“Mamá, no vamos a venir por noche buena, lo siento”. Dijo eso y le entraron ganas de llorar. Agradeció que su madre estuviera al otro lado del teléfono. 

“¿Cómo que no? Pero si vamos a estar todos”.

Clara odia esta parte, esa en la que ella tiene que justificar cada decisión que toma. La odia porque jamás encuentra la comprensión de su madre, ya no digamos la validación.

“Mamá, tiene solo 2 meses y no creo que ir a una cena con 15 personas sea lo que necesite ahora mismo. Todavía llora por las noches cuando tiene sueño…” “Pero se va a tener que acostumbrar, es su familia”.

Boom. La familia. Ese ente que para su madre lo era TODO y justificaba TODO. Daba igual las circunstancias, deseos o necesidades de los demás. La familia pasaba por encima de ello.

“Mamá, es nuestra decisión y me gustaría que la entendieras”.
“No puedo hija, no puedo”.
Y colgó.

Clara se quedó atónita: su madre le había colgado el teléfono. Pero a la vez, qué bien, porque ahora ya no necesitaba aguantarse nada, así que empezó a llorar. ¿Tan difícil era entenderla, en pleno posparto, con un bebé, primeriza y con cero ganas de Navidad?
Entró Carlos con el bebé en brazos. La miró y le dijo: “Lo siento”.

Ella también. Sentía todo. Sentía ese vacío de cuando tu madre se aleja, como si volviera a ser pequeñita y la viera saliendo por la puerta el primer día de cole. Sentía tanto todo, (sobre todo culpa, culpa de escucharse y de pedir lo que necesitaba), que se preguntaba si sería capaz de sostenerse sintiendo así.

En ese instante miró al bebé que tenía los ojos clavados en ella y se le erizó la piel. Sintió, con la misma fuerza que había sentido el vacío, que todo, absolutamente todo… estaba bien.

FIN

Ojalá resuene

Artículo publicado en Instagram y Facebook el 16 de diciembre de 2019

1 Comentario

  • Gerard

    Em recorda massa a la meva sogra. La «Famiglia», Així, en italià i amb veu mafiosa. Perquè és com sembla a vegades.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.