Tag: comportamiento

La relación adultos-niños: chinchar (molestar) NO es jugar

La relación adultos-niños: chinchar (molestar) NO es jugar

Seguro que has vivido alguna situación parecida en que un adulto en vez de jugar, lo que hace es chinchar: vas por la calle con tu hijo de 2 años y medio que lleva un juguete en la mano. Os encontráis a alguien que, para comunicarse con él utiliza alguna frase tipo “¿me lo das? ay que te lo quito”, sobre todo si el niño siente vergüenza y no quiere saludarle.

Seguramente al adulto le gustaría recibir un “hola, encantado de conocerte” pero lo siento, el niño tiene 2 años y medio y no lo va a decir. Y entonces lo que hacen es chinchar, molestar, meterse con él.

Es muy habitual que a muchos adultos les cueste aceptar que un niño no quiera hablarles o darles un beso, por ejemplo. El hecho de que no les conozcan de nada digamos que no lo tienen en cuenta cuando se trata de niños.

Como si hubiera una creencia colectiva de que los niños tienen que ser sociables y extrovertidos sí o sí.

Si no te portas bien, los Reyes no te van a traer nada

Si no te portas bien, los Reyes no te van a traer nada

Resulta tentador: tener una frase que sabes sí o sí, que va a causar su efecto de la forma más rápida. Saber que cuando tu hijo hace algo que no te gusta o que no debe hacer, con sólo decir esta frase mágica dejará de hacerlo.

¿Cuándo empezó a hacerse eso? ¿Cuántas generaciones han escuchado estas frases: si no te portas bien, no te traerán nada, los Reyes lo ven todo, dime, has sido bueno? ¿Cuántas personas las han dicho con la mejor de las intenciones sin ni siquiera dudar de si eran frases adecuadas o no?

Esto, antes, mi hijo no lo hacía

Esto, antes, mi hijo no lo hacía

Cuando ya hace un tiempo que tienes hijos te das cuenta que repites muchas frases… y que algunas no tienen ningún sentido. O al revés, que tienen toda lógica. De hecho, tienen tanta lógica, que no entiendes cómo dices frases tan absurdas! 🙂 Y esta es una de ellas… La he dicho tantas veces…! Hasta que me paré a analizarla.…

Mi hijo se porta mal

Mi hijo se porta mal

Esta frase seguro que la habéis escuchado alguna vez, o la habéis utilizado vosotros mismos. O habéis oído a alguien que la decía de algún otro niño o niña «el hijo de Eva se porta fatal» o «la hija de Ramón es terrible», y cosas por el estilo. Para hablar de todo ello hoy empiezo con una reflexión:

¿Qué es portarse mal? A veces alguien me dice que ese niño se porta muy mal y yo, por el contrario, no veo que haga nada malo. Y al revés, he visto niños con comportamientos que me hacían estremecer y sus progenitores o cuidadores los encontraban de lo más normales. Por tanto, esto de portarse «mal» puede ser muy relativo. Para alguien puede ser que un niño se mueva mucho, o corra, o hable fuerte y reivindique lo que piensa y cree. Por otro puede ser que un niño rompa cosas, pegue, insulte y moleste a los de su alrededor.