Adopción

Doblemente abandonados

23.3.2012

El otro día me quedé absolutamente alucinada cuando leí la siguiente noticia: “Más de 70 niños adoptados son abandonados por familias catalanas en la última década“. La leí entera y sólo me surgían más preguntas… La primera: ¿qué puede haber pasado para que unos padres que quizás han esperado años para tener el esperado hijo, decidan abandonarlo? Y la siguiente y no menos importante: ¿cómo podrán superar estos niños dos abandonos?

En la mayoría de casos el conflicto llegaba con la adolescencia (era de esperar), cuando la situación se hacía tan tensa que los padres acababan optando por renunciar a este hijo que había estado con ellos durante años. El día que explicamos esta noticia por la radio añadimos un corte de voz que decía algo así como: “desde la administración tenemos que trabajar para que haya más vínculo entre padres e hijos”. O sea que instalar un buen vínculo entre el hijo adoptivo y sus padres era bastante determinante a la hora de continuar al lado del adolescente a pesar de vivir, en la mayoría de casos, una etapa más que difícil.

Después de escuchar, explicar y leer esta noticia estuve unos días intentando digerirla. Lo más fácil era criticar estos padres, y reconozco que lo primero que me surgía era hacerlo: ¿como podían volver a abandonar un chico que ya había sido abandonado con 2 meses, 7, 1 año o recién nacido? ¿Cómo podían tener suficiente estómago para hacerlo? ¿Que no lo querían lo suficiente? Pero con las horas, con el reposo, me venía otra sensación: la de no poderme poner en su piel por el solo hecho que no tenía ni idea de qué situaciones habían llevado a unos padres optar por abandonar un hijo. Casi estoy segura de que había sido una situación extrema, difícil, y una decisión terrible. O al menos, quiero pensar que en estos 72 casos de niños doblemente abandonados había sido así. Justo después me surgía otra pregunta: si estos adolescentes hubieran sido hijos biológicos, ¿también los habrían abandonado?

Son preguntas que yo no puedo contestar porque no tengo ni idea. He decidido escribir esto a pesar de tener las ideas nada claras, a pesar de no poderme poner en su piel, a pesar de no poderme imaginar cómo es una adolescencia terrible. Quizás vuestras reflexiones o comentarios me ayudarán en este sentido… Sea como sea, tengo clara una cosa: el vínculo es la clave. Y el vínculo es mucho más difícil cuando el primer vínculo, el vínculo con la madre biológica no ha sido establecido, o ha sido rechazado por esta última. No quiero decir que sea imposible, ¡sólo faltaría! Pero es más difícil.

Lo que sí me vienen a la cabeza a menudo son los adolescentes o niños que han sido abandonados ya dos veces. Cuánto sufrimiento, cuánto dolor que deben llevar encima a pesar de quizás incluso no ser del todo conscientes de ello… Cuánto abandono y cuánta soledad…

Y después de pensar en ellos, en sus padres, en todas estas 72 tragedias, me es inevitable no pensar en otra cosa: ¿podría abandonar yo a mi hija? ¿Habría alguna cosa que pudiera hacerme tomar la decisión de echarla de casa y separarme de ella para siempre? Y sólo de imaginarme estas cosas me entran ganas de llorar… La miro y pienso que pasar por una situación así me supondría morir en vida.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

15 respuestas

  1. Qué historias más terribles. Me planteo las mismas preguntas que tu y tampoco encuentro respuesta. Un proceso de adopción debe ser algo muy duro pero llegar a abandonar a ese hijo adoptado muchísimo más. Que situaciones más terribles para padres y niños.

  2. Jo també em plantejo els mateixos dubtes que tu. Què és el que fa que uns pares puguin abandonar el seu fill? Quin motiu tan gran poden tenir per abandonar la lluita…Se’m fa difícil per no dir impossible d’entendre.

    Es veritat que el vincle és la clau i que establir el vincle amb un nen/a no biològic és més difícil però no és impossible.
    Jo tinc un cas molt proper d’una companya que fa 7 anys va adoptar un nen rus de tres anys. Els inicis van ser durs, l’idioma, la falta de vincles afectius del nen. L’hauries de veure ara, és un nen que adora els seus pares, que els estima amb bogeria i que, si fos per ell, renunciaria ara mateix al seu passat perquè el vincle que han creat és indestructible. Ha estat un procés difícil, de molta lluita però ho han aconseguit i no ha estat ni està sent fàcil.

    1. Buf… Segur que no n’ha de ser gens de fàcil. Les dosis d’amor, de paciència, de comprensió, d’empatia han de ser enormes… Però quan l’adolescència esclata, què passa, aleshores? Què pot passar per fer-ho tan insuportable? No m’ho puc imaginar… i no sé si ho vull…

      Una abraçada.

  3. me has puesto la piel de gallina… no hay nada peor que sentirse abandonado no quiero pensar en cómo estarán esos niños, qué sensación más fea debes acompañarles en el crecimiento 🙁

  4. Doncs no ho entenc! Crec que no hauriem de diferenciar en si el nen és biològic o no! És igualment el teu fill!!! Si et llances a l’aventura d’adoptar a un nen (ja sigui recen nascut o no) és perque estas disposat i seràs capaç de donar-li la oportunitat que es mereix, que el faràs sentir com a casa, que li donaràs tot allò que li ha mancat! Amor, comprensió, unes mans a les que agafar-se, uns braços que els abracin quan mes ho necessiten! Com pots no considerar a aquesta persona el teu fill?
    Crec que per mes difícil que sigui la criança d’un “fill” no biològic, aquests pares haurien de valorar l’oportunitat que els ha brindat la vida! Que hi ha tanta gent que voldria poder accedir a tenir un “fill”, i estarien tan disposats a donar-li TOT!
    Aixxxx… quina llàstima!!!

    Bon cap de setmana!!!

    1. Hola, Mireia.
      Hi estic d’acord, no hi hauria d’haver distincions.
      Dit això… no sé quines situacions es produïen perquè els pares arribessin a aquest extrem i estic convençuda que deurien ser terribles… Per tant, em costa molt jutjar-ho, perquè no m’ho puc ni imaginar…
      És duríssim i tan de bo mai haguem de viure situacions com aquestes…

      Un petó.

  5. Ayyy Míriam, es algo terrible, no había escuchado esto. Supongo que la clave está en dos de las cosas que comentas, si fueran sus hijos biológicos no habría retorno. Pienso que hay muchas familias que viven un infierno cada uno en un extremo de la cuerda y sin encontrarse, pero la posibilidad de la devolución es implanteable, claro. En este caso los adultos tienen que hacer un esfuerzo supremo de empatía ¿y por qué no? Ir a terapia, indagar y desbloquear los nudos que nos separan.
    Otra reflexión que apuntas es que hablamos de niños con una vulnerabilidad muy grande, se les negó el primer vínculo y les cuesta mucho establecer otro. Qué tristeza tan grande!
    Por supuesto no juzgo, pero pienso que es preciso un esfuerzo mayor, en cualquier caso, siempre con los hijos, sean biológicos o no y enfrentarnos a nuestros propios fantasmas que son los que merman nuestro empuje.
    Un abrazo!

    1. Hola, lamamacorchea.

      Siempre he pensado que los padres de niñ@s adoptados tienen una dificultad añadida que es importantísima y es la de tener un hij@ que no ha vivido su vínculo primero; quizás ya en el vientre materno,etc. Esto marca y se integra un sentimiento de abandono enorme que puede acompañarle toda la vida si no se elabora, etc. ¿Cómo superar esto? No tengo la clave pero sin duda parten con desventaja.

      Gracias por comentar. Besos.

  6. Quin tema més delicat aquest.
    No puc imaginar el dolor d’ aquests pares q no veuen altre sortida que renunciar al seu fill o filla. No Crec q no El sentint igual q nosaltres q l hem parit, el procés d adopció és llarg,dur i en molts moments dolors, i sé del cert que les parelles q s hi llencen i arriben al final han superat proves,i exàmens q van molt endins.
    No sé com serà tenir un fill adolescent, i menys un fill adolescent, en plena etapa identitaria i amb una història passada desconeguda o dolorosa, però he conegut adolescents abandonats i sé q no és fàcil establir un vincle quan no s ha elaborat l abandonament primer, y he vist adolescents dinamitar relacions amb famílies d’acollida per por a ser abandonats de nou.
    El q tinc clar és que el nostre entorn, les administracions, la societat, … no t ho posa fàcil especialment, a vegades fins i tot tenint recursos,
    A la notícia es parlava de l edat en q van ser abandonats la primera vegada? De si tenien alguna discapacitat?de quins recursos s’ havien ofert a aquestes famílies…. O només del nombre de nens abandonats….
    És un tema per pensar hi molt,…

    1. Hola, Jaso.

      Gràcies per aquest punt de vista que aportes al tema. Molt interessant. No, hi ha detalls que comentes que no s’esmentaven… Crec que és important això que dius de què has vist com dinamitaven estades amb la seva familia d'”acollida” per por a ser abandonats de nou… La por els paralitza i fa que fugin de qualsevol relació o vincle que pugui fer-los entrar en contacte amb el ja viscut,… Imagineu-vos com n’és de gran el dolor patit per culpa del primer abandonament…
      És molt dur, tot plegat… i requereix un esforç enorme per part de tothom (no només els propis pares) per intentar evitar que després d’un abandonament, en vingui un altre…

      Una abraçada.

  7. Es un tema que a mi també em posa la pell de gallina: Jo vaig treballar amb nens d’un centre d’acollida que tenien 4 i 5 anys que l’únic que volien era que els seus pares els anessin a buscar per tornar a casa, fet que no passarà mai. Veus en aquests nens que l’abandonament que han viscut els fa impermeables a qualsevol vincle perquè justament han patit tant que no poden vincular-se!
    També conec una mare que acaba de “tornar” a la seva filla adoptiva adolescent a un centre; no s’hi desvincula del tot però no conviuran.
    En fi, hi ha tema per pensar i reflexionar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados