petardos

¿Qué hago si mi hijo tiene miedo a los petardos?

Se acerca la verbena de San Juan y yo no sé en vuestras ciudades/pueblos pero donde vivo hace días que tiran petardos a todas horas. Y empiezan unos días complicados para los niños que les tienen miedo. ¿Cómo gestionarlo?

El tema de los petardos y que asusta más a niños y mayores, es que la mayoría de las veces, escuchas un petardo que no te esperabas y claro, te asusta.

Nosotros, los adultos, podemos racionalizar nuestro susto “se acerca San Juan, la gente está con ganas de petardos, etc”, pero un niño pequeño sólo sabe que se acaba de asustar un montón. 

Hace años mi hija mayor no quería saber nada de petardos así que, cuando tenía unos 2 y medio, más o menos, buscamos un lugar donde supiéramos que no habría petardos esos días y nos fuimos a Francia. Al final se escucharon algunos (demasiado cerca de Catalunya, supongo), pero ni por asomo los que tiraban en nuestro barrio. Así que ni tan mal.

El año pasado, que la peque acababa de cumplir 2, vimos que los petardos la asustaban y volvimos a emigrar. Esta vez quisimos asegurar el tiro y nos fuimos con la auto-caravana a la montaña, en un rincón perdido sin cobertura ni personas. Y zero petardos, claro. Un gustazo.

Porque los petardos no son santo de mi devoción y celebré pasar unos días en silencio y sin sustos. Vamos a ver este año qué tal lo llevamos porque la mayor ya tiene ganas de petardos y la peque no muchas así que…

Pero de lo que quería hablaros hoy es del miedo, en concreto a los petardos pero digamos que os sirve para otros “miedos”.

Hay quien cree que para que se le pase el miedo a un niño, lo que hay que hacer es enfrentarlo a él y yo no estoy de acuerdo en este caso. Hay niños que sienten auténtico pánico a los petardos y jamás se me ocurriría llevarlos de verbena para que “se les pasara”.

Eso, lo que puede provocar es más traumático que bueno, así que lo desaconsejo totalmente.

Lo primero para mi es explicar al niño qué es eso que escucha, porque lo escucha y qué significa. Adecuar las frases, las palabras, a la edad que tenga.

Decirle que es normal que se asuste, que no se lo esperaba, y que entendemos que no le gusten los petardos. Que pronto dejarán de tirarlos y que procuraremos no ir a sitios donde los tiren.

Si tenemos a un hijo que siente pánico a los petardos y en nuestra casa no los escuchamos, una verbena  en la intimidad puede ser una muy buena solución. Pero si nuestro barrio es un polvorín, os aconsejo que os vayáis esa noche a otros lugares donde sepáis que allí se está tranquilo y habrá silencio.

Claro que habrá muchas situaciones que no podremos evitar con nuestros hijos, pero esta es una de esas que sí se puede evitar y en mi opinión, si nuestro hijo tiene mucho miedo, deberíamos evitar.

A medida que vaya creciendo es probable que le vayan dando menos miedo, porque ya podrá entender qué son, por qué se tiran y incluso disfrutará tirándolos él mismo. Un buen inicio son las “cebollitas” y las bengalas… pero hay niños que incluso sienten pánico con ellas así que mejor dejarlo para más adelante.

También puede pasar al revés: que un niño no tuviera miedo de los petardos con 3 años pero ahora con 4 o 5 sí. Puede coincidir con un periodo de inseguridad por otro tema y entonces los petardos hacen que se sienta más inseguro. O puedo no coincidir con nada y simplemente, ahora sí tiene miedo.

No pasa nada. Que tenga miedo de los petardos ahora no significa que vaya a sentir miedo toda su vida.

Es más, casi estoy segura que dentro de unos años no va temerles en absoluto e incluso se atreva a meterse en alguna fiesta popular llena de fuego como puede ser, en Catalunya, la Patum, o los “Correfocs”.

A mi los petardos no me apasionan cuando no me los espero, sin embargo, me encantan en Patum o en un correfoc, que sé dónde están y en qué momento. Puedo prepararme, puedo anticiparme, puedo vestirme para protegerme y puedo, si quiero, incluso ponerme tapones en los oídos.

Así que no nos de miedo su miedo a los petardos y acompañémosles estos días que puede que estén un poco asustados con tanto ruido inesperado!

Y tus hijos, ¿qué tal llevan lo de los petardos?


Si quieres profundizar en el miedo, tuyo y de tus hijos… si quieres liberarlos de la carga de tus miedos… si quieres ayudarle a gestionar su miedo… apúntate al Programa online de 6 meses “Acompañamiento de emociones propias y de los hijos”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

3 respuestas

  1. La meva filla q a final de mes fara 3 anys ho porta fatal fatal….i no tenim opciò d’anar enlloc….no se la pot distreure de cap manera…vol anar a casa i tapar-se amb un coixi inmovil i suant….li he explicat pero diu q no li agraden i ja li pots dir mil vegades q quan esta en panic sembla q no sent res….quin patiment….no se pas q fer….

    1. Jo marxaria aquell mateix dia abans de la revetlla a un lloc on sapigueu que no en sentirà cap. Sembla difícil però és possible, i almenys, estalviar-li la nit de la Revetlla, que és la més dura pels nens que tenen tanta por… Sort!

  2. Alegrarte, los petardos no traen más que ruido y accidentes. Mi madre es tuerta desde los cuatro años por un petardo que se le escapó a su padre y le explotó en el ojo, fue en las fiestas de su pueblo y aunque mi madre no lo recuerda mis abuelos murieron con esa pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.