Emoción

Rabia “no te enfades”

La rabia no gusta. Ni a quien la siente ni a quien la ve en el otro/a.

Así que se niega: “no te enfades, no es para tanto, no te pongas así, basta ya, que pares ya, o te calmas o…”, como si uno/a pudiera eliminar la rabia de un plumazo cuando le quema dentro.

Lo hacemos con los niños/as porque nos asustan cuando tienen rabietas. Nos asusta verles así. No les reconocemos y también, claro, nos asustamos nosotros mismos porque viendo su rabia se enciende a veces la nuestra, que aparece porque eso que no nos gusta ver, nos hace evidente que no tenemos herramientas, que no sabemos qué hacer. Sentimos impotencia y ante la rabia suya, nos cabreamos también.

Odiamos su comportamiento cuando vibran en rabia y no la queremos ver ni en pintura. Pero no solo negamos la suya, también la nuestra: nos tragamos la rabia porque, ya sabes, “está mal”, “no debería”… pero de tanto tragar, uno/a se atraganta y BOOM estallamos de las formas más inconscientes posibles. Y duele. A nosotros/as y a los demás. Y luego, culpa, remordimiento, machaque… la historia interminable.

Es TAN importante comprender y hacer espacio a la rabia cuando aparece… tan importante… que por eso le dedico libros, y cuentos, y cursos… porque no me cansa y porque tiene una energía que, bien canalizada, cambia el mundo y te transforma a mejor.

¿Cómo te llevas con la rabia? Te leo en comentarios

Artículo publicado en Instagram y Facebook el 2 de Octubre de 2020

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados