No sé si os habéis fijado que en este blog no he hablado prácticamente nunca de colecho, de dormir juntos padres e hijos. Y no lo he hecho porque más allá de mi experiencia, que hoy os explicaré, creo que eso de cómo dormimos las familias es extremadamente personal; que dependerá de nuestro hij@, lo que necesite, pero también del espacio que tengan las habitaciones que tenemos en casa, de los horarios que hagan los padres y un largo etcétera que dependerá de cada núcleo familiar.

Laia durmió con nosotros y más concretamente en medio nuestro hasta los siete meses. Entonces nos pareció que reclamaba algo más de espacio y la pusimos en una cama que habíamos hecho a medida y que se enganchaba a la nuestra. Por lo tanto, desde los siete meses hasta el año y medio durmió allí, a mi lado. Un buen día nos dijo que quería dormir en «su» habitación; nos lo dijo con gestos y sonidos porque aún no hablaba. Le hacía ilusión dormir con sus cosas, tenía ganas de «cambiar», supongo. Y se lo respetamos aunque para mí era mucho más complicado porque para darle el pecho tenía que levantarme, cuando hasta entonces casi ni me daba cuenta de las veces que mamaba porque prácticamente ni me llegaba a despertar.

Pero a medida que fueron pasando los meses ella cada vez me reclamaba más y básicamente, lo que no le gustaba es que yo volviera a mi cama. Me quería allí, con ella, en SU cama toda la noche.

Y yo en su cama no dormía tan bien. Coincidió que era la etapa en que empiezan a llegar un poco los miedos, las pesadillas… y entonces vi que aquel sistema no nos acababa de funcionar: ella se despertaba más a menudo (supongo que para comprobar que yo estuviera) y yo, evidentemente, también. Hablé con ella y le expliqué que yo necesitaba dormir en mi cama, con su padre, que allí podía descansar mejor y que si ella me quería toda la noche a su lado, yo no tenía inconveniente, pero que en su cama no descansábamos bien ninguna de las dos. Lo entendió y volvió a dormir con nosotros. Tenía dos años. Entonces vi la luz. Empezó a dormir seguido, la mar de bien. Cuando tenía necesidad de mamá, de saber que estaba, simplemente alargaba el brazo y me tocaba el pelo: no necesitaba ni despertarse ni desvelarse para reclamarme diciendo «mamá». Ya no hacía falta.

La cuna que le habíamos hecho de madera adosada a nuestra cama se iba haciendo pequeña o ella más grande, mejor dicho. Fue hora de plantearnos qué hacíamos. Queríamos seguir durmiendo bien los tres, seguido, felices y plácidamente, pero aquel sistema ya no lo permitía. Teníamos que decidir si pasábamos a dormir en el suelo y juntábamos colchones o hacíamos una cama muy grande elevada… Finalmente pedimos a nuestro cuñado, carpintero excepcional, que nos hiciera una cama que quedara exactamente a la medida de la nuestra y así pasar a tener una cama enorme donde cupiéramos los tres y quién sabe si un día, los cuatro. También tiene un hijo y supo qué queríamos a la primera. Ahora tenemos una cama inmensa, de 2,40 de ancho donde en el lado de Laia hay una barandilla de madera preciosa y donde dormimos la mar de bien los tres.

Dormir cómodos y a gusto toda la familia es imprescindible. A mí me gusta mucho dormir con Laia. Me encanta. Estirar el brazo y saber si es necesario que la tape, acariciarla cuando hace algún gemido, poder decirle al oído sin apenas moverme «tranquila estoy aquí» cuando tiene miedo porque ha tenido una pesadilla horrorosa… para mí no tiene precio. Sé que un día se irá y no me asusta. Estaré contenta cuando llegue, pero ahora mismo los tres disfrutamos de estar juntos, de despertarnos los tres juntos, estar cerca disfrutando de esta etapa que pasa tan rápido, para tenerla bien integrada cuando se acabe.

El modo de dormir va cambiando a medida que pasa el tiempo en nuestros hijos, y creo que nos tenemos que ir adaptando toda la familia a las necesidades que tengamos todos para poder dormir el máximo de bien posible. Nosotros colechamos, no porque sea mi bandera, sino porque nos funciona, porque me gusta y sobre todo, porque Laia desde que vuelve a dormir con nosotros duerme seguido y duerme feliz.

25 Comentarios

  • eva

    Me ha encantado…ojalá yo tuviera el espacio para poder tener una cama de esas dimensiones. Nos apañamos con una de 1,35cm y siempre que ella lo permite la echo a su cuna que tengo en nuestra habitación para que podamos descansar todos mejor. María tiene ahora 10 meses y todavía se despierta…o más bien me busca varias veces en la noche. Estoy fisicamente cansada pero feliz de estar a su lado. Un beso y gracias por escribir en tu blog cosas tan bellas.

    • Míriam

      Hola, Eva!

      Realmente, una cama de 1,35 para los tres es pequeña… no me extraña que quieras ponerla en su cuna para mirar de dormir un poco más anchos los tres… Si te cupiera otra al lado, (una cama individual) eso sería la solución y dormiríais seguro muy bien los tres. Pero bueno, cada familia va encontrando sus soluciones a la hora de dormir cómodos. Celebro que estés tan feliz de estar a su lado. Son un regalo!

      Besos.

  • Mireia

    Nosaltres també hem optat per ampliar el llit gran, i n’hem afegit un de 90 als de 1.50 que ja teniem. Fins ara al de matrimoni hi cabiem els 3 (o els 2, que molts dies el meu home es quedava al sofà, pobret) però últimament el peque es mou molt i necessitàvem més espai.
    I amb aquest llit enorme d’ara el canvi ha estat espectacular! 😀 I jo el veig tan feliç i tranquil dormint!

    • Míriam

      Hola, Mireia!

      Doncs així teniu un sistema com el nostre. És fantàstic poder tenir un llit tamany XXL, perquè ja no pateixes per l’espai, malgrat que a vegades la criatura us arraconi a un cantó i ell estigui de través, oi? 🙂 Típic!
      Que bé que hagueu trobat la manera de dormir més còmodes i tan feliços! Me n’alegro molt!

      Una abraçada

  • Ivet

    Hola Miriam! Jo sempre li dic al Toni que crec que dormir junts és la millor decisió que hem pres!! Sóc superfeliç tenint la Lluna tan aprop…i llevar-nos al matí tots juntets, fer mandres mentre la Lluna comença a fer la croqueta tot rient…és impagable!! Nosaltres al final també vam adjuntar un llit de 80 al llit de 1,35 i tenim un llit triple!!! L’hem batejat així!!
    Un petó i bon dia a tothom!

    • Míriam

      Hola, Ivet!

      Sí, és fantàstic, oi? Veure que obre un ullet i et veu de seguida… que estira la mà i et toca… Gaudiu-ho molt perquè sí, malgrat que hi ha gent que diu que si te’ls poses al llit no marxen mai més de la vida, els fills un bon dia volen anar a la seva habitació. No hi ha volta de full. És llei de vida. 🙂

      Una abraçada

  • Montse Ayala

    Doncs nosaltres anem endavant i endarrere. El Pere, de nadó, no volia estar al nostre llit. Suposo que no s’hi sentia còmode. En canvi, al bressol dormia sense cap problema. Del bressol va passar al llit de baranes i quan tenia un anyet, amb una barana, va anar a dormir a l’habitació amb el seu germà. El gran es va sentir molt gran anant a la llitera de dalt i el petit també es va sentir gran d’anar al llit per nens grans. Però d’un temps ençà i també coincidint amb el tema de les pors, el Pere no suporta estar sol. La companyia del seu germà a la mateixa habitació no li serveix de res. Hem provat de tot i fins i tot hem perdut els nervis massa vegades perquè no enteníem massa el canvi i creiem que es resistia a anar a dormir i prou. Si finalment ho aconseguíem, a mitja nit es llevava i venia al nostre llit a acabar de passar la nit. Al final hem decidit deixar-ho córrer. Ja tornarà a voler anar al seu llit. Ara ens necessita i cada dia fem el mateix ritual: ve a dormir al nostre llit i si tenim esma -el Pere es mou moltíssim i és molt incòmode de compartir-hi llit- el portem a la seva habitació i si no en tenim, es queda allà amb nosaltres. Si es desperta a la seva habitació, ve al nostre llit una altra vegada, però ja no ens hi posem nerviosos. I com diu la Míriam, si té un malson, li podem dir a cau d’orella que no passa res i que estigui tranquil. I mira, així sembla que allargui el bebè que se m’està fent gran molt de pressa!

    • Míriam

      Montse,

      crec que heu optat per la millor solució: no posar-vos-hi nerviosos. Si ve al vostre llit a la nit, és perquè us necessita. L’etapa de les pors no és gens fàcil pels nens d’aquesta edat i necessiten sentir els pares a prop, sentir que amb ells allà, ja res pot passar. Entenc que sigui incòmode, però… I ajuntar un llit individual al vostre?
      Un bon dia haurà superat aquesta etapa i ja no necessitarà fer el peregrinatge de cada nit a la vostra habitació, i llavors podeu reservar això d’estar junts al llit als matins de cap de setmana (o d’entre setmana, si hi ha temps) per fer mimos i jocs de mandres! 🙂

      Gràcies per compartir la teva experiència. Una abraçada.

      • Montse Ayala

        Míriam, no ens hi cap un altre llit. Què hi farem!

  • Mam’appola

    Hola! Qué cierto lo de las faltas de respeto en esto de la crianza…yo tengo 3 hijos…6 años, 4 años y 8 meses…y dormimos como queremos cada noche…de bebés durmieron en nuestra cama y como son igualitos que el padre ( como osos vaya, así se caiga el mundo, ellos siguen roncando) he de decir que el gusto de dormir con ellos de bebés era mío, ellos no pedían teta por la noche, caían como piedras y yo disfrutaba de sus manitas calientes…sus siestas las dormían en un futón así que cuando despertaban aparecían por el salón despeinados y con una cara deliciosa, poco a poco quisieron leer cuentos en su cama, acostar peluches, y fueron cayendo rendidos en sus camas, pero siempre que quieren vienen a la cama grande (1,60)…uno, dos, tres…y hasta los cinco hemos dormido juntos, con cuidado de la bebé, pero felices…ahora están los dos mayores de vacaciones a…753 kms.de casa…y colechas con el abuelo…mi padre que los adora y cuando se van de su casa, dice que no cambia las sabanas que tienen todas sus babitas…pero si, así es como nos gusta y nos conviene a nosotros…así es como somos felices, pero no es una bandera…si acaso el narco por el que navegan nuestros sueños…

  • Yvonne

    La meva petita que fara 5 mesos d’aqui 10 dies, dorm desde els 20 dies de vida a la seva minicuna. Al principi m’agradava dormir amb ella pero no descansava gens perque em feia cosa aixafar-la… vaig provar de ficar-la a la cuna i va assemblar que li agradava, de fet va començar a dormir mes seguit. Ara tinc la sort de que ja 2 mesos que dorm 8-9 hores seguides, o sigui que descansem tots a casa jeje. En res ja hi no cabra a la minicuna aixi que posarem la cuna gran a la habitació perque tant el meu marit com jo trobem que encara es molt d’hora perque dormi soleta a la seva habitació. Si es dona el cas de que ha de dormir amb nosaltres… per mi encantada!! . De moment aixi ho estem fent, pero aixo si, la teta no la perdona en tot el dia i s’adorm nomes mamant . Gracies per donar-nos ideas/consells Miriam!

    • miriam

      Cada família ha de trobar la seva manera, que sigui respectuosa amb els nens i que permeti un son feliç a tothom! Una abraçada

  • Maria Antònia Orell

    Nosaltres tenim el llit de 1,35, un de 90 i una cuna en sidecar. Dormim tots 4 com a reis!!! El problema eren les migdiades del petit, que es mou moltissim i va caure del llit dues vegades. Solució? Un matalàs a terra a la ‘seva’ habitació! Malauradament, no pic dormir amb ell al migdia i així sé que no es fara mal. De vegades apareix al menjador, de quatre grapes…

    • miriam

      Molt bona solució, Maria Antònia! 😉

  • JULIA HERRERA

    Hola Mirian
    que bueno tu articulo y tu blog¡
    mi pregunta es¿hasta cuando?
    Nosotros hemos dormido en la misma habitación mas o menos hasta que Pol tenia 4. años. Teníamos la cama grande y una cama de 90 al lado.Siempre nos pareció natural.Cuando tuvo su habitacion ,pues a temporadas.A veces dormia bien,a veces venia a nuestra cama…Cuando tenia 6 años,mas o menos,le cambiamos su cama,que era grande(muchas veces me quedaba con el durmiendo)por una de 90,por circunstancias familiares.Ahora tiene casi 9 años,y sigue pidiendo que duerma con el.Le acompaño un ratito y luego se duerme ,dice que sabe dormir solo pero le gusta mas con mama(claro).A mi me cuesta dejarlo despierto,me dice» por favor mami quedate conmigo» y no se que es lo mejor para el.Si dormir,no dormir…al principio me quedaba en su cama hasta que se dormia,pero claro me dormia yo tambien jajaja. Y me dolia la espalda.Ya paso la época de los miedos y eso.Evidentemente cuando esta malito o le pasa algo me quedo,y el sabe que puede venir,de hecho algun dia viene,a la cama de sus papis,pero…normalmente la estrategia es que lo acompañe su padre,y con el no hay problema.Claro,a su padre no le pide que se quede.
    En el colegio desde que duerme solo ,bueno,por eso y otras cosas para favorecer su autonomia,esta mucho mejor.Es un niño Asperger y para mi es delicado,nunca sabes si no puede o no quiere.¿hasta que edad es sano? para un niño dormir con sus padres?
    Con la teta paso algo similar,yo lo destete a los 5 y medio,habia algo en mi que me decia que ya era suficiente,aunque aun dice que las tetas son…suyas,su reino.
    Te agradeceria tu opinion.

    • miriam

      Ay Julia, esta es la pregunta del millón… Yo lo llamo la línea fina: porque la linea que separa el saber si es que está preparado y tiene miedo, o es que no está preparado y estamos empujándolo es muy fina y muy difícil de esclarecer. Yo no te lo puedo decir: tú conoces a tu hijo más que nadie. Lo que te recomiendo es que te conectes: que te hagas la pregunta que tengas y te conectes haciendo algo que te haga sentir bien (ir a pasear al bosque funciona, por ejemplo) y escucha qué te dice tu cuerpo y tu corazón. Sabrás cuál es la respuesta. Cada niño es distinto, cada mamá también, cada familia es diferente… y las manera de actuar, de acompañar a los hijos a veces también difieren justamente por eso mismo… Conéctate a él y sabrás que es lo que necesita y te demanda.

      Un abrazo!

      • JULIA HERRERA

        gracias¡¡¡¡
        si conectada amb ell fins i tot massa,ara ho veig haig de conectar-me mes amb mi
        M ENCANTESSSS

  • Marissa

    Pero qué genial idea me has dado, Miriam! Mi cama es grande, pero para ser honesta me encanta tenerla para mí sola. Mi pareja y yo dormimos separados, los dos muy contentos así. Y resulta que él es carpintero, o sea que la tenemos muy fácil y no me había dado cuenta! Gracias por este y tantos otros consejos!

    • miriam

      Pues adelante! Seguro que os encanta 😉

  • Zoe

    Hola Míriam! Genial nosaltres ho fem igual i ara som 4! Abans el meu home anava a l habitació de la nena pq treballa moltes hores i necessita descansar pero desde que van fer el llit de 2,40m ell esta encatat de dormir tots plegats. Crec que dormir amb els teus fills és un dels molts plaers gratuïts de la maternitat. Gràcies per ser com ets

  • Yanet

    Me regalaron una cuna enorme ora mi hijo, pero como Mamy primeriza quise que mi bebe durmiera a lado de mi cama en una cuna portátil que mi esposo y yo compramos , mi bebe se levantaba cada dos horas y media a comer y yo trabajando, esposa y madre estaba muy cansada y no dormía bien, lo que pasó es que a los 5 meses decidimos cambiarlo a su cuarto y a esa enorme cuna que le habían regalado y que creen? Mi bebe desde la primera noche durmió seguido y sinceramente lo recomiendo mucho, respeto mucho a las parejas que duermen en el mismo cuarto y cama, es de admirar pero mi hijo está acostumbrado a dormir solito y sin luz en su cuarto el dabe y reconoce que cuando está todo obscuro es tiempo de dormir …. Admiración y respeto a todas las familias.

  • Arantxa_gorilasalcuadrado

    Mis mellizos fueron prematuros y cuando llegaron a casa eran tan pequeñitos que nos recomendaron que no hiciéramos colecho así que dormían los dos juntitos en una minicuna al lado de nuestra cama. Cuando fueron cogiendo peso ya estaban acostumbrados a dormir sin mamá y papá así que hacia los 7 meses los pusimos en su habitación. Me llamaban bastante durante la noche pero prefería quedarme allí con ellos que llevarlos a mi cama, así sin pensar y sin abanderar nada. simplemente porque las pocas veces que lo hacíamos, el padre y yo acabábamos en el sofá y ellos dos en nuestra cama de 1.50. que nos echaban a patadas literalmente ja.ja.. Sin embargo, si sólo se despierta uno, sí que acaba durmiendo con nosotros. Como digo, no abanderamos un método de colecho sí o colecho no, hacemos lo que podemos con el objetivo de que todos podamos descansar

  • Gema

    Míriam, estamos desesperados. Vega tiene 2 años y medio de los cuales 1 año y medio lo hemos pasado sin dormir. No quería cuna, dormir los 3 en l cama era horroroso al no parar quieta, su habitación era como la cueva del oso. No la quería ni en pintura. Se encontraba sola, no veía a mamá o papá y montaba el pollo del siglo. Hasta 15 veces hemos contado las veces que nos hemos levantado. Al final optamos por poner su cama de 90 al lado de la nuestra y OHHH, dormía, DORMÍAMOS!!
    En ls últimas vacaciones vimos la oportunidad de que durmiera en su habitación y lo hizo. No cabíamos en nosotros de lo sorprendidos que estábamos. Peeeero de nuevo en casa y en su habitación, volvimos a las andadas. Despiertos desde las 4am, chillidos, llantos, salir de la habitación en silencio era puro ingenio ( se les afina el oído o que?). En este punto andamos. Y estoy pensando sinceramente en volver a dormir los 3 en mi cuarto. Pero pienso que sería dar un paso para atrás. Podrías darme tu opinión?

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.