FullSizeRender 15

Niños que pegan o muerden

Por fin ha llegado el nuevo video de esta semana. Recuperada ya de tanta movida después del TEDx (cuando esté subida la ponencia a Internet y subtitulada, la compartiré para que la podáis ver) y de unas cuantas charlas en colegios, llega ese video, el de niños que pegan o muerden, que tantos me habíais pedido.

En serio que he perdido la cuenta de cuántos mensajes privados me habéis enviado diciéndome “Por favor, mi hijo de 18 meses ha empezado a pegar, quiero un video!” o “Mi hijo de 2 años lo muerde todo, qué puedo hacer”… y decidí hacer un video sobre este tema que preocupa tanto. Y ha sido muy difícil porque es un tema del cual podríamos estar hablando muchísimo rato, vaya, que habría salido un video de 2 horas, si me llego a soltar, y no puede ser. Porque es un tema de emociones y se remueven todas: las del niño (por eso actúa así), las del adulto (que no sabe qué hacer para que el niño no lo haga) y las del entorno (que se pregunta, por qué demonios ese niño tan mono ha empezado a pegar).

O sea que ya de entrada os digo que en 6 minutos es difícil abarcar y explicar qué hacer, dar herramientas y recursos a los padres etc. Bueno, difícil no, es directamente imposible. Pero algo es algo, o sea que espero que al menos, esos 6 minutos os sean de utilidad, al igual que este post.

Supongo que cuando entramos en la maternidad/paternidad no pensamos que algún día nuestro hijo pueda pegar a alguien. Es algo que ni imaginamos y claro, de repente, zassss, empieza esa etapa y tu no sabes qué está pasando. No quiero decir, ni mucho menos, que toooodos los niños lo hagan, pero a determinada edad (de la que estoy hablando que es de niños pequeños) sí que es habitual.

A mi casi me parece mucho más interesante abordar las emociones que se desbordan en los adultos que las que se desbordan en los niños porque, los niños, si son bien acompañados, llega un momento que dejan de hacerlo y ya no pegan nunca más. Pero dependiendo de las emociones que “ataquen” a los padres en ver que su niño pega, eso sí que puede influenciar en la manera de acompañar el niño y eso que en principio era una etapa sin más, puede volverse larga y complicada.

Los niños son todo emoción, lo he dicho en el video, y no pueden auto-regularse a esas edades en lo que a emociones se refiere. Si se enfadan, se enfadan muchísimo y su cuerpo lucha para sacar de alguna forma, esa emoción tan desagradable que siente. ¿Cómo lo hará? Pues pegando, mordiendo, empujando, dando patadas, tirando cosas al suelo y un largo etcétera.

Yo lo pasé mal hace años cuando mi hija mayor empezó a morder. Os recomiendo el post que escribí, muy desde el corazón y desde nuestra experiencia que os puede ayudar tanto si vuestros hijos muerden como si pegan:

“NIÑOS QUE MUERDEN: MI EXPERIENCIA”

Como habéis visto en este post que escribí hace tiempo, a los padres a veces nos acecha la culpa, la impaciencia, la impotencia, y nos vemos en un túnel sin salida. Y no lo es. Tiene salida: la empatía, la comprensión, el poner palabras a lo que siente “estás cansado”, “estás enfadado y te entiendo, pero no me pegues”, el acompañamiento respetuoso, el amor incondicional… todo esto es lo que hace falta para estar al lado de un niño que se siente desbordado por sus emociones y que tiene que aprender a canalizarlas de otra forma, con el tiempo y con su ritmo de maduración.

Supongo que si me conocéis o seguís desde hace tiempo ya imaginaréis que no estoy a favor de reñirles, pegarles, castigarles o chantajearles con tal de que no peguen. Creo que esta NO es la forma de abordar esta situación. Básicamente porque lo ideal sería que un día deje de pegar porque empatiza con el otro y porque ha entendido la noción de respeto hacia los demás y que tiene herramientas para gestionar sus emociones de otra forma, no porque tiene miedo de que le peguemos, le riñamos o le castiguemos.

No es fácil. Pero nadie nos dijo que lo sería. Es comprometido, nos obliga a no podernos casi ni relajar cuando estamos con gente, es pesado y cansado, lo sé. Pero si esta etapa la llevamos lo mejor posible va a tener una muy buena impronta en el niño y es muy probable que esto que ahora ves como un problema, desaparezca un buen día y tengas el niño más pacífico del mundo porque ha entendido que no puede pegar, porque hace daño a los demás y los demás, igual que él mismo, merecen respeto.

Estos temas me encantan y me podría tirar horas y páginas hablando sobre ello. Por eso he programado la charla online “Gestión de emociones en la primera infancia”, para poder abordar cómo los adultos podemos acompañar emocionalmente a los hijos. Será el 6 de julio y podrás verla en directo o en diferido. Encontrarás toda la información y cómo apuntarte AQUÍ.

Has vivido esta etapa con tus hijos? Qué os funcionó?

PD: Por cierto a nosotros nos funcionó darle un cojín para que mordiera o pegara… Puedes probar! 😉 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

9 respuestas

  1. Que tema más complicado… yo estoy un poco desesperada… Mi hijo me pega y me muerde solo a mí, bueno lo intenta, claro, no le dejo, pero es que a veces, cuando se frustra o está muy nervioso es como si tuviera una necesidad de morder, tira de mi mano para morderme… Y acaba mordiéndose el en la mano. Y la tiene fatal. No sé cómo gestionar esta situación. He intentado de todo, razonar, darle su espacio, abrazarle, irme directamente y hablarlo luego cuando se le pasa, algún grito también ha salido es imposible controlarse a veces… Pero nada funciona. Con otros niños en la guarde me dicen que no lo ha hecho nunca, y lo de morderse el tampoco. Alguna idea?

    1. Hola Cristina, te recomiendo que le des algo para morder: un mordedor, un cojín… algo en lo que sí pueda descargar esa tensión y esa emoción que no sabe gestionar. Un abrazo y paciencia. Pasará.

  2. Sempre veig vídeos de nens que mosseguen o peguen, però què passa amb els que constantment són mossegats i pegats? Com els afecta això? No deixem pas que adults maltractin però no puc evitar que altres nens el peguin. Com pot condicionar això el seu caràcter? I com a mare et sents que no pots ni protegir el teu fill de dos anys. També és dur ser a l’altre costat…

      1. A mi em preocupa com la violència continuada pot afectar-lo o condicionar-li el caràcter. En els adults és claríssim que això ens marcaria. No se’n parla gaire de les conseqüències que pot tenir. I de moment, jo en noto: ha tingut por d’estar amb altres nens o que altres nens l’acaronin o el toquin, comença a pensar que pegar és normal i en fa joc simbòlic, imita el nen que el pega… En fi, potser sí que un dia jo seré a l’altra banda i em tocarà jugar l’altre rol, oi? Gràcies per explicar-ho.

  3. Hola!! te saludo desde Chile!! he visto tus vídeos y consejos y son buenísimos! podrías ayudarme con esto.. Mi hija 2 años 2 meses se puso muy Yo Yo Yo.. no le gusta jugar con sus amigos u otros niños. No comparte sus juguetes, no deja que los toquen otros niños y aparte de eso no quiere ponerse cijturon en avion para viajar y lr digo que lo haga y dice.no..y hace pataleta..
    cariños

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.