simplemente

Simplemente

El 19 de agosto hará 3 años que amamanto a mi hija y es curioso que siempre me doy cuenta de la cantidad de días que hace que tenemos esta relación a través de la lactancia materna cuando se acerca su cumpleaños.

Porque el resto del año, simplemente, ni me doy cuenta. Porque el resto de días, ni siquiera lo pienso. No pienso en nada. Ni siquiera en lo que es, conlleva, puede significar, etc, la lactancia materna. No pienso en si le va bien a ella, o me va bien a mí, ni en si hemos superado la “barrera” de los al menos dos años de lactancia materna que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Pronto hará tres años que simplemente, amamanto a mi hija. Que simplemente, le doy lo que sólo yo puedo darle; una leche sólo para ella, especialmente para ella.

No sé cuántos aminoácidos lleva, ni cuántas vitaminas. Sólo sé que hay parte de mi esencia, y de la de mi madre, y mi abuela, y mi bisabuela… Que en cada gota hay una parte de nuestras raíces y de nuestro linaje. Que cada gota me liga y la liga a esta tierra, a la Naturaleza y a la vida y sus ciclos.

Simplemente amamanto a mi hija porque ella lo disfruta y porque yo también. A veces es una sola vez al día, otras dos, o a veces tres, depende. La verdad es que ni siquiera lo pienso. Ni las cuento ni me interesa.

Estoy disponible si quiere mamar dos veces y también si decide dejarla.

Es como si a medida que ha ido pasando el tiempo, a medida que hemos ido acumulando días y días de lactancia materna en nuestros hombros, eso tan nuestro hubiera quedado perfectamente instalado sobre una única palabra: fluidez.

Como si fuéramos un delfín y su cría, navegando juntas, fluyendo con las olas, a ratos muy juntas, a ratos a mucha distancia… Fluyendo en este sabernos cerca y a la vez suficientemente maduras también como para distanciarnos cuando haga falta. Fluyendo sin sentirnos ya juzgadas y sin importarnos si alguien lo hace todavía. Fluyendo en la naturalidad de lo que hacemos y sabemos hacer tan bien: vincularnos, también a través de la lactancia.

Navego en esta leche dulce de unos pechos que parece que ya no produzcan nada pero que todavía se llenan de ella. Navego madre y fluyo, simple y naturalmente, sin levantar ninguna bandera ni hacer ninguna guerra.

Porque la lactancia materna y la guerra están reñidas, porque la leche se corta. Porque amamantar y discutir a la vez no es viable ni factible. Y sobre todo, porque no me interesa.


Pero hoy quería decir que yo simplemente amamanto, y que me gusta hacerlo a pesar de que no pienso ni un solo día en que lo hago, porque me sale, así, como si nada, porque lo tengo tan integrado que ni siquiera me doy cuenta de ello.

Hoy, quería decir que simplemente amamanto porque a ella le gusta y la hace feliz. Porque cuando mamá se calma, y ​​se duerme dulcemente en mis brazos, y porque dice “tu leche es la más buena” y porque pese a que sabe que un día dejará de mamar, de momento dice que “todavía no”.

Yo amamanto porque, simplemente, me hace feliz.



[thrive_leads id=’6503′]

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

16 respuestas

  1. Nosotras llevamos dos años y medio (el mes que viene) y nos va muy bien, siempre se ha respetado la demanda. Cuando no podía llevar a mi hija al trabajo usaba el sacaleches y así no tener que interrumpir la lactancia.
    Como también practicamos el colecho en casa nos ha sido muy cómodo, ha sido una gran combinación, gracias a ellos no hemos pasado ni una sola mala noche. Tenía miedo de como sería dormir con un bebé por lo que decían los padres, pero el pack lactancia+colecho ha sido todo un descubrimiento! 100% recomendable.
    Algunos familiares, si coinciden en el momento que mi hija me pide teta, me preguntan que cuando dejaré de dársela, que como es que aún se la doy, mi respuesta es siempre la misma, “es cosa nuestra, será cuando tenga que ser, ni antes ni después”.

    Un beso! (。◕‿◕。)

    1. Hola, Alexia!
      Sí, el colecho y la lactancia son un fantástico tandem. Se duerme mejor, casi sin despertarse a pesar de dar la teta en tomas nocturnas… Yo dí el pecho de noche hasta los 22 meses aprox, luego continuamos colechando y dando teta durante el día. Ahora ya sólo una, dos o tres tomas al día, depende… Pero lo disfruto como el primer día!!!

      Besos!!!

  2. Yo llevo 23 meses y medio. El último mes y medio, un poco provocado por mi, porque las noches a demanda me tenían demasiado agotada, el peque ha ido prescindiendo cada día un poco más del pecho. Supongo que va tocando a su fin pero tampoco me extrañaría que mantuviéramos una toma al día durante varios meses más, es nuestro ratito.
    Ahora muchas veces lo que hace es dejar lo que está haciendo, acercarse, darme un beso en cada pecho y vuelve a ponerse a jugar. Es muy dulce 😉
    ¡Aúpa la lactancia!

    1. Eso no se sabe nunca. A veces la toma diaria se alarga durante mucho tiempo, pero si a ti te gusta y a él también, estupendo! En todo caso, enhorabuena por estos casi dos años de lactancia materna. Tienes que estas muy orgullosa. Besos!

    1. Sí, Silvia… Pensamos demasiado, demasiado!!! Y no hace falta… Relajémonos y gocemos de este don que nos otorga la vida… Besos y gracias por tus palabras 🙂

  3. Aquest diumenge farà un any que alleto el meu fill. De moment gaudim d’una lactància plàcida i agradable. No em plantejo de deixar-la i ell tampoc sembla que la vulgui deixar encara… Com bé dius, anar fluint… Felicitats pels vostres gairebé 3 anys!!! Ja us aniré explicant com ens va a nosaltres… Petons i bon estiu!!!

  4. Me emocioné al leerte porque habíamos coincidido en la expresión, “porque nos hace feliz”, esa fue la frase que elegi para acompañar unas imágenes de nuestra lactancia para publicarlo en mi miercoles mudo, y en mi posterior post, así que cuando lei el tuyo, como te digo, me emocioné. Porque es así de simple.
    Un beso

  5. Ole tu y tu niña!di k si…disfrutarla mucho!! que es un don tan bonito que sobretodo la mujer podemos tener y sentir…..Es un placer la lactancia materna para ambás…me lo imagino y…….yo le di a mi niño 30meses hace justo casi un año ya….se lo tuve k dejar a la fuerza por una intervención….ahora tiene 3 años y 8meses y en dos semanas volveré a ser mama y estoy impaciente por ver como llevaremos de nuevo la lactancia materna..y si le gustará tanto como a su hermano….que no hayan problemas..etc…confió k sea otro “chupón bonito” como su hermano…y formemos ese vínculo único y exclusivo k nos da la vida. Felicidades x los tres añitos d la peke y tu preciosa LM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.