Ventajas del segundo embarazo

A menudo existe la costumbre de decir que el embarazo de un segundo hijo es peor que el del primero.

En parte es normal, porque las mujeres vamos más cansadas ya que tenemos otro hijo que nos reclama atención y antes eso no pasaba.

Descansábamos cuando queríamos y teníamos más tiempo para mirarnos nuestro ombligo y el del hijo que gestábamos. Pero sinceramente, gestar un segundo hijo tiene muchas ventajas. O al menos, así lo vivo yo! Y hoy os las quiero contar.

La primera es que esto de estar embarazada ya sabes qué es y por tanto, o al menos en mi caso, ha habido muchas menos dudas, menos miedos, menos preocupaciones (¡hasta ahora! crucemos los dedos).

No he tenido ninguna dificultad en vincularme a Lua como tampoco la tuve con Laia e incluso quizás diría que ha sido más fácil, porque tengo el canal de «comunicación» materno-filial algo más experimentado, diría yo! 😉

Es cierto, tal vez me puedo tumbar menos ratos que cuando lo hacía cuando estaba gestando a Laia, pero ahora, cuando me tumbo, lo hago con ella. Por ejemplo, cuando la pongo a dormir. Estoy segura de que estos momentos de paz y felicidad, de vínculo con Laia, me generan oxcitocina que también recibe su hermana.

Cuando tienes tu primer hijo sabes poquitas canciones de cuna (o ninguna) y aunque te dicen que a partir de la semana 20 tu bebé ya te oye, cuesta cantarle, explicarle cuentos, y hacer este tipo de cosas…

Yo lo hice, pero por supuesto muchas menos veces que las que lo he hecho ahora. Porque ahora, CADA NOCHE canto a Laia cuando la duermo, pero también a la Lua.

Pienso «esta canción también es para ti, Lua, te acuno con ella» y me conecto a las dos hijas para que se relajen, para que lo disfruten. También me escucha cada día contando cuentos, porque Laia me los pide, porque en casa lo del cuento es sagrado.

Y no sólo por la noche, cantamos y contamos cuentos también en otros momentos del día y eso, estoy segura, le gusta. Siento como se mueve dentro de mí y como disfruta.

Con el primer embarazo no había una niña fantástica con quien compartirlo. Ahora sí.

Y un aspecto que a mí me encanta: tengo menos tiempo para pensar y por lo tanto, me dedico más a sentir.

Me he dado cuenta de que el hecho de tener a Laia hace que no tenga tanto tiempo para pensar en el parto, para coger miedos o angustias. No. No hay tiempo, no me lo puedo permitir.

Y eso me relaja. Yo, que era tan y tan mental antes de parir a Laia, ahora me doy cuenta que su llegada y estos cuatro años con nosotros me han ayudado a aprender a vivir el presente.

Y esta es seguramente la gran diferencia entre los dos embarazos: ahora vivo el día a día, momento a momento, cuando con el primero estaba tan sobre-excitada, tan terriblemente contenta, que iba pasada de vueltas.

Tenía muchas expectativas y los 9 meses me pasaban un poco lentos: tenía ganas de que las semanas avanzaran y ahora me doy cuenta que en este voy más pausada, más tranquila internamente, disfrutando de cada instante.

Y quizás porque sé que lo más probable es que sea mi último embarazo, no tengo prisa, ninguna prisa. Y eso me da PAZ.

Sí, es cierto, ahora voy más cansada que hace cinco años cuando gestaba Laia, pero ¿y qué? Ahora es todo mucho mejor, porque ella está con nosotros y porque yo soy diferente, soy más madre y me siento más capaz de gestar a Lua y al mismo tiempo, criar a Laia. Porque tengo más experiencia, porque ya somos una familia…

Y aunque Laia tenga sus crisis y aunque a nosotros a ratos nos entre el canguelo con eso de ser cuatro, todo ello no es más que aprendizaje. Son pasos atrás para coger impulso y… ¡volar! 🙂


[thrive_leads id=’6503′]

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

4 respuestas

  1. Sí que deu ser bonic sí! I això de viure més el present és el que hauriem de fer sempre. La foto que has posat és preciosa, aquests moments segur que et donen tota l’energia necessaria per afrontar el que sigui!

  2. Moltes gràcies Míriam, com sempre saps transmetre super bé els teus sentiments, jo ara començo amb el 2n embaràs i estic entre emocionada i espantada, he de respirar i gaudir!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.