Consumo

Regalos de Navidad

23.11.2011

Se acerca la Navidad y cosas que hasta ahora me importaban poco, de repente, empiezan a interesarme. Por ejemplo, si antes veía que por televisión en noviembre ya empezaban a taladrar con anuncios cada dos por tres, pues simplemente, cambiaba de canal, o ponía una película, o lo que fuera, y no me inquietaba mucho la publicidad excesiva, pasada de vueltas. Ahora, que tenemos una hija que ya quiere ver los dibujos de la televisión, ya me fastidia más que entre MIC y los siguientes dibujos, me tenga que tragar una retahíla de “compra esto y compra aquello, porque qué bien se lo pasará tu hija”. Y TV3 aún, que no hacen muchos, pero si pones, por ejemplo, CLAN para ver a Caillou o Pocoyó, eso ya es alucinante, ¡un anuncio tras otro!

Laia aún es pequeña y se mira los anuncios con poco interés. No pide nada, todavía, porque no sabe que lo que sale allí, está en las tiendas y se puede comprar. Pero tengo la sensación de que es cuestión de semanas o, como mucho, de algunos meses. Ahora todavía puedo esquivar los anuncios sin que se queje mucho pero… ¿y el día que quiera ver todo lo que podría pedir por Navidad? ¡Ya tiemblo!

Todo este tema conlleva otro: los regalos de Navidad. A mí me gusta hacer regalos a los que quiero y me gusta recibirlos también, o sea que evidentemente que disfrutaré también de los que reciba Laia. Pero no hay que volver a casa con dos camiones llenos de juguetes y por lo tanto, hay que poner unos límites. O al menos eso es lo que haremos este año, después de ver cómo la pasada Navidad y ante la avalancha de presentes que recibió de todas las familias habidas y por haber, alucinaba en colores y no acababa ni siquiera jugando con lo que le acababan de regalar. Más bien se ponía nerviosa, sin entender qué pasaba. Por lo tanto, tenemos la sensación de que hay que poner un poco de freno en todo esto: un regalo en cada casa puede ser suficiente, sobre todo teniendo en cuenta que en Navidad nosotros hacemos como una especie de “romería” porque tenemos que pasar por un montón de lugares! Que los abuelos hagan un regalo es suficiente y si a los tíos de Laia les hace mucha ilusión, pues otro. Pero ya está, 1. Así es como lo veo ahora. Quizás el año que viene escribo otro post con otra opinión.

Lo cierto es que con todo esto te vas encontrando cuando te conviertes en padre/madre y no sabes muy bien cómo se debe hacer porque ni tu hijo se vuelva loco, ni se piense que puede tener todo lo que brilla, ni entremos en el “usar y tirar” compulsivo en el que estamos abocados aquí donde vivimos. ¿Qué hacer? ¿Cómo evitar algunas conductas? ¿Cómo conseguir que disfruten de la Navidad sin hacerla absolutamente materialista? ¿Cómo conseguir que valore las cosas? Nosotros vamos haciendo sobre la marcha, intentando poner sentido común y reflexionando sobre lo que va viniendo esperando no equivocarnos demasiado… Quizás los que tenéis hijos mayores, los que ya habéis pasado más de tres y de cuatro Navidades me podéis explicar qué os ha funcionado…

Fácil, fácil… ¡la verdad es que no lo es!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

13 respuestas

  1. Después de las últimas navidades en que mi hijo se volvió totalmente estúpido el día de reyes (y me duele reconocerlo yo que soy su madre) este año habrá racionalización de regalos. Eso lo tengo clarísimo. No son más felices por más paquetes que tengan que abrir y luego se pasan las tardes recortando papelillos, haciendo puzzles o pintando y pintando

    1. Estoy seguro de ello, Sandra. Otra opción es, en caso de muchos regalos, esconder algunos durante un tiempo, y cuando ya esté cansado de los que tiene más vistos, sacar los otros… no sé. Este años apostamos por pocos regalos e intentar que los que reciba sean de su agrado. A ver qué tal va. Ya os contaré… 😉

  2. Ufff!!! Quin tema més complicat això del Nadal i els regals…. Nosaltres vam haver de posar límits després d’uns Nadals i uns Reis de fa un parell d’anys en que totes les famílies, tan per una banda com per l’altra, van embogir i casa nostra es va convertir en una botiga de joguines….les teniem TOTES!!!!! Fins aquell moment, la veritat és que la cosa havia estat bastant moderada però suposo que el fet de que l’Oriol ja tingués tres anyets i comencés a demanar coses doncs… i clar la Laia en tenia 1 però no podia ser menys.
    Resumint, que ara hem posat límits i toca un regal per família i tot i així Déu ni do!!!!
    A mi em fa molta ràbia quan comencen a demanar coses perquè si i no valoren res i tot és pot tractar malament perquè total si es trenca ja me’n compraran un altre….doncs NO SENYOR!!! El que tens s’ha de valorar i s’ha de cuidar i aquesta és la meva lluita diària amb els meus petitons de 5 i 3 anys.
    Ahh!! i per cert totalment d’acord amb els anuncis de joguines…..com es passen!!! Els meus es que ho demanen TOT…però com diuen en castellà: “Contra el vicio de pedir, la virtud de no dar”

    1. Anna, suposo que aconseguir que valorin el que tenen, que ho cuidin, que vegin que no es pot tenir tot… és un gran repte. Que no és fàcil en el món que vivim, ho tinc clar, perquè ni els adults moltes vegades, donen valor a les coses, i molts tampoc saben que no es pot tenir tot. Però que sigui difícil no vol dir que no tinguem la responsabilitat i l’obligació d’intentar-ho. Quan el Nadal passat la veia amb uns ulls com taronges com dient “però què està passant?” em vaig adonar que això del Nadal era una cosa que hauríem de “treballar”… posant límit al nombre de regals, etc. Ara encara n’hem de parlar amb totes les famílies respectives però estic segura que ho respectaran. Gràcies Anna, per explicar-nos com ha anat aquesta qüestió a casa vostra.Petons!

  3. A nosotros nos pasaba igual, hemos llegado al punto en q somos 5 hermanos y hay 9 niños en casa, x lo q hacemos un fondo comun entre todos los hermanos y abuelos, y esos regalos, 1 grande o 2 pequeños, el dia de reyes aparecen en casa de los abuelos, y alli nos juntamos todos. Eso si, luego cada uno en su casa los reyes les traen lo q sus padres creen conveniente. Yo no la atiborro, xq pierde todo su significado, sin duda y acaban jugando con la caja, sin duda. De este modo es todo + moderado, sino imaginate!
    Animo, los unicos responsables de q los niños no entren en la terrorifica dinamica consumista somos los padres.

  4. Hola Míriam!
    Nosaltres hem d’aplicar la racionalització per 4! El seu aniversari és el 15 de desembre i per postres, són dues. És una bogeria.
    Equilibrem regals personalitzats i regals per a les dues (perquè aprenguin a compartir-los i entenguin que ara hi pot jugar una -una estona- i després de l’altra). També pensem en coses que necessiten -com ara una jaqueta d’hivern- i que formen part del seu regal d’aniversari (i ja ho tenen d’abans)… No és fàcil…

    I un altre tema, del qual en vull publicar avui un post: no us fan por algunes joguines dels catàlegs? O jo em faig vella o hi ha algun tipus de joguines que jo no entenc…

    Un petó i bon dimecres!

  5. Em deixo una cosa!
    els límits: nosaltres hem “imposat” límits a les famílies respectives, perquè sinó no cabríem a casa. Ho pactem, i pactem un regal per família i nena. Ja no és només una qüestió logística, sinó que les petites han d’aprendre a valorar-ho.

    1. Núria, guapa, gràcies per explicar-me com us ho feu! Per cert… quin rotllo això que ho tinguin tot tan junt, oi? La voràgine encara deu ser més bèstia! Nosaltres també fem que el Tió o els Reis portin alguna cosa que necessita tipus roba o sabates o coses així. I molt bé el sistema que heu trobat per les dues, no? Un per cada una i alguns regals per totes dues… a més, ara ja tenen una edat en què això de compartir deu ser més fàcil… suposo! 😉
      Tema catàlegs; tinc la sort que la Laia encara no sap que existeixen i per tant, no n’hem fullejat cap encara. Però estic amb tu que hi ha joguines o nines que anuncien per televisió que a mi em faria por tenir-les a casa! 😉
      Una abraçada

  6. Veig que tots fem una mica igual. Un regal per família i sobretot, amb consulta prèvia, si pot ser. Només faltaria que arribés una bateria a casa, tal i com pretenien les cosinetes pel seu estimat Pere. El tió a casa amb el regal important que demanen, un tió amb els amics de l’ànima amb un detallet i un parell de mitjons o calçotets -amb dibuixos, és clar-, el pare nadal a casa dels avis paterns, el tió a casa dels avis materns, i un altre detall familiar per reis. I obligat: abans de Nadal s’ha de decidir quina joguina vella donem per fer lloc perquè n’hi càpiguen de noves. Ara estem en aquesta fase pedagògica. La joguina serà donada o a la llar d’infants o a la recollida que fan a l’escola de l’Adrià. Així aprenen que si no aprofiten alguna de les joguines que els regalen perquè no les valoren, les regalem. I costa, perquè el sentiment de propietat és superior a l’interès per la joguina, però ho fem cada any. Si no, no hi cabríem. I això que tenen una habitació exclusivament per a les seves joguines.

    1. Montse, gràcies per explicar-nos com ho feu! Per cert, m’ha encantat això de regalar una joguina amb la qual ja no juguen. Et copio la idea. Estic segura que els costa desprendre-se’n, sobretot a una determinada edat en què tot és “meu, meu, meu, meu!”. Que aquest any no us costi gaire convèncer-los! Una abraçada.

  7. Uhhy este si que es un tema difícil!!! Nosotros hemos optado por no darle nada porque con lo que le regalan tíos y abuelos es más que suficiente. Ya veremos como manejamos el tema cuando este más grande y entienda y comience a pedir cosas. Estoy de acuerdo con Angela: de nosotros depende meterlos o no en esta dinámica consumista.

    1. Hola, Zary… creo recordar que cuando Laia era más pequeñita tampoco le regalamos nada. Pero este año ya sí. A ver cómo lo vamos manejando… fácil no es! 😉 Un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados