carta madre

Carta de un hijo a su madre

Hijas, a veces me gusta imaginar qué nos diríais, los niñ@s de vuestra edad, si pudierais: si tuvierais las herramientas, el lenguaje y no tuvierais miedo de decepcionarnos… A veces, me imagino cosas como esta…

Mamá,

cuando estás conmigo, me gusta que estés presente: que no hagas diez cosas a la vez y que no me hables mientras estés pensando otras cinco. Me gusta que estés en cuerpo y alma no sólo porque yo todavía creo que soy el centro del Universo, sino porque cuando estás presente, cuando estás verdaderamente conmigo, me siento más conectad@ a ti. Me siento más vinculad@, más cerca y me recuerdas algo que yo ya sabía cuando estaba en tu vientre: que somos la misma cosa.

Saberlo, recordarlo, me da fuerza y me hace mucho más fácil después separarme de ti cuando tienes que ir a trabajar o me tengo que quedar con alguna otra persona.

Por eso te pido que a pesar de que sé que tienes que hacer muchas cosas, que no te es fácil a veces criarme, que lo haces tan bien como puedes y sabes… que cuando estés conmigo simplemente, estés. Si estás presente, conectada a lo que estamos haciendo, a lo que estamos hablando, puedo ser más yo. Me siento más segur@, más querid@, más confiad@ y muy, muy feliz.

No hace falta que me dediques las 24 horas del día porque ya no soy un bebé, pero el rato que quieras jugar conmigo, por favor, juega de verdad. El rato que quieras que te hable, por favor, escúchame de verdad, no me interrumpas, déjame expresar a mi manera y con mis palabras…

cartaEsta presencia también te la pido cuando yo tenga alguna de aquellas reacciones que te cuesta encajar. Cuando me enfade, grite y llore, por favor, estate también conmigo. No sólo a mi lado físicamente, sino que necesito saber que no me juzgas, ni que te preocupas por si esto es o no normal, o “debería” hacerlo. Me pasan tantas cosas a lo largo del día, siento tantas cosas que no soy capaz de digerir… que a veces exploto.

Y sí, puedo explotar por una tontería pero porque no puedo más. Es, por ahora, la única manera que tengo de sacar esto que me pasa y me va bien porque si estás presente, si te siento a mi lado simplemente dejando que me exprese y me libere, cuando me ha pasado puedo volver a ser feliz. Si, en cambio, siento que me juzgas, que me cuestionas, que te enfadas, que me gritas o me castigas… no sólo me sabe muy mal haberte decepcionado, sino que además, siento culpa y lo peor de todo… tengo la sensación de que no me quieres. Y sí… yo también soy así. Soy la alegría, la simpatía y la belleza muchos ratos y veo en tu cara que estás enamorada de mí, pero también soy la rabia, el miedo, la tristeza, el llanto y el grito.

[bctt tweet=”Necesito que ames todas mis caras porque no puedo soportar que estés sólo conmigo a medias.” username=””]

Si con mi padre tenéis que comentar algo de lo que he hecho, lo que me pasa, o de lo que compartís o no con mi crianza… por favor, no lo hagáis delante de mí. Me afecta y me preocupan algunas de las cosas que decís y si estáis en desacuerdo o necesitais discutir, hacedlo cuando yo no esté. Os sentiréis más libres, yo no tendré que vivir vuestra discusión y no tendré que pensar que todo esto es por mi culpa. Sois lo que más quiero y sé que somos lo mismo… me desestabiliza ver que no vais a la una.

Ya sé que estamos todos aquí para aprender. Ya sé que esto de criar un hij@, o dos, o tres, debe ser de las cosas más dedicadas y difíciles del mundo… Pero recuerda: Yo sólo necesito que estés, presente, y que me acompañes. No soy tú. Sé que lo sabes pero también quiero que lo recuerdes siempre: tendré que aprender cosas que tú ya sabes, me pasarán otras que tú detestarás pero seguramente porque las tengo que vivir.

No vivas tu vida a través mío, no proyectes, no creas que mi recorrido es una oportunidad para hacer el tuyo más provechoso, no creas que yo soy tu oportunidad para realizarte o para hacer que tu vida valga más la pena. Tu vida valía la pena ya sin mí.

Tú ya valías la pena sin mi. Siéntelo y créetelo porque eso te permitirá liberarme de tus cargas y simplemente te podrás centrar a darme la mano. Nada más. Estar y darme la mano. Atravesar lo que la vida me depare me es mucho más fácil y agradable si, en los momentos difíciles, puedo saberte a mi lado. Aprendamos el un@ del otr@ y vivamos, conectad@s y presentes. Así de fácil, así de simple.

Te quiero.

Tu hij@”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

14 respuestas

  1. me encanta haber leido esto hoy, necesitaba q alguien me recordara q es necesario “estar disponible”como tu sueles decir, pero al 100 por 100, no es el tiempo, es la calidad de ese tiempo lo importante, ultimamente quiero llevar demasiadas cosas por delante y no se puede… de verdad, muchas gracias por tus palabras de nuevo…se te ha echado de menos por aqui!
    besos.

    1. Hola, Vanessa.

      Muchas gracias. Sí, la calidad importa muchísimo pero no me malinterpretes… yo creo que en el tema de los niños, la cantidad también. El tiempo que pasamos con ellos es vital. Claro que tal y como están las cosas hay mucha gente que puede estar demasiado poco tiempo con ellos, pero sí importa también la cantidad de tiempo pasado juntos. Y cuanto más pequeños, más. Así lo veo yo… Y lo de estar presentes, vale para siempre; tanto si estamos todo el día juntos como si sólo los vemos media hora al día.

      Besos.

  2. Casi em fas plorar recordant alguna vegada que m’he enfadat amb la Martina o aquelles ocasions en que no estic al 100%… aquest tipus de reflexions et desperten per dins. Gracies!!

    1. Hola, Encarni!
      Celebro que llegir aquest post t’hagi anat bé… És important a vegades parar i ficar-nos dins de les seves sabatetes per veure com poden viure ells una realitat que no és la nostra…
      Una abraçada i gràcies per comentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.