Compartir

Madres bloggeras

27.5.2011

Dedico este post a todas las madres bloggeras del mundo. A las madres que no quieren ser invisibles, a las madres que no tienen miedo de compartir, incluso, sus emociones más desagradables. A las madres que se ayudan aunque estén a miles de kilómetros de distancia y que sacan tiempo de donde no lo hay para poder escribir, para poder dedicarse unos momentos de intimidad, para explicar qué les pasa, mientras con el otro brazo, acunan al bebé que hace poco acaban de parir. ¡Va por todas vosotras!

Cuando empecé este blog, evidentemente que sabía que no era la única persona que hacía uno. Es más, sabía que actualmente, muchísima gente tiene alguna herramienta similar para expresarse y hablar de sus intereses. El 23 de febrero de este año inauguré el blog “A FLOR DE PIEL”, un sitio web que me permite “colgar” en la red todo lo que siento, todo lo que he vivido y vivo cada día con la crianza de la mi hija Laia. Si puede ayudar a alguien lo que vivo, pues fantástico.

Pero si algo no sabía era que en la red había tantas y tantas madres en todas partes que hacían lo mismo que yo. Madres que un buen día sintieron la necesidad de explicar al mundo entero que seguían siendo creativas, que continuaban pensando, soñando, que les pasaban cosas nuevas y desconocidas y que a veces, también tenían miedo. Madres bloggeras. Gracias a Twitter he entrado en un mundo que hasta hace 3 meses me era absolutamente desconocido y ajeno. No tenía ni idea de que la red pudiera servir a tantas madres para encontrar otro tipo de apoyo; virtual, es cierto, pero apoyo, al fin y al cabo. Un día os hablaba de la importancia de construir nuestra tribu, sobre todo cuando criamos (EN TRIBU ES MEJOR), porque criar solo o en pareja es muy duro. Pues bien, hay muchos tipos de tribu.

Cuando me hice una cuenta de Twitter (más porque me dijeron que iba muy bien que por ganas), aluciné. Entras y claro, no sabes a quien seguir ni leer. Finalmente fui poniendo palabras clave como “crianza”, “bebé”, etc, y fui encontrando madres que contaban sus problemas, que exponían sus dudas y el resto les respondía: que se seguían y sabían si su hijo estaba enfermo, si había dormido bien, y en definitiva, que se ayudaban. ¡Ni siquiera me atrevía a participar en las conversaciones! No conocía a nadie, no quería molestar. Pero un día, un entendido de Twitter me dijo: “tienes que hablar, tienes que decir lo que piensas, tienes que participar en los debates… esto es una red Social, sino, no vale la pena entrar en ella “. Y me animé. Enseguida me sentí acogida. Quizás no estamos de acuerdo en todo, pero tampoco hace falta. Desde antes de las elecciones municipales que estamos debatiendo propuestas que ayuden a conciliar vida laboral y familiar, propuestas reales, que ayuden a las madres a poder cuidar a sus hijos como se merecen sin quedar arrinconadas del mundo laboral. Es interesante, es divertido,.

Pero no acaba aquí, porque un grupo de madres bloggeras (15, en concreto), han escrito incluso un libro con sus experiencias, las que explican cada día en la red. Un libro que seguro que vale mucho la pena “UNA NUEVA MATERNIDAD”, con prólogo de la psicóloga Rosa Jové. Es fantástico ver que la red sirve para tantas cosas, y sobre todo, me emociona pensar que ya no hay excusa para mantenerse aislado, sin ayuda. Si no tenemos ninguna tribu, si somos una madre sola en un pueblo sin nadie más que viva la maternidad como nosotros, si sentimos que nadie nos apoya, si vivimos alejadas de todo y de todos… hay un lugar donde todas somos bienvenidas y donde también podemos crear nuestra tribu. No sólo para desahogarnos, sino por el hecho de compartirlo, de no sentirnos solas en un momento tan importante de nuestra vida. Y también y básico, para aprender. Todo es una oportunidad para aprender y yo estoy aprendiendo mucho.

Gracias a todas las madres de todo el mundo que a través de Internet expresan sus emociones, sus sentimientos, sus preocupaciones, sus aciertos y sus equivocaciones, porque de eso, nos nutrimos todas. Porque el amor que sentimos por nuestros hijos nos une más allá de países, razas, colores y tendencias políticas o religiosas. Porque nos hace ser UNA. Y hoy en día, tal y como van las cosas… esto no tiene precio.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

2 respuestas

  1. Me ha encantado la entrada!!! La verdad que es alucinante la cubre tribu que hay y como nos intentamos echar una mano las unas a las otras, como las dudas que planteas tienen respuestas y como te sientes apoyada en cuestiones que en determinados ámbitos no están bien vistos, por ejemplo lactancia prolongada, colecho o crianza respetuosa… Un besito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados