niños

Los niños pequeños de hoy, los adultos de mañana

Cuando todo empieza creo que, en general, quizás no somos lo bastante conscientes de a partir de cuándo y hasta qué punto, estamos instalando los “cimientos” del que mañana será nuestro hijo adulto.

Al principio estamos muy abrumados por tanta novedad, por el aprendizaje de tantas cosas que no sabíamos, por la entrega y los cuidados que requiere un bebé…

Después, él va creciendo y va pasando por etapas que a veces nos resultan más complicadas. Antes casi “sólo” teníamos que atenderle en sus necesidades. Ahora tenemos que educarle.

Quizás estamos cansados de tanta entrega y en ese momento llega la parte “difícil”: se enfadan, quieren tener la razón siempre, lloran y gritan como si les fuera la vida en ello, y a épocas puede parecernos que nos complican la vida y de qué manera.

En ese momento nos parece sumamente difícil respetar, acompañar, no gritar cuando no nos hacen caso, gestionar bien sus emociones cuando nos remueven un montón…

Sabemos la teoría pero ¡dios, qué difícil la práctica! Y más veces de las que queremos acabamos haciendo lo que NO queremos porque estamos convencidos de que lo otro es IMPOSIBLE.

“Mi hijo tiene demasiado carácter”

Como nos resulta tan complicado, aplicamos lo vivido: no permitimos que se expresen, les reñimos, les juzgamos, no les acompañamos en sus malestares varios porque nos supera…

Es comprensible pero….

¿Cómo nos gustaría que fueran nuestros hijos a los 15, a los 20 o a los 40 años?

Cuando hago esta pregunta a menudo me responden que quieren hijos felices, capaces, libres, con las ideas claras, que no se dejen manipular por nadie, que sepan defenderse y emprender en aquello que deseen, que sepan escucharse, que sepan lo que quieren y luchen por ello…

Comprensible también pero…

¿Cuándo creemos que empieza todo? Para poder ser así, para que el adulto sea todo eso, no podemos reprimirlo cuando empieza a sentir esa necesidad de hacerse escuchar, de luchar por lo que quiere, de defender lo que cree y quiere…

Claro que es cansado, mucho. Claro que no es fácil. Claro que requiere dedicación, tiempo y mucha, mucha paciencia. Pero es que es importantísimo. Los adultos que he descrito antes no salen de la nada.

Así que pensemos en qué adulto queremos que se conviertan nuestros hijos y tengamos en cuenta que los cimientos de ese adulto se están formando hoy. Empieza todo ahora, cuando es un niño pequeño y necesita, como el aire que respira, nuestra mirada y nuestra guía.

Porque es cierto, a veces la forma en que expresan la emoción que sienten no es la correcta: pueden pegar, empujar, hablar muy mal, etc. También es normal, son pequeños.

Por eso es tan importante que estemos y les enseñemos que así, no. Que hay otras formas de expresión, que les ayudaremos y les enseñemos a gestionar sus emociones de forma que no dañen a nadie.

Desde el amor, desde el respeto más profundo, y a la vez desde la seguridad que tendremos que poner límites y hacerlo desde la calma.

Simplemente de la misma forma en que nos hubiera gustado que lo hiciesen con nosotros. Ni más, ni menos.

Y ahora preguntémonos: La forma en que tratamos a nuestros hijos les convertirá en los adultos que nos gustaría que sean?


 [thrive_leads id=’6503′]

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

25 respuestas

  1. Qué post más bonito y más esperanzador! Es lo que intento pensar cuando las fuerzas me flaquean. El camino es lento y difícil, pero tiene una recompensa tan grande que merece la pena.

  2. Gracias me ayudas a seguir unas pautas y a reflexionar como lo estoy haciendo…mi hijo a tenido un hermano hace un mes …y a veces hay mucha tensión…tiene alguna rabieta k otra y habla faltandonos…a veces duele….pero intento hacerle ver que eso no es bonito qie lo diga y yo tranquilizarme para poder mediar con el…no es nada fàcil esto…gracias Miriam

  3. Pues qué te voy a decir, a tí que siempre hablas desde el amor y el respeto, que piensas en todo y en todos, en presente, pasado y futuro.
    ¿no serás tú una chamana con sabiduría ancestral?
    Yo creo que sí. Guías a los que guiarán.

  4. Tienes mucha razon aunq es taaaan dificil mantener la calma y llevarlo a la practica…y mas cuando seguir los dos una misma linea ya es dificil y ademas nuestro mayor (que yo lo quiero como si fuese mio aunq es de mi marido) vive en custodia compartida sin entendimiento educacional entre padre y madre

  5. Aiiiiixxx qué difícil a veces y cuánto nos equivocamos però tus palabras siempre me dan luz y esperanza para cada dia hacerlo un poquet mejor!
    Muchísimas gracias

  6. Muchas gracias, me ha ido genial leer el artículo. Para afianzar que lo estamos haciendo bien, y que el esfuerzo de hoy tendrá la recompensa en el futuro .

  7. Gracias Miriam por este post, aún disfrutamos de la etapa de bebé pero tenemos muchas ganas de aprender para poder enseñarles de la forma que nos hubiera gustado con nosotros.
    Estamos esperando con ganas tus charlas de este año y tu libro para empaparnos bien antes de que comience el momento de educar.

  8. Un sol, eso es lo que eres!! Das luz, calor, confort, nos alegras el día.
    Con lo que dices no pierdo la esperanza y seguiré en mi línea de amarlo y respetarlo tanto como me gusta que lo hagan conmigo…. pero que difícil me lo pone!! Es que al mío, pese a que lo que hago parece que disfruta chinchando y tratando de sacarte de quicio. «Mami tiré todo lo que me dijiste que no tirara» «ya lo sabo, te escuché pero lo haceré como yo mismo quiera» Respiro!!! Y seguiremos intentándolo y siguiendo tus consejos.

  9. Gracias por poner en orden y con palabras lo que siento. Encuentro mucho apoyo en ellas cuando los juicios de fuera minan las fuerzas… pero no la confianza, y ahí también ayudas tú… Sé que estoy en el camino… Qué maravillosa labor desempeñas Miriam!!

  10. Me ha ido como anillo al dedo. Justo hoy volvía a pensar (escuchando las notícias) que debo educar bien a mi hijo, que debo ser capaz de inculcarle unos valores, unas normas…no quiero reprimirle sentimientos pero debe haber unos límites. Todo este «remover» como dices siempre Miriam, se debe a las notícias de agresiones sexuales, a partidos machistas y de ultraderecha…me abruma no saber hacerlo bien.
    Gracias como siempre por tus palabras! 🙂

  11. Muy fresco y a la vez profundo éste artículo…. la base de todos los demás diría yo! gracias Miriam! seguramente es importante estar en el presente y afrontar cada etapa en el momento y de la forma más adecuada, a veces para saberlo intentamos, ensayo y error, pero de seguro una vez que nos hemos equivocado no lo volveremos a hacer, nuestros hijos nuestro tesoro, saber que estamos los estamos criando de la.forma correcta vale toda la pena del mundo, todos esos momentos difíciles, todas las inseguridades, las preocupaciones que superamos! Y en cada nueva etapa, nuevos retos y nuevos caminos se revelaran ante nosotros, las.experiencias del pasado nos guían y ésta gran comunidad de padres que buscan criar desde el amor, que cada vez es más numerosa, y de profesionales como tú, nos acompañamos y nos sostenemos los unos a los otros. Gracias por eso Miriam y a todos los padres que buscan seguir éste camino!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados