¿Por qué no me lo decíais?

¿Por qué no me lo decíais?

6.9.2012

Este verano, entrevistando a una madre para el espacio TENIR FILLS de El Matí de Catalunya Ràdio de verano, le pregunté cómo vivía la maternidad. De pronto me dijo: “Supongo que mis amigos tenían miedo de parecer ñoños o cursis y no me decían  que eso era increíble y cuando adopté a mi hija les dije:”¿Cómo es que no me lo decíais más?”. En ese momento pensé que sí, que es verdad, que a mí también me ha pasado de no querer agobiar a mis amigas o amigos contándoles cómo me siento con esto de la maternidad… Supongo que por eso creé este blog, para no agobiarles y porque se sintieran libres de leerme o no.

Pero entrevistando a aquella chica pensé que haría un post para decir que sí, que asumo el riesgo de ser ñoña y cursi hoy y todos los días que convenga. Para decir que yo muchas veces he pensado: “¿pero cómo puede ser que haya gente que no tiene hijos si es lo más fantástico que hay en la vida?” Y aunque sé que mucha gente no los quisiera ni en pintura, y que yo siempre he defendido que tener hijos NO es obligatorio y que no se deben tener jamás si no se desean profundamente, tengo que decir que hay ratos que soy tan feliz siendo madre, que gritaría: “ POR FAVOR…! ¡QUE NADIE SE PIERDA ESTO! ¡ES ABSOLUTAMENTE GENIAL!” Y sí, lo sé, me tomarían por loca, y cursi, y ñoña…

“Uy, pero tener hijos es muy cansado, y además, hace sufrir, y además es difícil, y los niños se ponen enfermos y hay cosas que tienes que dejar de hacer, y tienes que pensar siempre en otra personita, y a veces agobia, y la vida te cambia, y…” Y yo les diría: “sí…¿ y qué? Ni siquiera así quisiera perderme esto por nada del mundo” Porque aunque las cosas se compliquen a épocas, aunque haya días que quisieras escapar corriendo porque no puedes más, aunque a ratos necesitarías que tuviera un botoncito para poder desconectar ese hij@ que te demanda tanto y te necesita tanto… para mí cada minuto me vale la pena. Incluso los que me demuestran que me queda mucho por aprender a ser madre. Incluso los que me demuestran que tengo menos paciencia de la que quisiera. Incluso los minutos eternos y terribles que he sufrido por ella cuando le ha pasado algo me valen la pena. Porque en cada uno de ellos he aprendido algo, o la he querido más, o me he conocido un poco más a mí, o me ha hecho reflexionar un poco más sobre algún tema que no tenía ni siquiera integrado, o porque me ha hecho entender, o porque me ha hecho más humilde…

Ser madre es increíble porque por fin dejas de mirarte el ombligo. Sí, sí, por fin. Porque cuando tienes un hij@ no puedes estar por tonterías… Porque es una oportunidad que, si lo permites, te puede abrir la mente de par en par, o incluso pararla para conseguir sólo sentir. Sentir la profundidad y la conexión bestial con la vida que es eso de ser madre y padre, y sentir que has ampliado mucho más el círculo, la mirada, y sobre todo… el amor. Porque el amor toma otra dimensión y te sacude tanto por dentro, cuando lo sientes con esa fuerza, que ni siquiera sabiendo que desde ahora perderías mucho más que antes si esto tan magnífico se rompiera, querrías renunciar a ello.

Mujeres y hombres que no tenéis hijos y que os preguntáis si tenerlos vale la pena: no tengáis ninguna duda, definitivamente vale la pena. Y si los queréis pero tenéis miedo, o dudáis… yo os diría… Si lo deseáis profundamente, que ni el momento actual, ni el miedo, ni las dudas, ni lo que diga la gente os desvíe de lo que siente vuestro corazón a la hora de ir en busca de ese hij@. No sé cuáles han sido vuestras vidas pero os aseguro que será lo mejor que habréis hecho hasta ahora. Y añadiría: si estáis dispuestos a crecer, a vivir la maternidad y la paternidad conscientemente, si estáis dispuestos a aprender de todo lo que os enseñará vuestro hij@, si estáis dispuestos a entender y evolucionar… será lo mejor que habréis hecho sin lugar a dudas. Pongo la mano en el fuego y seguro que no me quemo.

¡Ya no me podéis decir nunca que no os lo advertí! 😉

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

8 respuestas

  1. Jo aquests dies em sento súper feliç de ser mare del meu fill i li agraeixo que m’hagi triat! Ara que torno a estar embarassada i que no ha sigut tan fàcil com el primer,malgrat l’amor que sento per aquest fill també és immens, estic aprenent molt .També estem creixent com a parella i me n’adono que l’amor que ens tenim és més gran i profund. I tot és gràcies a aquestes dues persones que tenim entre mans!!!

    1. Lali,

      Que bé, quin gran regal! Poder-ho viure, poder-hi aprofundir… És un camí ple d’aprenentatge, el de la maternitat/paternitat i m’agrada saber que n’esteu gaudint tant! Enhorabona!
      Petons

  2. Sin lugar a dudas, subrayo cada palabra.
    Es lo más grande que existe y por eso tampoco es “gratis”, aunque haya días que parezca que el precio es muy alto, otros te parecerá que todo son recompensas.
    Estar con mi pareja me cambió MUCHO, hice una gran transformación, pero tener un hijo me ha hecho crecer en todos los aspectos, es un paso más allá en mi madurez, mi crecimiento personal y emocional. Cuando pienso en ello solo tengo palabras de agradecimiento para mi pequeña, sin ella no sería como soy hoy y eso que solo es el principio.
    Un beso.

    1. Hola, Alkyria!

      Sí, sólo es el principio… Tenemos niñas todavía pequeñas o sea que imagínate todo lo que nos queda por aprender i por gozar…! Es fantástico… Celebro muchísimo que la maternidad esté representando la transformación que comentas! Que siga así. Muchos besos y gracias por compartir!

  3. Totalmente de acuerdo. Primero de todo diré que el mundo en el que vivimos no deja espacio al cariño, que se malentiende como ñoño o cursi. NO. Querer a los demás, ser bueno y cariñoso con los que aprecias, empezando por tus hijos, parece que no está de moda, que hay que ser frío y distante. Así nos va. Segundo, añadiré algo que he aprendido en mis aburridos libros de historia: Muchas mujeres que renunciaron a tener hijos o los tuvieron y no se hicieron cargo de ellos, al final de sus vidas muchas de ellas coincidieron en el vacío que les quedó. Besos

    1. Sandra, me encanta lo que has dicho y cómo lo has dicho. Exacto: hablas de amor, de lo que sientes en positivo y te llaman cursi y ñoño… Quizás es por eso que de la maternidad se habla mucho más en otros terminos… porque quizás es más fácil y no te sientes juzgado, y cada uno se guarda “lo bueno” para sí… Es posible… Y gracias por aportar este otro apunte histórico..!
      Besos

  4. L’has clavada, Míriam. Jo també ho cridaria, com tu, als quatre vents, això de que tenir fills és una meravella malgrat tots els peròs que hi vulguis buscar. Et tornes lleona, tant per agressiva com per mimosa i ets capaç de fer el que no faries per ningú. I jo hi afegiria que és una injecció d’autoestima brutal, quan veus com t’adoren, com t’estimen, com et necessiten…encara que, de vegades, sentis que el pes de la responsabilitat de ser TANT I TANT per als teus fills t’atabali. M’ha encantat el post. Felicitats!

    1. Montse!

      Gràcies guapa! És molt exacte això de la “lleona”, m’hi sento molt identificada…! I sí, podem tenir per segur que mai ningú ens adorarà tant com els nostres fills. Gaudim-ne!
      Una abraçada!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados