Tag: respecte

Tenemos un problema

Hace tiempo que lo tengo claro, pero últimamente esta idea me viene cada vez con más fuerza. Que sí, que tenemos un problema y es con el «respeto». Nos cuesta respetar, así, en general. Empezando por nosotros mismos. Nos cuesta respetarnos: lo que queremos, lo que necesitamos, lo que sentimos, lo que el cuerpo nos pide… Y nos traicionamos un día y otro por falta de respeto a uno mismo.

Dies internacionals

Cuando te levantas y escuchas la radio, a veces te anuncian que hoy es el Día Internacional de no sé qué. Y hay veces que pienso: “era necesario un día internacional para esto?» y supongo que si alguien se lo inventó, quizás es porque sí lo era… y entonces me pongo a pensar en los Días Internacionales que crearía yo, y me entretengo un rato en ello mientras hago el desayuno…

Dormir o no dormir, esta es la cuestión

En casa tenemos una cama enorme. La nuestra, de 1,50 más otra al lado de 90 y una cuna hecha por el abuelo de las niñas en el otro. Total, que tenemos una cama que de punta a punta hace casi 3 metros! Laia, a lo largo de estos 5 años y medio, ha dormido la gran mayoría del tiempo con nosotros y a épocas, sola en su habitación. Hace unos meses volvió a su habitación y al principio dormía francamente bien, pero llegó septiembre, octubre y poco a poco se fue despertando más. Primero una vez, luego dos, y algunas noches, hasta tres veces en que nos quería con ella hasta que se volvía a dormir. Tenía miedo, (suponíamos) y nos quería allí.

Consciencia corporal: la importancia de introducirla a los hijos

Consciencia corporal: la importancia de introducirla a los hijos

Vivimos en un momento y en un lugar donde a menudo tenemos conciencia de lo que hacemos, de lo que queremos, o de lo que deseamos (o más o menos!)… pero también demasiado a menudo, no tenemos mucha conciencia sobre lo que somos y sobre lo que necesitamos. Cuando hablo de conciencia de lo que somos me refiero a qué soy más allá del cuerpo y a lo que soy corporalmente. El espacio que ocupo, cómo me muevo, cómo me siento físicamente, y también, obviamente, cómo me siento emocionalmente, cómo estoy,… pero no es de las emociones de lo que quiero hablar hoy.

En un bucle: sobre el part del mes…

A veces tengo la sensación de vivir en un bucle. Hace muy poco escribía a propósito del nacimiento del hijo de Leo Messi («EL NACIMIENTO DE MESSI») y en un abrir y cerrar de ojos me encuentro, otra vez, ante una noticia prácticamente idéntica: el nacimiento del hijo de Gerard Piqué y la cantante Shakira por cesárea programada.

Ya puedo ir escribiendo posts. Ya podemos ser decenas, cientos, miles de personas en todo el mundo intentando luchar por el respeto a los bebés. Por los partos respetados. Ya pueden salir estudios científicos que desaconsejan las cesáreas programadas, escoger sobre una agenda el día del nacimiento de un bebé. Ya puede decir misa la OMS y quien quiera… que cuando un famoso da a luz por cesárea programada, esto dinamita todo el trabajo realizado.

10 consejos para sobrevivir a la Navidad (con y sin hijos)

10 consejos para sobrevivir a la Navidad (con y sin hijos)

Tenemos la Navidad en la vuelta de la esquina y estas fechas, queramos o no, nos remueven. Por mil motivos diferentes: son días de encuentros familiares y en muchas casas queda clarísimo cómo son los vínculos entre unos y otros. Son días que, aunque intentemos que no la haya, aparece presión: los que reciben las visitas en su casa, presión porque todo salga bien, porque todo esté perfecto, porque la comida sea riquísima. Los que van a casa de los demás, porque sea «soportable», o porque los regalos gusten, o porque mi hijo se porte bien, o porque… Por eso he creído conveniente dar, humildemente, algunos consejos para poder encarar estos días como lo que son: días de fiesta.

Los retos de la crianza de los hijos

Los retos de la crianza de los hijos

Todos intentamos criar nuestros hijos todo lo bien que podemos y sabemos de acuerdo con nuestras capacidades, con nuestro bagaje y con nuestra información y conciencia. Todos queremos que sean felices y de alguna manera, nos fijamos este objetivo a pesar de que muchas veces no acabamos de tener claro que quizás un día serán felices pero no habrán respondido, en absoluto, a nuestras expectativas.

Porque por más que intentemos no tenerlas, a menudo los padres tenemos expectativas respeto a los hijos. Queremos, esperamos, deseamos y a menudo proyectamos demasiado hacia ellos. A veces incluso, hay padres que viven su vida a través de la de ellos y un tropezón del niño en 1r de ESO lo viven como si fuera el suyo propio. Criar los hijos no es fácil, esto ya lo sabemos, pero hoy me apetecía hablar de una cosa que veo demasiado a menudo y es que muchas veces no estamos preparados o nos sorprende muchísimo que nuestro hijo tenga su propio carácter.

Ponte en su lugar

Ponte en su lugar

Ponte en su lugar cuando acabe de nacer y llore sin parar. Entiende que llora el parto, el miedo a lo desconocido, la añoranza del lugar de donde proviene, que llora la falta de límites físicos que le daba el vientre materno. Ponte en su lugar incluso cuando no tengas ni idea de por qué llora.

Ponte en su lugar también cuando vaya creciendo y se enfade porque es demasiado pequeño para poder agarrar algo, o para ponerse de pie todavía. No te rías, ni le riñas… Si te pones en su lugar, simplemente, no podrás… Entiende que para él/ella todo es nuevo y que el mundo, tal como lo ve ahora, desde tierra, es todavía lleno de frustración porque es demasiado pequeño para entender y para hacer, a pesar de que sabe, seguramente, muchas más cosas que tú y que yo.

Hivern al juliol

La semana pasada os hablaba de la intuición. Al día siguiente de publicar aquel post intuí que a Laia le rondaba algo. Aparentemente no pasaba nada, ella estaba igual de contenta como siempre y no había ningún dato empírico que hiciera pensar que le estaba pasando nada raro. Pero yo tenía la mosca en la nariz. Al día siguiente se levantó, y al cabo de un rato me dijo «tengo frío», una frase que hemos oído en contadas ocasiones viniendo de ella. Ella es de las que no tiene frío nunca y que en pleno invierno, suda si le pones una chaqueta delgada…!

¡Hasta aquí!

Cuando hacía poco que acababa de parir y estaba en esa etapa tan vulnerable a frases, consejos no deseados u observaciones de familia, amigos, conocidos y desconocidos, una persona me dijo: «tranquila, te curtiràs». Y sí, tenía toda la razón. Lo haces. Quizás es el paso del tiempo, quizás es la acumulación de experiencia en este tema, o también muy probablemente porque vas cogiendo seguridad en eso tan difícil y maravilloso que es ser madre…