Emociones

Celos “no estés celoso”

¡Ay, los celos! Pensamos que solo hay celos cuando un niño/a pega a su hermano/a o le rechaza, o dice abiertamente a sus padres, que lo devuelvan. Pero los celos son puñeteros y se esconden bajo mil y una formas y expresiones. Hay que hacer un poco de Sherlock a veces, pero con práctica y conexión, se pillan al vuelo.

Pero para detectarlos, antes tenemos que darnos cuenta de que son absolutamente normales y que negar que existen o decir a los niños/as que no hay que tenerlos porque “os queremos a todos por igual”, no hace que desaparezcan.

Necesitan sentirse vistos. Necesitan que conectemos con el ser que son. Que les veamos de verdad. Y para poder darles lo que necesitan nosotros/as tenemos que estar conectados, centrados y con presencia. A veces puede no resultarnos fácil: los tiempos que vivimos son intensos…. pero la otra opción (no hacerlo), provoca malestar y desconexión a toda la familia.

Artículo publicado en Instagram y Facebook el 23 de octubre de 2020

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.