Ver sufrir a un hijo no es plato de buen gusto nunca. Ningún padre o madre quiere ver pasarlo mal a su hijo, pero… ¿es evitable el dolor de nuestros hijos? ¿Y nuestro sufrimiento? ¿Qué podemos hacer?

Esto es lo que he intentado abordar en este video en el que te hablo de sufrimiento propio y sufrimiento ajeno. Espero que te guste, te rías un poco, y que te sea útil.

 

Si quieres más información sobre acompañamiento emocional, tengo muchos posts en este blog y también tienes más videos en mi canal de Youtube.

Y tú, ¿qué tal lo llevas?

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.