La malaltia del TEVA/MEVA

3.6.2011

Desde que tengo una hija que me pasa algo muy extraño. Bueno, desde que nació no… probablemente es desde que hizo el año y medio. Me explico. Cuando hace algo que no me mola nada, como hacer justamente aquellas pocas cosas que tiene absolutamente prohibidas, cuando llega su padre me sale esta frase: «¿Sabes qué ha hecho TU hija, hoy?». En cambio, cuando le explico lo que ha aprendido ese día, o los besos que me ha dado, o lo que ha descubierto, en vez de aquella forma de posesivo me sale: «MI niña, ¡se está haciendo mayor!».

Mi compañero un día me hizo dar cuenta de este pequeño detalle, el cambio del TU HIJA por MI HIJA y los últimos días he prestado atención… y sí, estoy afectada por este virus. Pensaba que no era contagioso y que lo podría curar pronto pero ¡ay!… el otro día, cuando llegué a casa me encontré a Marc y a Laia sentados en el sofá, serios, mirando la televisión. Ya vi que algo no iba bien porque esa escena no es nada habitual. Dije, alegre «Hola, guapos, ¿qué tal ha ido el baño?». Cuando entré en el comedor y me fijé bien, me di cuenta de que Laia no llevaba ni pañal ni pantalones. Y entonces él me dice: «Habla con TU HIJA. ¡Dice que no quiere vestirse y me ha montado un pollo que no veas!«.

¡Aha! El virus se ha esparcido por casa. Efectivamente, es contagioso. He intentado buscar por Internet qué era esta rara enfermedad y he encontrado (¡en Internet está todo!) que afecta, en general, a padres y a madres. Da igual si son primerizos o no. Las mujeres y los hombres que entramos en esta nueva categoría, un día u otro enfermamos con esta cosa extraña que se ve que no tiene cura. Se llama la enfermedad del «TU HIJ@/MI HIJ@, DEPENDIENDO DE LO QUE HAYA HECHO» y se manifiesta, sobre todo, cuando nuestro hijo o hija han hecho algo que no nos ha gustado, que no queríamos o que no esperábamos. Entonces sale con toda la virulencia y pronunciamos ese «TU HIJA» con un tono de voz más alto de lo normal.

El mismo artículo de Internet dice que no me preocupe, que no tengo que ir al médico y que tampoco es muy grave. Que no se cura, pero que tampoco pasa nada por estar contagiado. Pero puntualiza que los dos miembros de la pareja han de estar informados de ello, porque sino, la batalla en casa está asegurada. Vamos, que es importante que sean conscientes de que cuando el niño@ hace algo mal, entonces pertenece al otro, y que cuando hace las cosas bien, es más nuestr@ que nunca. Que es mentira, dice el artículo, pero que va muy bien, psicológicamente a los padres, atribuir las culpas y la responsabilidad a otra persona y no a nosotros mismos. Que no sirve de nada, también dice, pero que da igual, que si de esta manera tenemos que criar más tranquilos, pues que adelante, que ya bastante cansada es la crianza como para fijarnos en detalles de este tipo.

Me he quedado más tranquila. Ah, el artículo en cuestión también dice que los hijos, ser ser, no son de nadie, que son de ellos mismos, libres, o que al menos, eso sería lo más óptimo. Pero que es casi imposible sacar estas palabras TU/MI de la boca de los padres porque están tan orgullosos de su criatura, que no vale la pena ni intentarlo.

En fin, ahora ya puedo anular la hora que había reservado con el médico de cabecera. 😉

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

5 respuestas

  1. Míriam,
    he rigut molt amb aquesta malaltia! ara m’hi fixaré, però no fa falta massa imaginació per preveure que a casa també hi deu haver algun virus d’aquests! Deu ser especialment virulenta quan les dues peques no ens deixen dormir a les nits… ja miraré quin «possessiu» utilitzem…
    Apa, el dia comença bé després de llegir el teu post…

  2. i els nens i nenes també es contagien i comencen a dir que aquella pilota és meva quan resulta que jo la tenia des que el barça havia guanyat la copa els anys 80 i per tant tots sabem que la pilota és meva! però ell em diu «que no, no és teva!»
    el nostre metge ens va dir que segurament era la malaltia que tant bé descriu l’article d’internet i que es pot tractar amb un medicament que es diu Nostramina i que ens ajudarà a entendre que tot plegat és NOSTRE
    enhorabona ! petons nostres 😉

  3. Jo també he rigut molt, precisament fa molt pocs dies ho parlavem amb el Dani i també vam riure força. Per descomptat que l’Ivet és meva quan fa coses bones i del seu pare quan fa coses dolentes. Vaja, que estem ben contagiats, la veritat és que jo a casa ja ho exagero una mica i així riem.

  4. Jejejejej jejejeje, a nosotros también nos pasa pero como la peque aún es pequeña, nos pasa sobre todo con la perra, Noah, «mi TU perra lo que ha hecho» «ayyyyyy MI Noah preciosa!!!» en fin que tiene toda la pinta de que nosotros ya estamos afectados por tremendo virus y en cuanto la peque enpiece a hacer de las suyas saldrá tb con ella jejejej. Un besazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados