Tener hijos: último capítulo

Tener hijos: último capítulo “regalo”

1.9.2011

Te escribo esto el último día de agosto de 2011. Tienes que saber que este verano he hablado de ti en la radio. Lo que te había ido escribiendo ha servido de hilo conductor para acercarme a otras mujeres y hombres que también estaban en el proceso de tener hijos. Antes, Francesc, a quien conociste cuando tenías dos meses, me dijo: “deberíamos hablar de eso que hablas en el blog, también en la radio” y me dio carta blanca. Entonces fue cuando se me ocurrió entrevistar a mujeres y a hombres que estuvieran pensando en tener un hijo, o que les hubiera costado tenerlo. Hablar con otros que estuvieran ya embarazados y me pudieran explicar qué sentían. Hablar con los que el parto les era ya muy próximo y sentían dentro todo el nerviosismo y las ganas de ver a su hijo/a. Hablar con los que ya habían parido y saber qué emociones les había despertado el parto, hubiera sido el que hubiera sido. Hablar con los que los inicios les fueron difíciles, y con los que no les costaron tanto. Y finalmente, hablar con los que ya hacía un año que criaban y saber qué les habían parecido los 12 meses que seguramente, habrían sido intensos.

¿Sabes cuál era la última pregunta de cada entrevista? “¿Qué has aprendido” y las respuestas que he ido recogiendo son preciosas. En este tiempo me han dicho: “a amar, a tener paciencia, ser tolerante, a saber que se ha de vivir el momento, no tener prisa, a dejarse ir, …” un montón de cosas que han ido integrando gracias al aprendizaje que les llegaba durante el proceso de tener un hijo. Gracias a otros niños y niñas como tú que eran deseados, gestados, paridos y criados con conciencia.

En estas 14 entrevistas que he hecho en las que he hablado con 16 personas, yo he aprendido a escuchar con el corazón abierto y a ser paciente para permitir que la persona que hablaba conmigo, pudiera ir entrando en aquellos rincones más íntimos que a veces, aún dolían. Permitir que pudiera conectar con las sensaciones y emociones vividas para poder transmitir con toda franqueza y verdad lo que había supuesto la preconcepción, el embarazo, el parto, el posparto y la crianza de su hijo. La fuerza de sus palabras ha sido el éxito del espacio que hemos hecho este verano en “El Matí de Catalunya Ràdio”. Sin duda.

Y ahora, que escribo estas últimas líneas para el último capítulo de esta serie, te quiero decir, también a ti, Laia, que he aprendido yo a tu lado: He aprendido que todo pasa, que todo es efímero, y que lo que me preocupa hoy o me hace feliz, también pasará. Por eso he aprendido más que nunca a disfrutar del presente, de cada momento, incluso de los difíciles. También he aprendido y percibido profundamente la rapidez con que pasa todo y a veces tengo la sensación de que el tiempo se me escapa. Con tu nacimiento he aprendido que la vida y la muerte no las controlo, y que a veces, por muchas ganas, expectativas e ilusiones que ponga en algo, todo irá como tenga que ir, nada más. Con la maternidad he aprendido a valorarme mucho más a mí, y también a las madres y los padres en general. Porque a veces hacemos cosas que no se ven, pero que permanecen, como parte de ese poso que quedará en algún rincón de nuestros hijos. He aprendido, sin embargo, que NO nos pertenecen y que quiero recordarlo, ahora y cuando tengas 18 años. Desde que soy madre he aprendido que hay que saber pedir ayuda porque criar solos es muy difícil y desgasta. He aprendido que tengo que nutrir para poder nutrir también yo a los demás. Que todos hacemos lo mejor que sabemos y podemos por nuestros hijos. Y sobre todo, he aprendido con mucha fuerza qué es el amor. Amor genuino y generoso, del que no espera nada a cambio y que brota de una parte de mí que casi me traspasa.”

¿Sabes qué es lo mejor? Que este aprendizaje, el de los padres y madres del Tener Hijos, el de tantos otros padres y madres y el mío propio, no se acaban nunca. Porque estar a vuestro lado nos obliga a aprender y eso, aunque tú ahora no lo sepas, es un regalo que nos hacéis a todos!

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

11 respuestas

  1. La experiencia de ser padres es única e irrepetible. Como cada vida. Tener la posibilidad de disfrutar del don de tener un hijo y verle crecer es lo más grande que cada uno de nosotros tenemos, aunque como has dicho, se compone de muchísimos momentos que son casi efímeros… Disfrutemos de lo que tenemos sin culpabilizarnos por lo que creemos o creímos que deberíamos tener. Felicidades por el blog y programa!

  2. Coincido con todas, nuestro hijos, son el mejor regalo. Y es un regalo que nos hace mejores día a día, nos hace descubrir el mundo desde otro punto de vista…
    Ser padre es agotador, pero a la vez maravilloso.

  3. Precioso texto, Miriam. Estoy contigo y con todas esas otras madres que afirman que sus hijos les han enseñado a ver la vida con otros ojos, con los ojos del amor, en cada pequeña cosa que hacemos.
    Gracias por esta entrada, un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados