Qué tal, qué os ha parecido el video?! Como la semana pasada, ahora amplio (con texto) el video que acabáis de ver. Espero que os ayude a complementarlo y que os de algunas herramientas útiles a la hora de gestionar estos conflictos tan cotidianos. Vamos allá!

Yo misma he lamentado muchas veces la poca paciencia que tienen los niños: lo quieren todo por ahora y te lo piden como si les fuera la vida en ello. Si tienen hambre, quieren comer pero ya, no dentro de 1 minuto cuando hayas acabado de cocinar la cena (en esto yo soy como ellos, lo confieso), etc. Pero hace un tiempo empecé a fijarme en la cantidad de ocasiones en que un niño tiene muchísima paciencia y ni siquiera nos percatamos de ello…

En el video os hablo del PRESENTE, de la capacidad que tienen los niños de vivir el ahora y aquí y esto es algo que me chocó muchísimo con mi primera maternidad. Cuando un niño está jugando o pintando o lo que sea, está sólo ahí, haciendo eso con toda la atención del mundo. Está en cuerpo y en alma en esa actividad. A nosotros, los adultos, nos cuesta muchísimo estar presentes como lo están ellos. O sea que cuando nosotros les distraemos de lo que están haciendo para ponerles la chaqueta, eso mismo ya les puede suponer un “¿perdona? con lo bien que estoy aquí pintando una casita…” pero cuando les decimos que se pongan la chaqueta que hace frío, ellos no pueden entenderlo (estoy hablando de niños pequeños de 1, 2 o 3 años, depende…). Porque ellos, en el aquí y ahora NO tienen frío, al contrario. Y ponerse una chaqueta cuando no tienes frío, por mucho que te digan que fuera sí lo hace, pues como que no apetece.

Yo he vivido esto en muchísimas ocasiones. Con una hija ultra-calurosa era imposible ponerle la chaqueta. Un día decidí confiar en ella y no se la puse. Le dije que cuando sintiera frío, que me lo dijera y sí, tardó mucho más de lo que yo hubiera preferido, pero cuando notó que tenía frío me lo dijo y se pujo la chaqueta sin conflicto alguno. Las madres (en esto somos a menudo mucho más sufridoras que ellos) a menudo pecamos del “ponte la chaqueta que tengo frío”. Como tenemos frío nosotras, nos hace entrar todavía más frío que ellos no se tapen como nosotras lo haríamos. 😉

Y sí, muchos niños tienen mucha paciencia porque muchos niños son mucho más calurosos que sus madres y sin embargo, tienen que tolerar chaquetas gruesísimas, guantes, bufanda y hasta orejeras en invierno!

TEMA CHAQUETA Y SILLITA: Puede ser muy peligroso montar a los niños en la sillita con la chaqueta puesta y os recomiendo encarecidamente que no lo hagáis. Los niños no quedan bien atados porque para poder atarlos tenemos que dar un poco más de sí el cinturón porque sino no se abrocha, y en caso de accidente, la chaqueta puede resbalar y el niño puede deslizarse y salir hacia adelante. Podéis ver este video en donde no os va a quedar ninguna dudahttps://www.youtube.com/watch?v=9uEfou4sJQ0

TEMA “NO”

Decimos tantas veces no al cabo del día… es tremendo. ¿Habéis puesto conciencia en ello? Yo sí y aluciné…! En serio que cuando me di cuenta me pregunté cómo podía aguantarme la mayor…! En realidad, es muy común que el “no” nos salga muchas veces automáticamente. “Puedo comer cacahuetes?” “no, que vamos a comer” “Puedo pintar con acuarelas?” “No, ahora no” y así hasta el infinito y a veces muchos noes podrían ser síes y no pasaría absolutamente nada. Yo pensé que yo no decía tantos noes a mis hijas hasta que los conté. No voy a decir el número porque me da vergüenza, pero probadlo. Contadlos en 12 horas y veréis.

Por lo tanto es normal que cuando un niño lleva no sé cuantos noes al final se subleve, porque no es por menos o que directamente, los ignore. No pueden tolerar un sinfín de noes y o se cabrean o no hacen ni caso.

Qué os propongo?

Analizar cuántos noes decimos y si todos son realmente noes o podrían ser síes.

Consensuar los noes con la pareja. Por ejemplo: los que entrañan seguridad para el niño son impepinables “No puedes subirte a la silla para mirar por la ventana” y también los que implican dañar a otro “NO pegar” pero hay muchos de relativos y dependerán de cada familia.

Informar de qué será siempre NO y qué puede ser SÍ sin problemas (pintar con acuarelas aunque sean las 19:30h de la tarde puede no ser tan grave…).

ALTERNATIVAS A LOS “NOES”

REFLEXIÓN: Antes de decir NO pensar si es un no impepinable o si podría ser un sí. Después, si es un no, antes de decir esta palabra buscar una alternativa al “no”, como por ejemplo proponer otra cosa “ya veo que te apetece mucho hinchar el globo de agua dentro de casa pero qué te parece si para que no se rompa y mojemos todo el suelo, ¿salimos a la terraza y lo hinchamos?” O: “veo que tienes ganas de jugar con agua, ¿qué te parece si nos metemos en la bañera y jugamos un rato juntos?” Si lo que proponéis es interesante y divertido, es muy probable que acepten la alternativa propuesta.

ADECUAR EL ESPACIO: Si tengo un hijo de 9 meses que gatea por todo el piso y está lleno de cosas que no puede tocar tendré que decir NO mil veces porque él necesita explorar y tocar todo lo que encuentre. Si en cambio protejo cajones que no pueda abrir porque hay cosas peligrosas dentro, o si quito todas las cosas que puede romper, podrá moverse libremente porque el espacio será seguro y yo dejaré de decir no todo el rato.

FLEXIBILIDAD: a veces somos exageradamente rígidos con los niños y la rigidez es algo que los humanos no solemos llevar nada bien!

ANTICIPACIÓN: Si llevo a mi hijo al súper cuando está cansado y tiene ya hambre, lo más probable es que quiera que le compre de todo y comérselo allí mismo y todo el rato voy a decir NO porque no puede moverse en libertad ni tocar todo lo que quiera en un supermercado. Evitarlo puede ser una muy buena forma de eliminar muchos noes a esas horas de la tarde tan peligrosas 😉

TEMA DINOSAURIO

Los niños pequeños muchas veces necesitan llevar cosas consigo cuando salen a la calle. Les da seguridad, les gusta y están vinculados con objetos que les hacen pasar buenos ratos. A muchos adultos les gusta ver la reacción de los niños con estos objetos de apego ante lapregunta de “me lo das? Ay que te lo quito…”. El niño puede contestar con un“no” rotundo que supongo, hay a quien le hace mucha gracia. Como quien inicia un juego con el niño, una forma de relacionarse a partir del objeto… Nunca le he encontrado la gracia, la verdad. Hay niños que lo pasan realmente mal y me pregunto ¿Es necesario? ¿No tenemos otra forma más amorosa y menos chinchona de relacionarnos con ellos? En fin…

TEMA HACER COSAS ABURRIDAS CON NIÑOS

Es inevitable la mayoría de las veces. Yo estoy muchas horas con las niñas o sea que a menudo tengo que ir a por la compra o lo que sea con ellas. Qué pasa? Pues que a veces es un calvario. Solución: JUGAR!!!

Tenemos que jugar, inventar, imaginar, explicar cuentos… lo que sea, con tal de que ese rato que tienen que pasar haciendo algo muy aburrido, lo sea menos.

RECOMENDACIÓN: llevar siempre cosas interesantes en el bolso como una libreta y colores, muñequitos pequeños, algo con lo que poder inventar un cuento… Os puede salvar la tarde, en serio. Y si os pilla el marrón y no tenéis nada en el bolso: imaginación al poder. El juego simbólico ayuda muchísimo “Podemos jugar a que teníamos alas y podíamos volar por encima de la ciudad” si estáis de camino al médico y hace viento, por ejemplo, extendéis los brazos y os ponéis a correr. O “Podemos jugar que la sala de espera era un restaurante y tu eras la cocinera y yo quería unos espaguetis”… por ejemplo, pero seguro que se os ocurren mil ideas más ingeniosas que estas! 😉

TEMA COMIDA

El tema de la comida provoca muchos conflictos y por eso voy a dar la charla “Alimentación infantil y conflictos” el próximo 5 de marzo en Manresa (inscripciones en info@natural.cat) Lo más importante ya lo he dicho en el video, pero es importante que tomemos conciencia de que los niños, si se lo permitimos, saben perfectamente qué cantidad necesitan comer. No debemos forzar a los niños a comer. Agobiamos demasiado con el tema de que coman y así empezamos ya mal.Pero es un tema tan extenso que creo que voy a hacer un video entero hablando de ello porque además, provoca muchísima preocupación entre los padres y muchos conflictos en un momento, el de comer juntos, que debería ser placentero.

Espero que el video de hoy y este post os hayan sido útiles!!!

Si os ha gustado ya sabéis, podéis compartir, comentar, darle al like y también suscribiros en mi canal de Youtube. El martes que viene, más! 😉

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.