cole

Termina el cole

Mañana termina el cole. A partir del miércoles estaré con 2 niñas a full time.

Vale. Igual que muchos.

Por un lado: oh, qué bien, fin a los horarios del cole. A tener que levantar a la mayor por las mañanas, a que los horarios escolares nos marquen la rutina. Bien. Me apetece mucho. Por otro lado: oh, Dios, ¿Qué vamos a hacer tantos días, tantas horas juntas?

¿Reconoces esa sensación? Yo la tengo cada junio y al cabo de unos días se me pasa porque entramos todas en otro ritmo que me encanta, mucho más slow. Ser emprendedora y trabajar desde casa tiene, como cosa buena, que me lo puedo montar a mi gusto y puedo conciliar. Las malas hoy no vienen a cuento…

Este post es para decirte: sé lo que sientes, porque a mi, a ratos, también me entra el pánico. Pero sobretodo, para decirte: ¿Y qué tal si empezamos a vivirlo de otra forma?

Lo que no es posible ni deseable, ni mucho menos agradable, es estar todo el año esperando a que lleguen las vacaciones pero luego, cuando llegan por fin, estamos todas las vacaciones esperando a que llegue septiembre. Es absurdo, ¿verdad?

“Pero es que la conciliación se complica”. Es cierto. Mucho. La conciliación es un auténtico churro en casi todo el mundo porque como ya os dije en el video del martes pasado, ni se priorizan los niños ni la maternidad. Y entonces tenemos que meter a los peques en otras actividades en verano porque no podemos cuidarlos, aunque no quieran. Un auténtico churro.

Pero lo que hoy quiero hacer es animaros es a cambiar de actitud. A este miedo que he sentido yo hoy de “Dios, pasado mañana full time con las niñas” puedo darle la vuelta.

En el fondo somos bastante responsables de todo lo que pensamos o sea que podemos cambiar la forma de pensar: cambiar la desazón por las ganas y centrarnos en todo lo que tiene de bueno, que es mucho.

Estaremos más juntas y eso, para mi, siempre es bueno. Tendré que inventar actividades, es cierto, pero ya se me ocurrirá algo, espero. No es nada difícil hoy en día encontrar cosas para hacer con niños en casa (manualidades, juegos, etc), y fuera de ella. Pero sobretodo, voy a tirar de mi tribu: el otro día ya nos dijimos “chicas, vamos a quedar mucho estas vacaciones, vale?”, porque no hay color entre pasar un verano rodeada de otras mamás con hijos que hacerlo sin red, sin tribu.

No les amarguemos las vacaciones poniendo cara de palo porque estamos hartos de estar juntos. ¡Son nuestros hijos y les encanta estar con nosotros! Qué poco agradecidos somos a veces con ellos… creo que nadie tiene tantas ganas de estar con nosotros que ellos. Seamos amables, simpáticos, amorosos, empáticos… Que ya sé que estamos cansados, que vamos a tope, que todavía nosotros no tenemos vacaciones, ya lo sé. Pero ellos no tienen ninguna culpa. Ninguna. Y aún así, sin tenerla, muchos tienen que escuchar verano tras verano, que sus padres están deseando que llegue septiembre para perderlos de vista.

A mi no me gustaría escuchar eso de la gente que quiero. Ni que con su tono de voz, con sus gestos, me indicaran que necesitan perderme de vista.

Tenemos el poder de cambiar nuestra forma de ver las cosas y nuestra actitud. No tenemos por qué ser esclavos de un pensamiento (“qué largo se va hacer el verano”) que quizás no es ni real. Dejemos que el verano nos sorprenda. Cuanto mejor estemos nosotros, más alegres, más felices, más contentos de estar con ellos…, mejor van a estar.

Imagínate que estuvieses de vacaciones con unos amigos con cara de palo y que rumorean sotto voce que tienen ganas de volver para no tener que verte tanto. Malditas vacaciones, pensarías. Pues eso.

No les amarguemos sus vacaciones. ¡Ánimo a todos y feliz verano con hijos!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

6 respuestas

    1. En serio? No l’he llegit, el buscaré. Cada juny al blog faig un post beneïnt les vacances i dient-me a mi mateixa i als altres, que toca gaudir-ho, no amargar-se. Aquest any, que em tocarà estar amb les dues a tope i sense casal necessitava més que mai escriure-ho 😉 A veure com va tot! Bon estiu.

  1. Mi hija la mayor siempre ha ido un par o tres de semanas al casal de verano, ya que trabajamos, y así se lo pasa genial y se le pasa mejor el verano. El año pasado no quiso ir porque acabava de nacer mi hija pequeña y claro, queria estar con nosotras. No fué fàcil pero intentamos que se lo pasara lo mejor posible. Ha sido una epoca mala, nacer su hermanita, la muerte de su amado abuelo, mi padre…. No ha sabido lidiar con sus sentimientos, ha sido durillo pero poco a poco lo vamos consiguiendo. Este verano por causas ajenas a nosotras, mi hija se queda sin casal, así que entre las abuelas por las mañanas mientras yo trabajo, y conmigo por las tardes intentaremos hacer de este verano algo divertido jejejeje con amor, buen humor y ganas todo se consigue. Grácias por tus palabras, como siempre.

  2. Perdó no era a l’ARA, era al seu blog, et deixo el link de l’entrada
    http://www.carlescapdevila.com/es/espanol-viva-las-vacaciones-de-los-ninos/
    Hi diu: “nos hemos pasado el invierno echando de menos el verano, así que sería muy estúpido que ahora nos pasásemos el verano esperando el próximo invierno”
    I tu dius: “Lo que no es posible ni deseable, ni mucho menos agradable, es estar todo el año esperando a que lleguen las vacaciones pero luego, cuando llegan por fin, estamos todas las vacaciones esperando a que llegue septiembre”
    Jjejej
    Sou bessons de pensament separats al nèixer? 😉
    En realitat el que passa és que els dos dieu coses assenyades i de sentit comú sobre la criaça dels fills
    Segur que coincideu en moltes més opinions, i potser també frases
    Mua!

    1. Pot ser, però vaja, en aquest tema no té molt mèrit la coincidència perquè és un tema que clama al cel. A l’estiu hi ha taaaaanta gent que es queixa dels nens… però és normal, suposo. Durant el curs passen moltes menys hores junts. I no és el mateix compartir 3 hores al dia que 24. I llavors tothom diu “que comenci ja l’escola!” i jo em poso negra! 🙂 En fi… tenim, en general, força dificultat en viure el present. El present i prou, tal com ve i tal com raja. Una abraçada

  3. ….Gracias por hacernos reflexionar sobre la importancia de disfrutar del presente, del aquí y ahora….Yo tampoco entiendo a las madres/padres/ que se quejan de sus hijos en verano, de que tienen muchas vacaciones…. A mí me encanta decirle a mi hijo lo mucho que me gusta estar con él, lo mucho que valoro tener la oportunidad de desayunar juntos, compartir siesta, parques, juegos….(bendita la decisión que tomé de hacer reducción de jornada)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados