19.2.2013

 

El otro día, leyendo el periódico, me quedé atónita. Resulta que hablaban de aplicaciones móviles dirigidas a padres y madres para ayudarles en la crianza de los hijos. Es cierto que últimamente han salido muchísimas y francamente, yo, por ahora, no he encontrado ninguna que sea realmente útil (si alguien conoce alguna que valga la pena, que me lo diga, por favor). Volviendo al tema: resulta que han creado una que te ayuda a saber qué quiere tu bebé cuando llora (entendí que es para bebés recién nacidos o casi). Supuestamente ayuda a entender por qué llora.

 

Pensé «¿y cómo demonios lo harán con un móvil cuando normalmente lo único que te ayuda a saberlo es conocer a tu hijo, tener el instinto bien afinado, a flor de piel, y estar atento y disponible a su demanda?». Pues bien, la aplicación móvil de la que no tengo ningunas ganas ni intención de hacer publicidad consiste en que pulsas un botón donde pone «START» mientras tu hijo llora. El móvil va registrando aquel llanto y al cabo de 10 segundos te marca un dibujito. Hay 5: uno con zetas que quiere decir que tiene sueño, otro con un biberón (como no) que quiere decir que tiene hambre, otro con un pañal, que quiere decir que lo tenemos que cambiar, otro con un chupete que quiere decir que necesita succionar (supongo), y otro con un osito, que según he leído, nos indica que el bebé está aburrido.

 

Ya sé que es una aplicación para un teléfono móvil y sé perfectamente que los teléfonos son eso, teléfonos… pero es que lo encuentro surrealista. ¿Os imagináis? Tu bebé llora desesperado y tú buscando el móvil. Antes de comprobar si es que va cagado o si tiene hambre, lo que haces es buscar el móvil por toda la casa. Cuando lo encuentras, buscas la aplicación y vas hasta donde está tu hijo o si lo llevas en brazos le pones el teléfono en la cara y pulsas «START». Y no haces nada más. Esperas. Mientras tu hijo llora. Sin intentar a ver si lo que le pasa es que necesita brazos, o que le pongas palabras a tanto desconcierto después del nacimiento, o que le expliques que quizá lo que le pasa es que se asustó mucho durante el parto…. No, tú allí, esperando que el móvil encienda el dibujito que supuestamente toca. Y cuando te dice «pañal» tú, como un autómata vas y se lo cambias.

 

¿Pero qué nos está pasando? En vez de volver a cosas tan esenciales como es escuchar qué nos dice ese llanto, qué nos dice nuestro hijo, escuchar qué nos dice nuestro instinto, comprobar que no haya nada que lo incomode como frío, hambre, sueño, pañal sucio, etc… encendemos la aplicación del móvil. ¡Resulta que ahora las máquinas nos tendrán que decir qué les pasa a nuestros hijos!

 

Porque claro, una máquina que fuera un poco fiable tendría que tener mil dibujitos: en primer lugar el de una madre y unos brazos, para cuando el bebé quiera contacto físico con ella. Otro de unas tetas. Otro de un padre.


Otro de unos fórceps o algún símbolo que nos haga pensar que quizás ha sufrido durante el parto, otro con una barriga, que nos recuerde que quizás lo que le pasa es que añora el bienestar que sentía dentro del seno materno, otro con un símbolo que nos recuerde que quizás necesita olernos para descansar tranquilo, u otro con palabras que nos recuerde que le debemos explicar las cosas que pasan. Que le tenemos que explicar por qué se siente tan extraño cuando está fuera de la barriga, porque ya no está contenido como estaba dentro del vientre… Debería haber tantos dibujitos que la máquina, me parece, sería imposible… porque, no nos engañemos, en el fondo, la máquina debería imitar lo que hacen miles de padres y madres en todo el mundo sin necesidad de un móvil.

 

Y lo que me sorprende es que ésta aplicación en cuestión que reduce lo que le pasa a un bebé a sólo 5 cosas, ha ganado un montón de premios. Y quizás sí que hay padres tan desconectados que necesitan que un teléfono les diga qué demonios les pasa a sus hijos, o tan despistados que no saben cuando el pañal del bebé está sucio… Quizás sí y realmente esta aplicación es y será necesaria. En este caso, disculpad mi crítica. Pero a mí lo que me parece necesario es que los padres y las madres estemos bien informados, bien acompañados. Que sepamos cuáles son las necesidades de un bebé. Que alguien nos lo explique cuando estamos embarazados o que nos preocupemos de buscar toda la información posible. Creo que lo que necesitan nuestros hijos es padres disponibles: padres dispuestos a entregar brazos, paciencia, horas, y amor a montones, y no padres pendientes (¡más de lo que ya estamos todos!) del dichoso móvil.

 

Cuando un niño llora, el teléfono sólo tendría que servir para llamar a alguien y pedir ayuda si es que tenemos que correr al hospital. Por lo demás… ¡mejor desconectarlo!

 


4 Comentarios

  • Núria

    He rigut imaginant-me a la mare/pare buscant el mobil per la casa mentre el nadó plorava… tot i que no riuria si fos la meva filla, no puc sentir-la plorar ni un minut sense que se m’encongeixi el cor. I tens tota la raó, és abominable pensar que una maquina ens pot dir el que necessita el nostre fill/a i que les seves necessitats es limiten a aquestes 5 coses. De fet el que més necessiten és afecte, contacte, proximitat, amor…

  • Zarina

    Totalmente de acuerdo!! Que locura!!!

  • Jèssica

    Totalment d’acord….És molt fort, em sembla patètic!

  • Raquel

    No en tenia ni idea que existissin aquestes aplicacions per mòbils. Però tampoc em sorprén, estem en l’època de les tecnologies, on estem més pendents del mòbil que d’una altra cosa. Total, molta gent té un fill perquè toca, doncs suposo que també tocarà tenir l’aplicació X i poder lluir amb les amigues. Ho trobo patètic! Pobre nen si els pares són així! I els pares el que s’estan perdent.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.