Hace muchos meses que pensaba escribir sobre aquellas frases que toda embarazada ha oído alguna vez. Aquellas frases que toda mujer en plena crianza respetuosa ha tenido que “sufrir”, también alguna vez… Yo no soy la excepción, y las frases que vendrán a continuación (que no pienso comentar porque no hace falta) han creado diferentes estados de ánimo en mí; a veces me han dolido, o me han provocado rabia, indignación, indiferencia,… Depende de la frase y de las circunstancias en que se decía, o de “mi momento” personal en ese preciso instante. Pero casi todas tienen algo en común; la mayoría de veces no obtenían respuesta y si eran consejos, nunca los había pedido. A menudo me quedaba tan perpleja al oírlas, que sinceramente, no sabía qué decir. La última me la dijeron ayer mismo, en una cafetería, cuando mi hija de un año y medio, se puso a mamar después de zamparse un bocadillo de jamón serrano. Ayer, tampoco respondí y ayer… sí, me molestó.

“¿Estás embarazada? ¡Ya era hora! Un poco más y te pasa el arroz”,”Prepárate que se te acaba la tranquilidad”,”¿Y no te mareas? Que raro … yo me mareé tres meses seguidos y como mínimo, así sabía que estaba embarazada”, “No comas tanto, a ver si engordarás demasiado”, “¿No te haces la amniocentesis? Tú misma…”, “Uy, aprovechad ahora para salir, ir a cenar, … porque ¡se os ha acabado!”, “Duerme ahora porque cuando nazca, ya no lo volverás a hacer”, “ostras, ¿qué barriga más grande, no?” o “¿No tienes mucha barriga, no?”, “¿Qué, eso de estar embarazada es un palo, verdad?”, “¿Todavía no has parido?!”, “¿Que le quieres dar el pecho? Eso será si tienes leche”.

“Qué mona … ¿es buena?”, “¿Por qué la tienes en brazos, ahora que duerme? Mejor déjala en la cuna”, “¿Ya vuelve a mamar?”, “Caray, ¿sí que mama, no? ¿Esto es normal?”, “Caramba, que gordita, ¿seguro que no le das suplemento?”, “¿Dices que duerme con vosotros? Uy, se quedará allí para siempre”, “Tantos brazos, ¡la váis a malcriar!”, “Vigila que os va a tomar el pelo…”, “¿Y no tenéis miedo de aplastarla, cuando está durmiendo? ¿Y si la asfixiáis?!”, “No hace falta que sufras tanto, total, ahora no se enteran de nada, tan pequeños …”, “¿No va demasiado tapada?” y la otra versión “Señora, ¡que la va a matar de frío!”, “Si llora, es porque tiene hambre, dale el pecho”, “No sé qué os pasa ahora con los biberones … los míos crecieron todos con leche de farmacia y están súper guapos”, “Es que si le quitaras el pecho seguro que dormirías seguido. Que yo le daba el bibi de cereales bien cargadito antes de ir a dormir y fantástico!”, “Y ¿no quieres hacer el método Estivill? A nosotros nos fue de maravilla; tres semanas de llanto y listo”, “¿Todavía no trabajas? , ¿No deberías volver a tu vida? ¡Te iría bien!”, “¿Que no va a la guardería? Pero ¿la llevarás pronto, no?”, “Les va muy bien para socializarse … cuanto más temprano, mejor”, “Es que las madres lo queréis todo, estar con los hijos y trabajar en algo que os guste!”, “Tantas reducciones de jornada … ¡a ver si las eliminan de una vez! “, “Pero retírale el pecho, ¿no? O se lo piensas dar hasta que vaya a la mili…”, “Mira, yo pienso que una buena torta bien dada en determinado momento, no es malo, al contrario, así ellos saben dónde está el límite! Mi padre lo hacía, y no tengo ningún trauma! “, “Pero, ¿que no vas a por el segundo? ¡Lo mejor es tenerlos bien seguiditos!”, “Aún mama? Pero si es mayorcita! Madre mía … ¡esto es vicio!”…

palabras que duelenEs una lista inacabada porque seguro que hoy, mañana o el otro, o la próxima semana, oiré algún comentario de este estilo. Si estáis embarazados o ya criando, muchas de estas frases las habréis oído más de una vez e incluso, algunas de más desagradables y duras. Hablar de ello, hace que podamos quitarle hierro. Porque lo que más duele, no es el sentido en sí de la frase, o quien las dice (normalmente con la mejor de las intenciones) sino que siempre hay un juicio detrás. Siempre nos juzgan y nos meten en el saco de “lo hace mal”.

Y a nadie le gusta sentirse juzgado, sentirse señalado por la calle, o en una comida familiar. La respuesta, en la mayoría de los casos, creo que debería ser siempre la misma: “Mi hija es lo que más amo, y la crio y la cuido lo mejor que puedo y sé. Seguramente, igual que hiciste tú “. Pero… por miedo a que me vuelvan a juzgar y me etiqueten de maleducada o antipática, lo que hago simplemente es… respirar hondo y callar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

30 respuestas

  1. Te n’hi afegeixo unes més amb el sentiment que em van provocar a mi. Moltes ja estan repetides. ‘A nosaltres, el metge no ens deixava dormir amb el nadó amb el llit perquè el podíem aixafar’ (ràbia, pretenia fer-me sentir culpable i ficar-me por al cos); ‘La teva llet ja no l’alimenta’ (em sembla recordar que el meu fill tenia un anyet i m’ho va dir tota una INFERMERA que necessitaria ‘un cursillu’ sobre lactància materna. Vaig sentir pena per ella); ‘Encara li dones el pit? Quina sort! Jo ho vaig haver de deixar perquè al matí tenia llet, però a la tarda no’ (amb aquesta vaig riure molt); ‘Aquest nen té set, dóna-li aigua amb una cullereta’ (a un nadó??? Ufff, la lluita contra les persones que no creuen que la llet materna ja porta tot el necessari pels nens és esgotadora)

  2. escric com a dona que no té fills i el rellotge més aviat parat. alguns comentaris com “què mona”o “es porta bé?” crec que moltes vegades deuen venir de persones com jo. al cap i a la fi és perquè no sabem què dir quan veiem algú conegut amb el seu fill, no tenim experiència i caiem en el tòpic però ara ja sé que millor no dir res així que em dedicaré a parlar de la roba que porta el nen/nena que d’això sí que en sé.

    1. Jajajajaja… molt bona Queta! Entenc perfectament el que dius, i sí, la majoria de vegades són coses que es diuen per dir “alguna cosa”. Però d’altres no; de vegades es diuen amb TOTA la intenció del món… i de fet, aquestes són les vegades que fan més mal a qui les rep, aquestes paraules.
      Petó.

  3. Ostres! ara m’han fet riure les frases, suposo que perquè ja fa temps que les vaig sentir…però si…en aquests moments et quedes paralitzada i plena de ràbia…
    Perquè hi ha aquesta tendència generalitzada a creure que a amb una mare novella tothom té dret a dir-hi la seva? És una cosa íntima; és com si et diguessin com has de fer l’amor amb el teu home! Cadascú fa l’amor amb qui estima tan bé com pot no? Quina mania! Ningú ho fa més bé que ningú si es fa des de l’amor…i això hauria de ser per a tothom, que de vegades també he sentit crítiques a mares, provinents de persones ultraprocriançanatural, que han deixat a la noia feta pols i plena de culpa…En fi: de gent amb poc tacte n’hi ha a tot arreu, oi?…

  4. Em sembla que des del “se’t passarà l’arròs” a les que comencen amb “vols dir que no..” ens les han dit totes a totes. Per sort amb el temps et vas curtint i vas aprenent a “encaixar-les”. Des que va néixer la Laia, me n’he sentit a dir moltes, sovint, com dius tu Míriam, respires fons i calles, alguna altre vegada he “saltat” dient.. “no hi ha ningú al món que pateixi més que jo quan la Laia pateix, així que no em digueu més que haig de fer o deixar de fer”(cal dir que aquestes vegades són poques i perquè ja estava molt “apurada”, jeje.)

    Ahir però m’en van dir una de nova, que més que doldre em va indignar, sobretot perquè venia de part d’una pediatra … Vem decidir dur la Laia d’urgències pq havia tingut febre tot el dia però al vepre va pujar fins a 40,2. Ens va atendre una pediatra molt simpàtica, molt mimosa amb la Laia que la feia riure i jugava amb ella (vaig pensar… guai!). La va examinar amb molta cura, i tot genial. Quan vem acabar ens va dir que pel tema de la febre, si la Laia no menjava massa no ens preocupessim però que si que haviem de mirar que bebés per tal que no es deshidratés. Aleshores jo li vaig explicar que quan la Laia està malaltona fa molta teta, així que podiem estar tranquils per aquesta banda. I sabeu que em va contestar??? No recordo les paraules exactes pq em vaig fotre a 100 però va venir a dir que si encara em sortia alguna cosa o era més la il·lusió que em feia a mi que la Laia, amb 18 mesos, encara mamés…. sense comentaris….

    1. Òstres Anna, em sap greu… Aquesta frase última que t’han dit és d’aquelles que fan mal, eh… i més encara dita per un professional! Quina llàstima…
      Un petó.

  5. A mi, les frases que mes m’han dolgut durant la criança dels meus fills han estat les que m’han dit els pediatres en relació amb la lactància…com la que esmentes, Anna, també en tinc una col-lecció ja que el meu fill a partir de l’any va emmalaltir molt i sort teníem de que encara li estès donant el pit quan no podia menjar res més. Però a l’estar contínuament entrant i sortint de l’hospital varem ser el blanc de la seva ignorància i per que no dir-ho, crueltat.

    Adjunto un text extret de la web de l’associació espanyola de pediatria que estaria bé que els pediatres consultéssin. Si aquesta associació se’ls hi fa petita, poden acudir a la web l’associació americana, que diu si fa o no fa, el mateix.

    http://www.aeped.es/faq/lactancia-materna#t48n157

    ¿Hasta cuando es bueno que mame mi hijo? ¿cuándo hay que destetarlo?
    El patrón de duración de lactancia en los humanos hasta hace menos de 100 años, y todavía hoy en sociedades no contaminadas por la civilización predominante, ha sido de 3 a 4 años con variaciones entre el año y los 7 o más años. En el momento actual la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recomiendan mantener la lactancia hasta los dos años o más, en todos los países del mundo.
    1.Los niños que maman por encima del año siguen obteniendo una cantidad sustanciosa de sus calorías y micronutrientes (hierro, calcio, vitaminas) de la leche que toman de sus madres (en ocasiones, por encima del 50% de las totales necesarias).
    2.La leche de la madre, de la propia especie, siempre es mucho mejor que la de un animal de otra especie.
    3.El amamantamiento es un acto personal entre madres e hijos.
    El primer año lo mejor es que se le ofrezca el pecho antes de las comidas para mantener una buena y prolongada lactancia, y después del primer año y por lo menos hasta el segundo es recomendable que se les ofrezca al menos unas 4 veces al día, después de las comidas, por la noche, etc. En esta etapa muchos niños maman como postre y, cuando están enfermos, es lo único que comen.

  6. Jo també n’he sentit de tots colors, però sens dubte recordo la primera i més dolorosa. Feia 1 setmana que havia nascut l’Ivet i l’infermera del CAP, després de pesar-la i veure que en lloc de guanyar pes n’havia perdut em va dir: la teva llet no és bona, deixa de donar-li ja i dona-li biberó amb la pauta que et donaré i si en tres dies no guanya pes amb el biberó l’ingresarem. En fi, jo feta un mar de llàgrimes amb la pauta de biberó cap a casa, em va fer sentir una mala mare, van ser les paraules juntament amb el to utilitzat, tractant-me com si jo fos inútil les que em van doldre profundamnet. Sort que no li vaig fer cas, al final 6 mesos de lactància materna exclusiva i res de biberons, bé, la primera setmana li vaig donar 3 al dia!!!

    1. És que, Raquel, quan acabem de parir estem súuuuuuuper sensibles i allò que ens diuen ens pot fer molt de mal… Tan de bo la gent hi pensés, quan veuen una noia amb un bebè recent nascut als braços. Que pensessin que s’ha d’anar una mica alerta amb el que es diu i amb el com es diu.
      Lamento que haguessis de passar aquesta experiència.
      Una abraçada.

  7. A mi encara se’m posen els pèls de punta quan recordo la paraula que més m’ha dolgut en aquests quasi 2 anys de maternitat. I només és una paraula: CACA. Sí, sí, CACA va ser la paraula que em van dir quan el meu fill de quasi un any i mig em va demanar TETA, parlant, i jo ja li havia començat a donar. Em vaig mirar la persona que m’ho havia dit amb tanta perplexitat i sorpresa que només em va sortir dir-li molt seriosament: NO, CACA, NO. Em vaig sentir tan indignada! Em va fer tan mal! I encara em costa entendre què li pot passar pel cap a una dona per dir que donar el pit al seu fill és caca … per molt que m’hi esforci.

  8. Hola a totes!

    Quantes vegades no he sentit aquestes frases i tantes d’altres… I com dolen. Perquè quan tens un fill l’únic que vols és educar-lo bé, cobrir-li totes les necessitats, estimar-lo molt i, sobretot, ajudar-lo a créixer feliç.

    A mi, una de les situacions que més mal em van fer, va ser quan a la tercera setmana d’haver parit a la Martina, vaig anar al pediatre i em va dir que, era molt possible que hagués de deixar de donar-li el pit perquè no augmentava de pes, segons les estadístiques establertes. Però, aquestes estadístiques no contemplen que cada infants és únic, diferent, amb un ritme, el qual s’ha de respectar.

    Quin mal, quin neguit el meu, perquè una de les coses que més il·lusió em feia era poder alimentar, amb la meva pròpia llet a la meva filla. I mira, gràcies a la meva constància i seguretat, ara té setze mesos i a les nits encara mama… Sort que no vaig fer cas del que em deia el pediatre i vaig seguir el que el meu interior em dicatava; al cap de pocs dies, la Martina va començar a agafar pes i fins els vuit mesos només va alimentar-se del meu pit.

    Tal i com diu la Míriam, cada una de nosaltres volem el millor per els nostres fills i educar-los no és feina fàcil. Ara, estic segura que si ho fem tan bé com sabem i els estimem molt, tot sortirà bé…

  9. Te entiendo perfectamente y suscribo todo!! A mi me sacaba de mis casillas que me dijeran que no tenía tripa o que se metieran en si cogía mucho en brazos a mi hijo. Odio que me digan como tengo que criarle y que me hagan comentarios quisquillosos e hirientes sobre lo poco que habla. Siempre me ponen como ejemplo a sus hijos, sobrinos o vecinos que hablaban fenomenal con xmeses. Estupendo por ellos!! Ahora lo que peor llevo es la gente que me pregunta para cuando el hermanito o si ya estamos en ello. Eso me duele mucho porque mi hijo tardo mucho en venir y llego cuando había perdido la ilusión así que la presión de la gente con ese tema me crispa los nervios

  10. Excelente entrada como siempre. Cuantos “opinologos” nos rodean!!! Si nos dieran un billete por cada una de estas frases que nos toco escuchar alguna vez seriamos todas millonarias no crees??? Un abrazo grande

  11. También hemos sufrido (y seguiremos sufriendo) esas frases. Y duelen aún más cuándo se las dicen directamente a tu niño, como cuentan algunas madres: tan mayor y aun en la teta? Anda que vas a dejar a tu mamá seca… Alucinante. A Emma (tiene 6 meses imagínate) cada vez que la llaman mala se me llevan los demonios, es una niña cue no para, y ya a más de uno se le escapa el uyy que niña más malaaa, etiquetarla de ese modo es horrible. Lo corto de raíz, no lo consiento de verdad.

  12. Estoy embarazada y escucho todo lo que decís y más. Por suerte soy bastante agreta y no me preocupa contestar, pero igual todos los dichos duelen, sobretodo cuando vienen de las propias madres de una.

  13. Quan estava embarassada del meu nen la meva sogra em va dir ‘seguro que llevas una niña porque dicen que cuando es niño te vuelves más guapa’. Grrr

    1. Uix, a mi també m’ho havien dit això… pesats amb què si és nena no s’està guapa! Quina manera d’estigmatitzar d’entrada… pobretes nenes, ja el posem la culpa a sobre de no “fer” guapes a les seves mares! grrrr Una abraçada!

  14. A mi las palabras que más me dolieron fueron las de mi suegra y no una vez sola:para qué le vais a arreglar una habitación si aún no ha nacido? Refieriendose a que aún podía no nacer y ya estábamos a un mes o menos para salir de cuentas… Ahora se lo recuerdas y lo niega

    1. A los 12 días de nacido, mi bebe tuvo mucha fiebre y quedo internado 4 días, no tomaba suficiente teta (se cansaba y se dormía antes), cuestión que no le avisamos a nadie porque no quería la “invasión familiar” (nunca lo supieron de hecho), conclusión, mi bebe termino tomando mamadera para engordar porque estaba con bajo peso, un dia mi madre me dice “vos no le das la teta porque sos vaga”… Al principio la justifique porque no sabia por lo que habiamos pasado esos días, suero, vías, punciones lumbares y suprapubicas, pero luego me dio rabia porque aunque nada de eso hubiese pasado no le daba derecho a ese comentario.

  15. El meu fill de 8 mesos ha dormit amb mi des del primer dia, i la meva tieta, cada cop que la truco em pregunta el mateix: ‘I què? aquest nen ja dorm al seu llit?’ Que avorrit tu…cada cop la truco menys…

  16. Hay frases que duelen y actitudes, por ejemplo, nosotros hemos seguido el método Estivill (que para nada consiste en dejar a tu hijo llorando) y a veces no lo digo porque me hacen sentir casi como una nazi. Le meto un bibi por las noches (aunque el resto de las tomas sean de mi pecho) y hay veces que te miran como si le dieras cianuro… La mejor opción? que me resbale. Mi hija va al pediatra y el diagnóstico es que se está criando fuerte y sana. Por las mañanas cuando se despierta, lo primero que hace es regalarme una sonrisa de postal, la veo crecer feliz, se siente segura con nosotros, a todo el mundo que se dirige a ella o la coge en brazos le dedica una sonrisa, así que nos decimos, su padre y yo, que tan mal no lo estaremos haciendo, por lo tanto, que la gente opine lo que quiera, “ande yo caliente ríase la gente”

  17. Por mi experiencia muchos de estos comentarios vienen de mujeres sobre todo de una cierta edad, de 50 para arriba,así a groso modo, ya sean madres, suegras, enfermeras, vecinas o incluso señoras que no conoces de nada y que aún así no se reprimen y te dicen cosas de tus hijos…creo que en su época las cosas fueron tan diferentes y había tan desconocimiento sobre el embarazo, la lactancia y la maternidad que les choca mucho lo que hacemos hoy en día.
    No entienden que ahora tenemos acceso a la información y decidimos en base a ella…
    Sabemos que no estás fea o guapa dependiendo de si llevas niño o niña, que si tienes acidez en el embarazo no es porque le salga el pelo al feto, que la leche materna siempre alimenta, y además en todos los sentidos, que dormir con nuestros hijos en la misma cama no los asfixia y que cogerlos en brazo no los malcría, por poner solo algunos ejemplos. Luego cada mamá, cada familia, decide lo que quiere. Pero la información la tenemos, en principio…
    En cambio las mujeres de antes se tenían que creer lo que les decían. También es cierto que muchas piensan que lo que hicieron ellas es ley de dios y tiene que valer para todas…y creo que por esas dos razones hacen este tipo de comentarios tan desafortunados, muchas veces bien intencionados pero siempre imprudentes por suponer una invasión en las decisiones de otras personas.
    En fin, creo/espero que con nuestra generación esto cambiará.

  18. Hagas lo que hagas y como lo hagas, siempre habrá alguien que te dirá que lo estás haciendo mal. No sé qué pasa con esto de la maternidad, que parece que todo el mundo se siente con derecho a opinar. Parece que los bebés y sus vidas son de dominio público y de interés generalizado.
    Yo tuve un parto bastante traumático y como consecuencia nunca llegué a establecer la lactancia al 100%. Me rompió el corazón. Durante semanas, cada vez que tenía que prepararle un biberón a mi hija, lloraba de pena. Me sentía fracasada, frustrada, inútil, pero sobretodo triste. Tristísima por no poder hacer algo que hasta los animales hacen con los ojos cerrados. Y para colmo, cuando estaba por ahí y me tocaba darle un biberón a la niña, tenía que aguantar que la gente viniera a preguntarme por qué no le estaba dando el pecho. “Pero si es muy pequeña!” “uy, el pecho es lo mejor, porque le das biberón?” “pues yo a los míos les di el pecho hasta…” “tu hija no mama? es que no se agarra bien?”.
    Como si no fuera suficiente tortura no poder hacer lo que una estaba deseando hacer, para que encima te vengan a recriminar por ello.
    A todas las mamás que se encuentren en estas situaciones… Decid lo que os pase por la cabeza. Mandarlos a paseo. Explicad que no es para nada asunto suyo. Yo no lo hice, y ojalá lo hubiera hecho. Más de uno se lo pensaría dos veces antes de abrir la boca otra vez…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados