Una gran notícia

(Hay pocas noticias en el periódico que me hagan feliz. El otro día leí una, y tuve que ponerme delante del ordenador enseguida y escribir. El “post” de hoy lo dedico a todos los padres y madres que han perdido a un hijo dentro del seno materno, en algún momento de la gestación, o justo después de nacer. Y muy especialmente, lo dedico a Marc y Montse.)

29.4.2011

Por fin… Leo en el periódico leo una gran noticia. Finalmente, los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados han aprobado una enmienda por la que las muertes perinatales y prenatales podrán figurar en el Registro Civil. Es decir, los padres y madres que hayan vivido la tragedia de perder un hijo entre los seis y los nueve meses de gestación podrán inscribirlo con su nombre en el registro civil. También lo podrán hacer los padres de los bebés que no hayan sobrevivido a las 24 horas fuera de la barriga de la madre.

Para algunos quizás esto no tiene ninguna importancia, pero para una madre y un padre que han perdido un bebé a los ocho meses de gestación o durante el parto, o al cabo de pocas horas de nacer, al trauma ya brutal que supone esta muerte, se les añade el de que prácticamente, aquel bebé no existe a la luz pública. Son hijos que no figuran en ninguna parte, embarazos que, borrada la curva física de la madre y sin el bebé en ninguna parte, parece que no hayan existido. Pero sí lo han hecho, y de qué manera…

He conocido padres que han tenido que hacer lo imposible para mostrars a la gente que sí, que aquel niño o niña existió, que murió, es cierto, pero que existió. En el vientre de la madre, y que tuvo que ser parido, y que incluso quizás lo sostuvieron en brazos, acunandolo, cómo si sólo estuviese dormido. Son bebés que han sido, que han marcado sus padres para siempre, en el amor y en el duelo. Pero qué difícil que es un duelo de lo que no se ve, de lo que no ha dejado rastro físico (ni en forma de fotografías, ni de voz, ni de experiencias compartidas…) y donde su nombre no queda en ninguna parte. Sólo en la memoria de unos padres absolutamente conmovidos y abatidos por la ausencia de lo que no ha podido ser y de lo que tanto deseaban.

De la muerte, cuesta hablar, y en nuestro mundo hacemos como si no existiera. De las muertes perinatales y prenatales todavía cuesta más y ni siquiera se nombran. Pero a lo que no se nombra no se le da realidad y entonces ves padres batallando por poder hablar abiertamente de ese duelo que están atravesando de un hijo que no llegó a nacer. Porque nadie los quiere escuchar. Es demasiado doloroso y no queremos tampoco que ellos sufran. Pero lo hacen aún más cuando simulamos que aquello tan duro que ha pasado, no ha existido, o cuando les decimos (con buena intención) que “tienen que mirar hacia adelante, que lo pueden volver a intentar, y que el tiempo lo cura todo”.

Por eso estoy contenta. Porque los padres que lo deseen, en pleno duelo, podrán ir al Registro Civil e inscribir a su hijo con nombre y apellidos en un papel público. Seguro que no se sentirán mejor, pero quizás les ayude a no pensar que lo que acaban de sufrir, no figura en ninguna parte. Es simbólico, lo sé, pero a veces, los símbolos, ayudan y mucho en estos procesos durísimos que nos trae la vida. De estas muertes no se hace funeral (salvo algunos casos contados), no se hace despedida en público y quedan allí, casi escondidas dentro de los corazones hechos pedazos de un padre y de una madre que en ningún caso pensaban que aquello pudiera pasarles.

Pocas veces me alegro de lo que hacen los políticos. Hoy es una excepción.

(Hay una web muy interesante sobre el duelo en estos casos: duelogestacionalyperinatal. Os la recomiendo).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.