Tu hijo te pide que juegues con él a lo que sea (coches, cocinitas, muñecas, médicos, da igual) y cuando empezáis, va diciéndote todo lo que tienes que hacer. Si tomas la iniciativa en el juego es probable que lo desapruebe y no te deja tomar ni una decisión: sólo quiere mandar.

¿Te suena? ¿Te sientes identificada/o?

Me acuerdo de las primeras veces que nos pasó esto mismo con mi hija mayor. Ella tenía unos dos años y medio y le regalamos una especie de supermercado con sus frutas y productos para vender.

Ella estaba en plena edad de “pienso por mi misma y mi opinión en MUY importante y la haré valer”. Así que cuando ibas a comprar y le pedías cosas, siempre te decía “no tengo”, y te acababa llenando la cesta con lo que ELLA quería que te llevaras.

Si le decías “sí que tienes, está aquí”, ella te decía “es para otra señora”, lo que fuera con tal de decidir ella qué te llevabas y qué no.

Era realmente divertido ver cómo se las apañaba para contestarte y salirse con la suya.

Cuando tuvo una cocinita y jugábamos a los restaurantes, igual. Te venía a tomar nota y cuando le pedías macarrones te decía que no tenía, que te traería lechuga frita. Y ala, tu con lechuga frita (cosa que nunca supe de dónde sacó, por cierto!).

Hay muchos padres que se preocupan porque creen que su hijo es un “mandón” y que esto no puede ser bueno, que tiene que aprender a no salirse con la suya y a aceptar que los demás no quieran hacer lo que él dice.

¿Alguien cree que siempre se salen con la suya? Yo creo que no, que lo más habitual es que NO puedan hacer lo que quieren y seamos los adultos los que decidamos (casi) todo por ellos.

Mientras están haciendo lo que muchos interpretan como “ser un mandón” ellos simplemente están jugando y experimentando el apasionante mundo de la toma de decisiones.

Están en plena fase egocéntrica y en el juego esto se exterioriza completamente. Tienen real necesidad de decidir y de que tú, el adulto que está jugando con ellos, les sigas su juego.

En el juego exploran, experimentan, buscan soluciones a lo que nosotros les decimos y que no quieren hacer (darnos tomates), elucubran… es alucinante seguirles el juego e ir viendo como se las apañan para llevar al juego hacia donde quieren llevarlo.

A través del juego también se expresan en sus deseos y frustraciones y el no poder decidir (tantas cosas que no les dejamos decidir), es una gran frustración a esas edades.

Por eso, a través del juego pueden sacar hacia afuera esa necesidad y esa impotencia que sienten a veces cuando no les dejamos llevar las riendas, simplemente porque no pueden ya que son demasiado pequeños para según qué decisiones.

Luego jugarán con otros niños y es muy probable que esos niños no les hagan caso en muchas cosas de las que ellos ordenen o deseen. No pasa nada. Irán aprendiendo a que cada uno puede hacer y decidir y que tienen que respetar las decisiones de los demás.

También van aprendiendo esto con nosotros: cuando papá se va a cenar fuera y el niño dice “no quiero, quiero que te quedes aquí”, no le va a quedar otra que aceptar que papá ha tomado una decisión de ir a cenar fuera aunque a él no le parezca bien.

Hay infinidad de situaciones en las que, poco a poco, van teniendo que adaptarse, aceptar que lo que quieren no puede ser. No sufráis, la vida ya se encarga de que vayan encontrándose situaciones para aprenderlo.

Pero cuando jugamos, cuando estamos relajados y cuando lo único que importa ahora es pasarlo bien, dejemos que decidan sin miedo.

Que nos digan que no hay tomates aunque los estemos viendo. Ya sabéis, son para otra señora.

Respetemos en estos momentos su necesidad tan importante y vital de guiar el juego. Sigamos la corriente, dejemos que lleve las riendas. Podéis sorprenderos de lo genial que lo podéis llegar a pasar si dejáis que sean ellos los que, en estos momentos, decidan. Es divertidísimo y ellos son FELICES en mayúsculas.

Si te molesta mucho que te mande, observa qué es lo que sientes y por qué. Qué te sucede dentro para que no puedas tolerar que, en este momento de juego compartido, no pueda decirte que no hay macarrones aunque podría perfectamente cocinártelos.

Y pregúntate… ¿Pudiste decidir de pequeño? ¿Te dejaron expresar en el juego libremente? ¿Podías decidir? ¿Tus padres te seguían el juego cuando estaban contigo y eras tú el que no les querías vender los tomates?

Quizás hay algo de eso también…

Esta también es una manera de llenarlos. Entrando en su mundo y dejando que se llenen de lo que necesitan: DECIDIR. ¿Verdad que no les dejaremos decidir si van o no a la escuela infantil? Pues dejemos que decidan en estas cosas del juego.

Y si no hay macarrones, pues comemos lechuga frita y todos tan felices!


[thrive_leads id=’6503′]

30 Comentarios

  • Ana

    Y la época del mal perder, se les pasa?? Acaba en llantos cualquier juego si no gana el.

    • miriam

      Aix… esto también depende del carácter de cada niño, etc. Hay algunos que tienen mal perder siempre, les cuesta mucho, no quieren NUNCA perder y hace falta mucha pedagogía y mucha paciencia. Hay otros menos competitivos y les trae sin cuidado si ganan o no. Un abrazo!

  • Nekane

    Mare meva has descrit exactament el que fa la meva filla!! Nosaltres, però tenim un petit problema i és que a vegades quan diu com s’ha de jugar no l’entenem i aleshores s’inicia una rabieta i si soc jo qui no l’enten s’enfada però d’aquella manera però quan és el seu pare s’arma un bon sidral i ell ho porta fatal…

    • miriam

      Sí, t’entenc, ho hem viscut també. Ells al seu cap tenen una situació determinada que és com volen que es desenvolupi el joc i aleshores nosaltres fem una altra cosa i ens diuen «NO» i volen explicar-nos què hem de fer però el cap els va més ràpid que el llenguatge que tenen i el lia un pollastre dels macos! 🙂 En aquests casos, molta paciència, molta comprensió i anar-hi posant paraules. Són petits! Una abraçada.

  • Lupe

    Em va perfecte el post…la meva fill va més enllà i et diu el que has de fer i el que has de dir! a mi molts cops em molesta, és veritat…sobretot que em digui el que haig de dir…

    • miriam

      Clar, t’entenc. Aleshores li pots explicar que prefereixes escollir tu què dius i què no. O preguntar-li si és que el que dius no li agrada, etc. Una abraçada!

  • Cristina

    Y si este comportamiento se lleva a cabo con otros niños? porqué claro.. donde empieza la libertad de uno, acaba la del otro..

    • miriam

      Pues en estos casos depende de la edad, estamos para ayudarles a gestionar esas situaciones: contarles que el amigo ahora no le apetece jugar a lo que él dice, etc. Si son ya más mayores, ellos mismos gestionan esos momentos. Poco a poco, van aprendiéndolo. Y sobre todo, con el ejemplo que les iremos dando. Un abrazo.

  • Judit

    Comparteixo al facebook de la Ludoteca.
    Molt bona visió per pares i mares… i per les ludotecàries també!
    Gràcies.

    • miriam

      Me n’alegro. I gràcies per compartir! 😉

  • suche

    Este post llega justo cuando mi hijo tiene 31 meses y esta en plena fase de jugar a su manera. Hoy por ejemplo antes de dormir me pidio leer un libro y cuando terminé cerré el libro. Ay yayayy la que me busqué!! Mama, por qué cerrastes el libro yo queria abierto. Nada, a comenzar a lidiar conflictos y nombran sus sentimientos. Gracias por escribir, por compartir. Es un apoyo enorme para mi de saber que una crianza respetuosa es necesaria y que cada vez somos mas padres y madres que tomamos ese camino!

  • Maria

    Vaya telaaa! esto me pasa cuando juego con mi hija y por lo general me molesta xq creía que no me incluye en el juego, y yo le decía que si jugamos las dos yo también quiero hacer lo que quiera.
    Me alegro de haber leído y entendido esto
    Gracias !

  • Sandra

    Conmigo si manda, con los demas niños la mandonean y corre cuando el otro niño quiere, y asi hasta que el otro niño se enfada y ella viene a mi triste porque el otro niño no la quiere… uff me duele ver como que no tenga personalidad para defenderse.

    • miriam

      Esto no quiere decir que no tenga personalidad para defenderse. Significa que es pequeña y que le falta tiempo, maduración y herramientas. Un abrazo y ánimo.

  • Silvia

    Y si no es sólo en el juego? Qué hago con sus manías ( la coleta no está tan alta como quiero, el libro sobresale un poco de la estantería) y con tener que hacer TODO lo que ella diga o que monte el pollo?

    • miriam

      No me dices la edad, y me falta contexto para poder valorarlo y ayudarte. Lo siento.

      • Silvia

        Mi niña tiene 4 años y es una olla a presión… es muy inteligente y su comportamiento tiende a parecer el de una niña mayor, que quiere correr más de lo que su edad le permite…. una personalidad fuerte frenada por su corta edad y por su madre, que a veces no sabe cómo llevarla.
        Mil gracias por tu respuesta, no sabes cómo me ayudas con tus vídeos y posts!

  • Sandra

    Moltes gràcies Miriam!. Ho estem començant a viure. El nostre «fill major» farà 3 anys en dessembre. Ha començat P3 i ens fa jugar a fer que som la mestra o el nen que va a esmorçar o lo que siga en escola («tu ara ets trist perque vas al menjador»)…la vida es pur teatre. Jejeje.

  • Helena

    Com sempre llegir-te, escoltar-te, és una revelació! Aquest post el passaré també als avis… a veure si deixo de sentir el «No siguis tan manaire!» 😛 Gràcies!

  • María Ana

    Mi hija tiene 4 años y todavía juega mandando y es muy específica en cosas cotidianas ( como quiere que la peine, la posición de su plato y su vaso en la mesa, etc) a veces es un reto a la paciencia

    • miriam

      Mucha paciencia en estos casos. Un abrazo.

  • Inma

    Hola. Mil gracias.
    Juego todo lo que puedo con mi hijo de 6 años. La verdad es que me agobia un poco cuando empieza a decirme toooooodo lo que tengo que hacer, decir, donde pueden moverse los muñecos, donde no. Me dice ahora haz esto, ahora lo otro…me he sentido como un juguete más en sus manos.
    Como bien dices me he preguntado si el dejarme «manipular» en el juego no le estaría haciendo mal.
    Han sido momentos duros, de diversión para el, pero una lucha interna de autocontrol para mi.
    Ahora estamos incorporando nuevos juegos, cartas, monopoli… y veo con agrado que respeta las reglas del juego.
    Me ha encantado leer este post. Me ha sorprendido, me ha maravillado, acabo de entender en un flash por todo lo que he pasado y estaba tan agobiada en algo tan normal.
    Un millón de gracias.

    • miriam

      Te entiendo, es que a ratos llegan a agobiar, y a veces les explicamos que si participamos, también queremos opinar (sobre todo en el caso de niños ya más mayores, como el tuyo), pero cuesta. Paciencia y a seguir. Un abrazo.

  • Lucia

    Gracias! Por estar presente dándonos un consejo para cada situacion de la crianza. Abrazos desde Argentina.

  • Leer

    Bueno…. Tema candente en casa. Mis hijas de 5 y 7 solo juegan dando órdenes. Yo me agoto! No puedo hacer nada que no sea lo que ellas consideren que debo hacer…
    – ahora me veías que estaba llorando y venías a salvarme.
    – y tú ladrabas para que te cogiera.
    – y entonces te llevaba a mi casa y tú pedías comida.
    – y luego me ponías de nombre Turu.
    – y te sacaba de paseo y todos los niños querían tocarte. Y tú les chupeteabas y dabas saltos.
    Puff
    A veces pensamos si no sabrán jugar de otro modo… Me consuela leerte!

    • miriam

      jajajaja… y lo divertido que es? No desesperes, pasará! 😉

  • Roser

    Hola. Mi hija de 5 años ya ha pasado esta fase. Ahora es más con las amigas. Antes era muy mandona y yo he sido muy de explicar que que también hay que hacer lo que quieren las amigas. Pero hoy en un cumpleaños la he visto sucumbir a tooooodo lo que le pedía su amiga. Dame la mano si no no soy tu amiga. Jugamos en la colchoneta si no no juego contigo y mi hija cede en todo porque si no no Será mi amiga. Me puedes recomendar cuentos o juego simbólico para ayudarla? GrACias

    • miriam

      Con la edad que tiene tu hija, yo directamente hablaría con ella. Le preguntaría cómo se siente cuando su amiga hace eso, etc y tiraría del hilo a ver qué está pasando. Un abrazo.

  • Claudia Andrade

    Yo me encuentro desesperada , mi hijo tiene 5 años , hasta los tres años era tímido y prefería jugar solo o con niños de su entorno ,mostrará dificultad para seguir los juegos de primos mayores , se mostraba muy desafiante . Ahora que tiene 5 , hace amigos con mucha facilidad pero solo quiere jugar los juegos que el quiere o llevar el juego de la forma que el desea , yo trato de hablarle, solo o en todas las formas y se enoja mucho , deja de jugar y se va de dónde estemos en silencio pero muy enojado. Ya lo hace con niños conocidos o desconocidos , ya no se que hacer .

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.