Empecemos por explicar qué es un ataque de amor: es aquel momento, inesperado, que no viene a cuento, en el que empiezas a sentir algo que se mueve dentro y que te hace decir «te quiero» o te hace correr a abrazar, besar o acariciar a alguien para que note cuánto le quieres.

Los ataques de amor siempre son espontáneos y el que los recibe no está nunca prevenido.

Pueden pasar al lado de la persona que suscita el ataque o también cuando se está solo por el mero hecho de pensar en él/ella.

Ante un ataque de amor se debe actuar siempre porque si se reprime o se bloquea dentro del cuerpo, puedes estar seguro de que pronto te llegará alguna contractura en la espalda o te sentirás frustrado, porque aquel torrente de energía en forma de oxcitocina pura no habrá encontrado vía libre.

Yo no sé si estás familiarizado con los ataques de amor. En casa los vivo desde que era pequeña y a mí me parecen de lo más normales.

Los ataques de amor no entienden de edades ni de momentos: los puede vivir cualquiera, cualquiera que ame de verdad, incluso un bebé pequeño te puede hacer saber, de repente, que está viviendo un ataque de amor.

¿Qué hacer? Cuando el que tenemos al lado se acerca y nos abraza, aunque tengamos los platos sucios a punto de ponerlos en el lavavajillas, aunque acabemos de salir de la ducha y estemos mojados, aunque tengamos la boca llena y nos acabemos de zampar una cucharada de macarrones… un ataque de amor pasa por delante de todo.

Deja los platos, la toalla y traga rápido porque el ataque de amor se debe atender. Da igual que no te lo esperes. Rectifico: no es que sea igual, es que es mejor.

Que te digan «te quiero» cuando has preguntado «¿me quieres?» o cuando estás esperando/deseando que te lo digan, no es lo mismo que recibir un ataque de amor inesperado, sincero y profundo del que tienes delante.

Por eso es importante dejarlo todo y empaparse de él con los brazos abiertos.

Laia hace tiempo que tiene ataques de amor como sus padres. Y de repente, cuando menos te lo esperas, te abraza fuerte y cuando sobresaltado le preguntas «¿qué pasa?» te dice «ataque de amor, ataque de amor!» y entonces ya lo puedes dejar todo, abrir bien los brazos y fundirte en su abrazo porque no hay nada más bonito.

No vale decir «un momento que estoy haciendo esto» o «espérate un segundo que termino no sé qué». Porque los ataques de amor no esperan: o se expresan el momento, o pasan, como la vida misma.

Y el abrazo 5 minutos después ya no será igual, ni con la misma intensidad ni con el mismo poder. No será un ataque de amor, será un abrazo que ha tenido que esperar, y nunca puede ser igual de bueno.

Así que padres, madres, abuelos, abuelas que me leéis, no dejéis escapar ni un ataque de amor de vuestra vida.

Decidles cuánto los amáis cuando os suba aquella emoción por dentro. Abrazadlos fuerte cuando el corazón y el cuerpo os lo pida. Dejaos besar, abrazar, amar por vuestros hijos aunque hayan interrumpido lo que estabais haciendo.

Porque los ataques de amor son mágicos y lo curan todo, y porque si no los atendemos, cada vez vienen menos y un día, simplemente, desaparecen.

Estad atentos a los ataques de amor, vuestros y suyos. Y saboreadlos como si no hubiera nada mejor en la vida porque será cierto: no hay nada mejor.


[thrive_leads id=’6503′]

10 Comentarios

  • Lali

    Totalment d’acord! Són màgics, analgèsics, energètics…fantàstics! i m’encanten!

    • Míriam

      Sí, Lali! Són genials!
      🙂
      Petons!

  • Gemma

    No hi ha millor medicina❤

  • Marissa

    Pero qué buen nombre les has dado! Normalmente no los dejo pasar pero ahora estaré incluso más atenta, gracias Miriam!

  • Asun

    Tinc la gran sort, que l’Arnau, te aquests atacs d’amor, esta jugant o fent alguna cosa i de cop i volta be correns i ens abraça al seu pare i a mi, sense dir res. I m’omple d’energia, una energia magica que nomes aixo em fa sentir gran, plena i sobretot molt i molt feliç.

  • Elena

    ❤❤❤❤
    Toma ciberatake de amorrr

  • Judith

    Uoooo quina pasadaaa!! Fa poc que ho estic disfrutant. Deixa tot.. Ve corrwnts i diu mama testimo… Buaaa ens abraçem i em faig tan petita. Aquest vincle es inexplicable

    • miriam

      Que bé! És fantàstic poder-ne gaudir…! 🙂

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.