Una de las cosas que remarco mucho en las charlas que doy sobre hermanos y cómo ayudar a que construyan una buena relación es que les dediquemos tiempo en exclusiva.

Para mi esto es importantísimo y no me refiero a que tengamos que llevarnos a uno de nuestros hijos al parque de atracciones todo el día, sino que les dediquemos tiempo en exclusiva cada día en las “pequeñas cosas”. Un día, si queréis, hablaré más extensamente sobre esto.

Pero si hay algún momento del día en que considero VITAL darles exclusividad es a la hora de acostarles. Ese momento en que les contamos un cuento, o les damos masajes, o charlamos un rato sobre cómo ha ido el día, o lo que sea que hagamos en nuestra rutina del momento de ir a dormir.

Luego entraré a resolver algunas dificultades que nos podemos encontrar y que impiden, a veces, que podamos hacerlo, pero dejadme contaros el…

POR QUÉ CREO QUE ES TAN IMPORTANTE…

Si están separados no se retro-alimentan en la excitación máxima esa de antes de acostarse. Ya sabéis a qué me refiero. Cenando se dormían con la sopa pero ahora que ya estamos en la habitación tienen un subidón de aquí te espero. Si en ese momento de empezar a relajarse están solos con nosotros les será más fácil ir bajando de revoluciones. 

Además, el momento cuento puede dar pie a hablar de temas interesantes que nos ayuden a saber cómo está nuestro hijo. Pero si está el hermano al lado quizás empiezan a pelearse, a discutir o a interrumpirse.

Justo cuando están en la cama es cuando “sale” todo. El momento de acostarles es cuando afloran los miedos, las dudas, las preguntas más interesantes del día, las confesiones… pero esto a veces no puede aparecer si, al lado, está el hermano.

Quizás tienen miedo y les da vergüenza verbalizarlo a mamá o a papá si al lado va a escucharlo su hermano que, a lo mejor, es más pequeño y no tiene miedo. O quizás les ha pasado algo en el cole que les da cosa explicar delante de él.

Para que nuestro hijo pueda expresar sus miedos y para que nosotros podamos acompañar su estado actual, es importante que en ese momento le procuremos un espacio emocional que acoja lo que el nos expresa.

Que se sienta seguro para decirnos aquello que le preocupa. Que se sienta legitimado para llorar, si lo necesita.

Es justo en ese momento, cuando necesita toda nuestra atención, toda nuestra mirada y nuestra exclusividad y disponibilidad. Desde ahí podremos llegar a la raíz y ayudarle en aquello que esté atravesando, sea lo que sea.

Si les acostamos a la vez, pueden pasar estas cosas:

  • No se ponen de acuerdo en el cuento que leer o cada uno elige uno pero cuando leemos el del mayor, el peque se aburre e interviene interrumpiendo todo el rato y viceversa.
  • Pueden sentir más celos porque en ese momento necesitan nuestra atención (quizás por algún miedo o preocupación que llevan encima), y compiten con el hermano para llamarnos la atención. Depende de como lo hagan nos pondremos nerviosos y podemos acabar todos enfadados y sus emociones sin gestionar.

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

– DUERMEN EN LA MISMA HABITACIÓN, ¿CÓMO LO HAGO?

Pues depende. Si tienen distintas edades y se duermen a horas distintas, no tiene que haber problema. Primero uno y después el otro. Si se duermen a la misma hora, nuestra pareja puede llevarse al peque, por ejemplo, a la habitación de matrimonio, explicarle el cuento allí, dormirle allí y luego llevarle en brazos a su cuarto. Podemos encontrar la manera de dar ese ratito a cada uno de exclusividad máxima y atención de mil formas distintas… 

– A ESA HORA ESTOY SOLA/O, ¿CÓMO LO HAGO?

Pues si no se puede, pues no se puede. En esas ocasiones no habrá otra que acostarles juntos y no les vamos a poder dar esa exclusividad que contaba antes. Pero quizás el fin de semana sí que hay posibilidad, pues aprovechemos.

– ESTAMOS CANSADOS Y NOS ES MÁS FÁCIL ACOSTARLES A LA VEZ

Normal. Creo que no existen los padres no cansados a las 21h o a las 22h de la noche! Pero tenemos que tener en cuenta que quizás nuestros hijos han tenido muy pocos (sino nulos) momentos de exclusividad con mamá o papá a lo largo del día. Ese momento es ORO para poder resolver miedos, preocupaciones o demostrar amor, decir palabras bonitas en un momento de relajación máxima… Gestionar bien las noches tiene efectos súper positivos tanto en el dormir (los niños están más tranquilos si hemos podido gestionar lo que les preocupa dándoles la atención que necesitaban), como en cómo se sienten en su día a día.

– MI HIJO/A TARDA MUCHO EN DORMIRSE Y ME PONGO NERVIOSA/O

Pregúntate qué está pasando. ¿Puede ser que te eche de menos porque te ve poco durante el día y justo ahora que estáis juntos no quiera dormirse? ¿Se lo has dicho? ¿Le has puesto palabras a los que siente? ¿Puede ser que tenga miedo de este momento porque sabe que vas a apagar la luz y vas a irte? ¿Habéis gestionado su miedo? Si no vamos a la raíz, es probable que no se relajen y si no se relajan, no hay quien se duerma… Procura ir a la raíz de lo que está pasando en el hecho de no querer dormirse a pesar de estar muy cansada/o.

– NO LO HEMOS HECHO NUNCA Y LO VAN A ENCONTRAR RARO

Seguro. Pero probad porque quizás les encanta.

– QUIEREN ESTAR JUNTOS PARA HACER EL CUENTO

Vale, a mi también me pasa. Las dos hermanas quieren estar juntas un rato mientras su padre les cuenta el cuento. Lo que hacemos es que él les cuenta un cuento de la edad de la peque y luego me avisan, voy a por ella y la mayor y el padre se quedan para seguir con cuento a la mayor. Yo me voy a otra habitación con la pequeña, le doy el pecho, masajes, hasta que se duerme. Si algún día la peque no tiene sueño todavía, están ese rato-cuento juntos los tres, y luego él se va con ella al comedor y yo acuesto a la mayor.

– MIS HIJOS SON MELLIZOS/GEMELOS Y SIEMPRE ESTÁN JUNTOS

Precisamente porque suelen estar muy juntos creo todavía más necesario procurarles ese espacio de intimidad y de mirada exclusiva. A veces creemos que en su caso no es necesario porque igual que se pelean, se buscan todo el rato, pero es probable que veas lo bien que les sienta un rato de estar separados y tener a mamá o a papá SÓLO para él. En todo caso, es cuestión de probar: ¿qué podemos perder? 😉

 


EN CONCLUSIÓN…

Busquemos la manera de tener un rato por la noche a solas con nuestros hijos. Les va a nutrir mucho a ellos emocionalmente pero también va a nutrirnos mucho a los padres. Vamos a poder tener esos momentos de conexión con nuestro hijo, y esos momentos nos van a dar energía para seguir acompañándoles en su crecimiento.

Si nos sentimos demasiado cansados o abrumados a esa hora, quizás tenemos que revisar qué ritmo llevamos, cuánto tiempo nos dedicamos a nosotros/as mismos/as y quizás hay que hacer algunos cambios. Necesitamos también cuidarnos para poder acompañar emocionalmente. Sino, estando desbordados, nos será difícil acompañar a nuestros hijos en sus emociones que a menudo también salen “desbordadas”.

Hablé sobre el momento de acostar a los niños en este video, quizás te guste verlo, ponerle un poco de humor va bien… 😉

El próximo 5 de mayo estaré en Mallorca, concretamente en Sa Pobla hablando de hermanos y de cómo conseguir que tengan una buena relación. Si quieres venir, tienes toda la info AQUÍ.

Qué te ha parecido mi propuesta? Es algo que ya hacíais en casa? Cuéntame en los comentarios…


[thrive_leads id=’6503′]

11 Comentarios

  • Marta

    Parece que has escrito este post para mi! Nuestros hijos comparten habitación desde hace poquito, antes el pequeño (2 años) dormía con nosotros, pero aún ahora seguimos durmiendo a los dos por separado y luego lo cambiamos a su cama. Es que juntos es imposible, ya lo hemos intentado y se excitan mogollón los dos. Al mayor (4 años) le cuesta mucho dormirse, creo que puede ser porque no ve a su padre en todo el día y lo echa de menos. Empieza a pedirle que le cuente historias, luego un vaso de leche, otra historia… Al final mi marido se duerme también y entonces es cuando se duerme el niño.
    Un besazo, Miriam!

    • miriam

      Seguramente… no quiere que el tiempo con papá acabe porque sabe que a la que se duerma, ya le van a faltar muuuchas horas hasta verle de nuevo. Por eso se resiste! 😉 Un abrazo.

  • Zuqueca

    Merci por el post, puede que lo intente con la mayor a ver si consigo sacarle alguna cosa, sobretodo era semana que parece que está más sensible. De todos modos, la logística va a ser complicada porque al tener el tercero que tiene 5 meses y acostándome a las 20.30 normalmente pq el bebe a las 5 de la mañana dice que ya no duerme más y como servidora tiene que ir a trabajar con la mente algo despejada, así que suelo acostarme a las 20.15. Intentaré a ver si arreglamos bien con la mayor, aunque no lo temgo muy claro.

    • miriam

      Pues entonces busca otros ratitos durante el día para estar con ella a solas (ya sé que es difícil) para darle esa exclusividad que seguramente echa de menos. El momento de la ducha o cuando creas que puede ser mejor. Un abrazo y suerte.

  • Katia

    Hola!! Me encanta el post!! Y el video ya lo habia vidto pero como siempre ese toque de humor que me encanta! He visto que vienes a mallorca, me gustaria saber si aun quedan plazas y supongo que es mejor venir sin niños no?? Intentaria organizarme porque estamos esperando nuestra segunda hija y creo que me resultari interesante tu charla y que podria aprender mucho!

    • miriam

      Sí, el día 5 de mayo a las 17h, la semana que viene, en Sa Pobla, hablaré de todo esto y más. Quedan plazas. Tienes que reservar la tuya aquí: http://www.miriamtirado.com/es/charla-en-mallorca/
      Sobre lo de los niños, cuando son bebés, no hay ningún problema. Si tiene 2 años o más, se aburrirá así que mejor si vienes con alguien que pueda llevarle al parque, por ejemplo.
      Un abrazo.

  • Inma

    Me gusta mucho tu trabajo, Miriam.
    Quiero darte la enhorabuena por poner tu foco en la primera infancia y su bien estar…
    Yo tengo un bebé de 16 meses y estoy aprendiendo cada día a ser mejor para ella.
    Creo que ella es altamente sensible ( como yo) y eso me ha obligado a poner toda mi atención y amor en ella. Soy más equilibrada, plena y consciente desde que ella ha llegado a nuestras vidas.
    Me apasiona tu aproximación en los post y en los vídeos.
    Tus reflexiones profundas, cargadas de respeto y de amor.
    Me suelo emocionar a menudo con tu trabajo y otras veces me parto de la risa.
    Me encanto el concepto de mama leona …. me sentí tan identificada! Y tan comprendida! Porfin!!!!
    Que sola se siente una en esto de la maternidad si se deja llevar por su instinto. Qué diferente se siente respecto a lo que la sociedad le ha mostrado como. ” la maternidad tipo”….
    Tu trabajo ayuda a entender que estamos en el buen camino, a empoderar a las mujeres y a sanarlas, a proteger el bienestar y la alegría innata de los niños….
    Muchas gracias, Miriam.

    • miriam

      Wow, Inma, qué mensaje tan bonito… Mil gracias. Me emociona leerte.
      Celebro que lo que hago, te llegue. Un placer que hayas llegado a mi rincón. Un abrazo.

  • Ros cANTU

    YO QUIERO SABER QUE TAN NOCIVO ES QUE DOS HERMANOS, NIÑA Y NIÑO DUERMAN EN LA MISMA HABITACION, ELLA TIENE 12 Y EL 14

    • miriam

      Pues dependerá si ellos quieren seguir durmiendo juntos, si tienen pudor a la hora de cambiarse, si necesitan intimidad, etc. Lo mejor, como siempre, es hablarlo y ver. Un saludo.

  • Carolina Merino

    Hola!! Estuve buscando muchas páginas porque tengo dos niños de 2 y 3 años, varones, que duermen juntos en la misma habitación. Desde hace un tiempo se ha vuelto una pesadilla. Van durmiendo 4 meses juntos y estos últimos dos hacen todo menos dormir. Mi esposo enfurece y con razón. Las camas están juntas, él los acompaña hasta que duermen y luego se va. Pero se complica todo porque tardan demasiado en dormir. Mi esposo grita y los desesperan. A mí también. Estamos cansados. Qué nos recomendás?

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X