Emociones

Añoranza “no es para tanto”

Echar de menos. Añoranza, una emoción muy potente que hemos vivido desde poco después de nacer, echando de menos ese lugar tan agradable: el vientre materno.

Y ahora, 2020, un año donde la añoranza ha emergido con fuerza con tanta separación, y lo ha hecho tanto en adultos como en niño/as. La añoranza remueve tanto porque nos lleva a un lugar muy primario: el mismísimo nacimiento. Y cuando nuestros hijos/as nos echan de menos, nos removemos y a menudo se les dice que no es para tanto, total, vamos a volver.

Añoranza, una emoción muy maltratada que sienten muchísimo todos los niños y niñas y que nos transporta a las separaciones que hemos vivido.

Una emoción que es necesario transitar, comprender, abrazar, canalizar, transformar… para poder vivirla desde un lugar consciente y pleno.

Esta emoción me fascina porque tiene mucha miga y a menudo pasa como desapercibida y no se le presta atención.

Artículo publicado en Instagram y Facebook el 27 de octubre de 2020

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados