rituales

Rituales para niños: por qué son importantes

Hoy os voy a hablar sobre algunos rituales para niños y sobre todo, os voy a explicar por qué considero que son importantes y cómo les pueden ayudar (a ellos y a nosotros, los padres).

Si hace años que me seguís seguro que os habéis dado cuenta que me gustan los rituales.

Los empecé a inventar y a utilizar cuando veía que los necesitaba para poner consciencia en algo importante para mi que había sucedido o que estaba atravesando. Por ejemplo, el duelo por la muerte de un amigo.

Los rituales me han dado siempre fuerza. Pero cuando más me di cuenta de que funcionaban y de lo importantes que eran fue después de ser madre por primera vez.

Había momentos importantes que atravesábamos con la crianza de mi hija mayor que, en mi opinión, requerían un ritual. Por ejemplo, celebrar el final de nuestra lactancia de 3 años, 6 meses y 12 días. Fue uno de los rituales más preciosos que he hecho en mi vida… Podéis leerlo todo AQUÍ.

Otro ritual que me inventé y que ideamos, en este caso, con Laia, fue el ritual de recibimiento y bienvenida a Lua, días antes que naciera. Lo recuerdo nítidamente y se me llena el corazón de gozo con cada detalle: podéis leerlo todo también AQUÍ.

O el ritual que hicimos con las placentas de nuestras hijas que podéis leer AQUÍ.

Pues bueno, este agosto Laia ha cumplido 7 años, un número importante donde los haya. Marca el final de un ciclo y el inicio de otro y no es una ida de olla, sino que lo hemos notado y de qué manera. Ha dejado de ser una niña pequeña y ha pasado a ser una niña. Hacía meses que le daba vueltas a cómo podíamos escenificar este importante cambio de fase.

Los rituales son importantes porque visibilizan, porque ponen palabras a cosas sutiles que, a veces, si no las nombramos, pueden escaparse.

Son importantes porque nos ayudan a tomar consciencia a los adultos pero también les ayuda a hacer lo mismo a los niños. Les sitúa, les coloca en el nuevo lugar que ocupan casi sin darse cuenta.

Me dejé sentir lo que iba llegando entorno al ritual pero no encontraba la forma. Busqué por internet y nada; lo que encontraba no era lo que yo quería ni lo que sentía. Así que esperé. Dejé de buscar y me abrí a ver qué llegaba.

Fue ese día, ese 19 de agosto cuando supe qué haríamos. Venían a comer los abuelos y a tomar pastel y café mi hermano y su familia. Ella sabía que este año era importante y que habría ritual, así que cuando ya estábamos todos se sentó en el centro y le coloqué un fular alrededor del cuello, uno que le encanta.

Tenía un hilo guardado de hacía años de esos de hacer collares y le expliqué en qué consistiría: cada uno de los presentes daríamos una vuelta a ese hilo alrededor de su muñeca mientras le expresábamos un deseo para ella para esta nueva etapa que se abría. Al terminar cada uno sus palabras, ataba un nudo y seguía el siguiente.

Explicado así puede que no tenga ninguna gracia, pero fue precioso. Lo que dijeron todos, lo mucho que escuchó y lo feliz que se la veía…

Todo empezó un rato antes; durante la comida su abuela dijo que recordásemos las cosas importantes que había aprendido ella durante esos 7 años y fuimos recordando cuando cumplió 1 año y los hitos de esa etapa. Cuando tuvo 2 y las cosas importantes de esa, y así sucesivamente hasta los 7 años.

Otra cosa: brindamos, claro que sí, pero las palabras del brindis las dijo ella, nadie más. e hizo un brindis precioso!

Se trata de eso: de poner consciencia (nosotros y ellos) a los nuevos retos que van alcanzando, a las nuevas etapas que van superando.

Como el ritual de la fies-teta: importante para las dos y que permitía que ella celebrase algo que había conseguido (dejar de tomar pecho) y tomar consciencia del tiempo compartido, de lo que nos había servido/ayudado y que habíamos pasado a otra fase que requería otras formas de relación.

Estos rituales, estas escenificaciones dan validez, visibilizan y ayudan a madurar. Y son una magnífica excusa para celebrar la vida en cada etapa, celebrar la unión, el tiempo compartido.

No me creáis, sólo probad. Y luego, si queréis, me contáis cómo ha ido y los cambios que habéis notado. 😉

Ideas de rituales:

  • El final de la lactancia: Fies-TETA 😉 
  • La llegada de un hermano
  • Cumpleaños
  • Superación de un miedo
  • Adaptación escolar: cuando se supera
  • La muerte de un ser querido: ritual de despedida o de conexión con esa persona
  • Ritual para gestionar la ausencia de uno de los progenitores: por un viaje largo u otras circunstancias.

Con niños pequeños puede ser un poquito más difícil porque quizás no acaban de entender lo que estamos haciendo; pero con niños a partir de 3 años, por ejemplo (y dependiendo de su maduración quizás incluso antes), los rituales son perfectamente viables.

Os animo a probarlo y a compartir algunos que hayáis hecho vosotros. Compartiendo, nos nutrimos todos.

Y tú, ¿ritualizas? 😉

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

11 respuestas

  1. Pues mi niña tiene 18 meses y sueño que cuando tenga sus 7 ella elija su segundo nombre de modo que no solo celebrariamos y como lo llamo yo ceremonia su nueva etapa que se y siento que sera en ese tiempo si no tambien conectarla con su niña interior para toda su vida y su inocencia que para mi es algo sagrado…. esta es una que siempre pense estoy produndamente deacuerdo contigo y me da mucha felicidad que llegues a mucha gente y gracias por las nuevas ideas siempre

  2. Me gustó mucho la idea de los rituales. Me podrias dar ideas para uno de conexión con nuestro segundo hijo que falleció a los 21 días de nacer. Se que necesitamos uno pero todavía no se para donde tirar. Gracias!

    1. Bueno… me atrevo a escribirte Paz, no se si te servira de ayuda… pero quiás debas sentaros y empezar a escribir todo lo que sentias al tenerle dentro y todo lo bueno que eres capaz de decirles tanto tu como tu pareja… luego podeis ir juntos algun lugar hacer un picni y leerlas juntos quizas no les apetezca sino quemarlas para que a ese ser divino le llegue al fondo de su alma…el estara encantado de haberles conocido y ser vuestro angelito… espero os sirva un beso… (se me acaba de ocurrir el dia antes de iros hacer el picni podeis dejar todo lo q le habeis escrito junto a una velita blanca encendida al lado de una ventana wue le de la luz de la luna… para cargarla de energia…) besos

  3. La verdad que este post me viene en el momento mas portuno! Me ayudas a crecer en la maternidad. Mi hijo acaba de superar un miedo que te comenté y haremos un ritual! Ademas esta en la fase de mamar mucho menos y creo que la dejara pronto porque solo la usa para dormir! Asi que pensaré y escucharé como él cuando llegué el momento quiere celebrarlo!
    gracias

  4. Miriam, es una delícia llegir el teu blog, acabem de ser mares fa sis mesos i m’agrada com ens fas reflexionar sobre la criança i prendre consciència de cada etapa que vindrà; em sento més preparada a cada post que llegeixo.
    Gràcies.

  5. Hola, este blog me viene genial. Me ayudarias a encontrar un ritual para agradecer a ma tierra con mi hija de 4 años. Nosotras tenemos una huerta ecológica. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados