Logística

22.3.2011

 

Desde hace un tiempo, en casa, con mi compañero hemos empezado a utilizar frases tan surrealistas y salidas de una película de acción como: “sincronizamos las agendas“, o “tenemos que organizar mejor la logística “, o (y ésta no es de peli sino de culebrón malo) “¡no me dijiste que hoy tenías una reunión!“. Total, que si algo me maravilla de la maternidad y de la paternidad es que desde que llegas a este nuevo estado, para hacer casi cualquier cosa, necesitas tener la agenda a mano. Antes, sin duda, (y eso los que pensáis en tener hijos lo tenéis que tener muy claro) era todo mucho más sencillo. ¿Que querías ir a comprar? Pues ibas! ¿Que querías ir al ginecólogo o al dentista o al osteópata? Pues ibas! Sólo dependía de dos cosas; que te dieran hora y que te fuera bien. Nada más. Así de simple. Cuando acababas, volvías a casa, la mar de tranquila o tranquilo teniendo la sensación de que habías hecho lo que te habías propuesto para ese día. Y todos contentos.

 

Ahora no. Cuando te conviertes en padre o madre ya no todo es tan fácil. Si quieres ir a comprar ropa, es muy complicado hacerlo con un bebé o con un niño@ pequeño. Con un bebé no me ha gustado nunca porque mi hija se agobiava en las tiendas; la música (generalmente máquina) está a todo volumen, hay mucha luz,… y una vibración nada buena para un bebé que normalmente, quiere dormir en momentos de tanto revuelo. Cuando el bebé es mayor, es aún peor. Porque quiere salir del cochecito, lo quiere tocar todo, se escapa corriendo de la tienda al mínimo descuido, y sinceramente, acaba siendo un estrés. Esta explicación vale también para la peluquería, para el ginecólogo, para el dentista, para ir al hipermercado y no sé cuántas cosas más.

 

Por tanto, ahora que ya la tengo más crecidita, depende de lo que tengo que hacer, prefiero hacerlo sola, que también me apetece. Pero… con las agendas hemos topado! Por eso los domingos por la noche, con mi compañero decimos aquella frase que podría decir cualquier ladrón de película de acción, salvo que en vez de sincronizar relojes, sincronizamos agendas que es muuuucho más complicado! Cuando entre los dos no lo conseguimos, entonces cogemos los teléfonos; llamamos a una abuela, a la otra, a un tío, al otro,… hasta que BINGO, hay alguien que en esa hora de ese día, tiene un agujero en la agenda. Prueba superada.

 

Las puestas en común del domingo por la noche son sagradas porque como se nos ocurra dejarlo pasar, entonces sí que la hemos cagado. Porque ya empezamos el lunes a trompicones y las agendas empiezan a descuadrar todas y tenemos que hacer lo imposible para llegar a todo y no morir en el intento. Nada, que la crianza de los hijos es fantástica pero no os podéis olvidar nunca de la organización. Como seáis un poco despistados, o desmemoriados, puede acabar siendo una carrera de obstáculos que ya os digo ahora que más tarde o temprano os obligará a comprar una agenda bien grande, porque a veces, con la del móvil, no basta! ;). Eso sí, siempre teniendo en cuenta que con los hijos, los planes aquellos que habíamos apuntado escrupulosamente en aquellas páginas pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos, porque tiene fiebre, o porque ha vomitado, o porque… lo que sea. Es decir, que tenemos que estar dispuestos también a soltarnos y a poder tirar por la ventana las famosas agendas si es necesario.

 

Pero hoy sí, hoy las agendas cuadran y hoy me voy, sola, a comer con un buen amigo en Barcelona. Viva la logística!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

Una respuesta

  1. A mi el tema logistica amb els menjars em porta boja. Aixo de fer una llista per adelantat pensant el que vull cuinar durant la semana m’estressa forca…
    M’agraden aquests post tipu “remember”
    gracies

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados