menstruación menstruació regla

El ciclo: la importancia de conocerte

Empecé mi adolescencia con reglas dolorosas y así seguí, que a días tenía que tumbarme en la cama y lloraba de dolor. No era muy amiga de mi menstruación, de mi ciclo. Pero crecí y un día me di cuenta que me conocía poco y que eso, no podía ser.

No podía ser que conociese más a otros que a mi misma o sea que me zambullí en mi. Así, en pelotas y hasta el fondo. Y estuve zambullida en mi historia, mis raíces, mis por qués y mi cuerpo, unos años.

Salí y era otra. Más o menos igual que la de antes pero en realidad, otra. Y, oh sorpresa, las reglas empezaron a dejar de doler tanto y a meses, no dolían siquiera. Me di permiso para amarme, para aceptarme, para estar a gusto en mi y todo empezó a cambiar. Un día fui madre y, oh sorpresa, las reglas no dolieron ya jamás.

Años antes había empezado a leer mucho sobre la menstruación, el ciclo, la energía femenina… pensé que era básico hacerme amiga de mi ciclo si quería conocerme más y mejor. Y descubrí cosas maravillosas como, por ejemplo, que antes de la regla siempre me daba por pensar las mismas cosas. Como, por ejemplo, que después de ella me sentía en expansión. Como, por ejemplo, que los posts más bonitos que he escrito jamás los he escrito menstruando…

Y sabéis para qué me ha servido más conocer como soy en cada fase de mi ciclo? Pues para no tomarme en serio! Sí, parece un contrasentido pero no lo es. Antes de la regla me venían mis propias paranoias, siempre las mismas: lo que hago no sirve de nada, mejor lo dejo, qué tontería acabo de escribir, no lo va a leer nadie, soy fea, a quién puede interesarle lo que digo o hago…? Antes, cuando me tomaba en serio, estos días eran un drama total. ¿Cómo no serlo?

Pero me di cuenta. Me di cuenta que era una fase en mi, pero que en realidad, no era yo. Y dejé de tomarme en serio esos días. Dejé de tomar decisiones importantes esos días, que no estoy pa eso. Pero tampoco me tomo mucho en serio los días antes de la ovulación en que me siento como si tuviera que comerme el mundo, cuando tengo más energía que 10 personas juntas. No me tomo en serio cuando me digo “es que lo peto”, porque ni tanto, ni tan calvo. Porque me di cuenta que también era una fase en mi pero que, en realidad, tampoco era yo.

Porque yo era el resultado de mis 4 fases del ciclo… las que te llevan arriba, las que te llevan abajo sin cesar, las que te piden cueva i tranquilidad, y las que te piden sexo sin parar. Era todo y era más.

Y cuando estás maternando y te vienen esos bajones de aquí te espero, es muy útil saber en qué fase de tu ciclo estás, para ver si tiene relación y por lo tanto, poder decir “ah, no me vas a pillar, no voy a picar”, y dejar de tomarte en serio. Cuando viene la sombra, darte cuenta si la sombra está empujada por tu ciclo porque si es así, podrás transitarla mucho mejor, sin abrazarla demasiado, sin tomarla demasiado en serio… y dejarás de fustigarte y decirte ese montón de cosas que te dices a ti misma pero que no dirías a ninguna amiga tuya.

Zambúllete en ti. Conócete. Disfrútate. Ámate. Abre la puerta que hay en tí y trátate bien! Nadie podrá hacerlo por ti.

Y tú… ¿sientes que te conoces bien?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

4 respuestas

  1. Ara ja ser perque de vegades estic més boja de l’ho normal jaajaja.
    La veritat que quant estem més atentes a nosaltres, de vegades sabem el perqué de moltes de les coses que ens passen.
    Moltes gràcies Miriam, per ajudar en aquest camí tant maco de la vida i sobretot de la maternitat.
    Bona nit i una super abraçada.

    1. Sens dubte, conèixe’ns fa que entenguem moltes coses i per tant, que poguem gestionar-nos molt millor cada fase del nostre cicle, etc. Gràcies a tu per passar pel blog i deixar-hi un comentari. Una abraçada

  2. Oooohhh!! no he sido madre (no creo que lo sea a estas alturas), pero salvo esa parte, ha sido leerte y era como si hubieras escrito mis propios descubrimientos. Gracias por compartir!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados