IMG_0334

Las quejas, mejor por escrito

Estoy todavía procesando todo lo que me habéis contado a raíz del video “Cuando a las madres nos tratan de tontas” tanto aquí en el blog, en este post, como en la página de Facebook. Madre mía… que frases más horrendas os han dicho, qué mal os han hecho sentir a tantas… Lo siento, lo siento mucho. Me entristecen estas experiencias de dolor, de falta de respeto, de poca empatía… y a la vez, me cabrean.

Y luego pienso: vale, ¿y qué se puede hacer? Y siempre me viene lo mismo a la cabeza:

DÉJALO POR ESCRITO

SIEMPRE. Cuando no te hayan tratado con respeto, cuando alguien te ningunee, cuando te infantilicen y se suponga que esas personas deberían de cuidarte a ti y a tus hijos, déjalo por escrito. La violencia obstétrica tiene que denunciarse. Tienen que saberlo. 

Aunque ahora no puedas hablar de ello todavía, aunque pase un año del parto, aunque te quede lejos y no te apetezca recordar… hazlo cuando puedas. Agarra fuerzas, respira hondo, ve a l’hospital, pide las hojas de atención al usuario o como las llamen en cada centro y escribe tu experiencia. Escribe tu queja.

Pero también hazlo si te han tratado bien, si no te has sentido juzgada, si has tocado el cielo con los profesionales que te han tocado. Hazlo, que sepan que te sientes feliz y agradecida. Que les llegue que su buen hacer tiene consecuencias preciosas. Que les llegue que ESTO es lo que queremos ahora y siempre: respeto, empatía, ternura… 

Pero no sólo en estos casos de embarazo y parto, también después. Pienso ahora en, por ejemplo, temas de lactancia materna.

La ignorancia en temas de lactancia es muy grande y cuando creo que ya no oiré decir más barbaridades porque cada vez la gente está más informada, la realidad me demuestra que no, que se pueden oír muchas más… que el tema, no se acaba. Si cuando quien está poco al día en lactancia materna es un familiar, un amigo, etc… no pasa nada y lo podemos entender perfectamente, ¡faltaría más! Pero cuando la ignorancia proviene de personas que se dedican a atender a mujeres, muchas de ellas madres, en los centros de atención primaria, en hospitales, etc. alucino. (Evidentemente que hay profesionales buenísimos también atendiendo en los mismos centros, no lo pongo en duda, y yo conozco a muchos, dicho sea de paso.)

Pero lo que dicen los que no saben, a veces auténticas mentiras, clama al cielo: desconciertan a las madres y les hacen un flaco favor tanto a ellas como a los bebés. Pero para poner algunos ejemplos (seguro que podría añadir muchos más), de tonterías que he oído viniendo a veces de enfermeras, a veces de pediatras:

* Deja de darle el pecho porque a partir del año las madres ya no tenéis leche, sólo es agua. (¿holaaaaaaa? ¿aguaaaa?)

* La estás haciendo una persona dependiente dándole el pecho, debes destetarla YA y que vaya a dormir a su habitación (a una madre con un bebé de 7 meses).

* Tu leche no lo alimenta.

* Ahora a tu hija ya le da igual mamar o no, si le das es porque tú tienes la necesidad emocional de hacerlo.

Por cierto, qué manía en opinar médicos y enfermeras de donde debe dormir el hijo. ¿Les decimos nosotras a qué habitación tienen que hacerlo ellos y con quién?

Ir a la visita pediátrica o al médico de cabecera debería ser agradable y no una situación en la que sabes que muchas veces, serás juzgado. Juzgar a las madres es lo último que se debería hacer. Escuchar e intentar entenderlas, lo primero.

Pero dicho esto, yo creo que ante cualquier muestra de ignorancia en estos temas por parte de personal sanitario, lo debemos dejar por escrito. Tenemos que hacer una queja por escrito SIEMPRE. No por el derecho a la “rabieta”, sino porque esa persona tiene que saber que lo que dice está obsoleto, es mentira y que necesita reciclarse o en todo caso, que no estamos nada de acuerdo ni en lo que nos ha dicho, ni en cómo lo ha hecho.

Yo ya no viviré una cesárea estando con mi marido, porque no voy a tener más hijos, pero si lo que reivindico sirve para que otras madres puedan vivir cesáreas respetadas, ha valido la pena. Si mi queja y muchas otras hacen que haya madres que no tengan que escuchar los consejos absurdos y falsos de un pediatra que no se ha reciclado en lactancia materna, pues fantástico.

Dejad por escrito vuestras quejas; explicad qué os han dicho, qué os han hecho sentir, cómo os han tratado. Que no os dé pereza… es importante.

Las palabras se las lleva el viento, pero las que están sobre un papel oficial, tienen su fuerza. Lo que os han dicho, el daño que os ha hecho, lo que habéis escuchado ya no os lo quitará nadie, pero quizá puede evitar que alguien pase por la misma experiencia. Vale la pena. Por las otras mujeres y por nuestras hijas.

 

PD: Gracias por los comentarios, gracias por compartir el video, gracias por la confianza.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Míriam Tirado

Míriam Tirado

Consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza. Me dedico a ayudar a madres y padres a conectar con sus hijos/as.

13 respuestas

  1. Tu post me ha recordado que cuando fui a hacer una revisión al dentista de mi hijo a los tres años (la primera de su vida), la dentista, una chica joven, antes de ver la boca de mi hijo me hizo varias preguntas entre ellas si le daba pecho. Cuando le dije que si, que aún tomaba pecho para ir a dormir se llevó literalmente las manos a la cabeza y me dijo que tenía que dejarlo ya…
    Hola? Si, que tenía que dejarlo porque el pecho fomenta las caries…yo al momento no supe que responder, me limité a decirle que mi hijo no tenía ninguna caries, que lo podía comprobar por ella misma y que no iba a dejar de darle el pecho por algo que yo creía que no era así…ella muy fríamente hizo la revisión al niño, comprobó que no tenía caries y antes de irme y citarme para dentro de un año me insistió en que dejara de darle el pecho….
    Esa noche, ya pasado el shock, envié un email a la clínica relatando lo sucedido, aprovechando que me enviaron una encuesta de satisfacción con la visita. No sé si sirvió de algo, pero al menos dejé constancia por escrito de lo que había pasado. Mi pediatra, pro lactancia al 100%, me pasó un estudio que evidencia que la lactancia no fomenta la aparición de caries, no más que el biberón, si no más bien al contrario.
    Pero dejando de lado el tema caries me dejó alucinada el atrevimiento de la dentista al decirme cuando mi hijo y yo debíamos abandonar la lactancia (la dejamos a los tres años y medio cuando él dijo que ya no quería más).
    En fin, QUEJAROS POR ESCRITO o la infantilización y el paternalismo desde los diferentes profesionales de la sanidad hacía las madres no acabará nunca
    Felicidades como siempre Miriam por tu labor

    1. Absolutamente de acuerdo. Es tan y tan necesario… Las palabras se las lleva el viento, las quejas por escrito no. Bravo por tu actuación con la dentista, no era por menos! Un abrazo y gracias por explicar tu experiencia.

  2. Yo lo tengo difícil. ..quien me juzga y me trata como si yo no supiera lo que es mejor para mi hijo es de mi propia familia….no se como llevar esta situación…lo único que intento es mantenerme firme y respirar muy hondo, como si sacara la paciencia de mis entrañas para no explotar…supongo que todo es cuestión de tiempo. Gracias por tu bloq Míriam, me siento muy comprendida y me ayuda a llevar la maternidad mejor. Un besazo

  3. Totalmente de acuerdo. Despues de un largo parto y 10 dias de mi bebe ingresado en neonatos dejamos 2 cartas de gradecimiento y una reclamación. Es la unica forma de intentar cambiar algo… siempre siempre es bueno poner la reclamación, pero por supuesto tb agradecer al personal que si hace bien su trabajo!

    1. Exacto Paula, para los que hacen bien las cosas sientan que se nota, que se agradece y que siempre ocuparan un lugar en nuestro corazón. Enhorabuena por haberlo hecho, las 3 cartas, tan necesarias. Un abrazo

      1. No siempre es fácil agradecer. En el hospital donde nació mi tercer pequeño, no había hojas de agradecimiento!!!!!!! Cierto es que me habían contado experiencias muy negativas pero como las cosas ocurren PARA ALGO, allí que fui! Y no pudo ser mejor. La matrona, maravillosa. Hizo que esas 2 horas de dolor del bueno, fueran inolvidables…. Así que a ratos, bicheando en Facebook la encontré y le agradecí.
        Ánimo a todas esas mamás que pasaron momentos tan duros. Y a ti, Miriam, mil gracias por normalizar la maternidad y por tu sentido común y tu sentido del humor!

        1. Gracias!!! Qué fuerte que no hubiera nada “oficial” para poder dejar por escrito ya sean quejas o agradecimientos… Y qué bien que encontraras la matrona vía Facebook. Lo celebro. Un abrazo

  4. Pues ante todo…mil gracias miriam por todos tus escritos y videos..desde que te he descubierto hay muchos de los sentimientos y sensaciones que teníamos que no sabíamos explicar y ahora nos es mas facil verbalizar. A mí también me pasa con mi suegra…”opina” de todo…y la teta, no podia ser menos, debería haberla acabado a los 4 meses (mi bebe tiene 11 y sigo con lactancia) …muchas veces le diria de todo pero por no generar conflicto callo. Ver tus videos me reconforta. Gracias

  5. Totalmente de acuerdo….Hay que dejar constancia tanto de las reclamaciones como de los agradecimientos. Por suerte yo pude hacer lo segundo. Tuve un embarazo de alto riesgo (con reposo absoluto y relativo durante gran parte del mismo) con placenta previa oclusiva, con varios miomas y con un quiste enorme en uno de los ovarios. Fue cesárea programada. Fue raro saber el día exacto en el que nos convertiríamos en padres…fue raro saber que hoy éramos dos y que al día siguiente íbamos a ser ya tres….
    Mi ginecólogo me explicó todo muy bien, me dejó preguntarle todo lo que quise, me dio mucha confianza (aunque no, el padre no pudo estar presente en la cesárea) mi hijo nació perfecto pero la cesárea se complicó un poco….me quitaron el quiste y el ovario (demasiado grande) y en la intervención, y por accidente, me perforaron la vejiga por lo que me tuvieron que poner una sonda. Regresé a casa con mi bebé y con la sonda….Además durante la cesárea perdí mucha sangre y ese mismo día me tuvieron que hacer dos transfusiones y empezar un tratamiento de hierro…..No pude ver a ningún familiar (excepto mi marido) hasta el día siguiente….cosa que por otro lado agradecí….Estuve muchísimas horas en una sala de reanimación….yo, mi marido, una enfermera que me controlaba y mi bebé……A pesar de todo esto, yo estaba inmensamente feliz….(sin duda el subidón de hormonas ayudaron) me veo en las fotos, llena de vías (la del suero, la de la morfina para el dolor, la de la transfusión…) con esas batas tan poco favorecedoras, con las ojeras, con la cara de cansada…..pero con una sonrisa de oreja a oreja……
    Me sentí acompañada, ayudada, respetada…por casi todo el personal….desde el ginecólogo, el anestesista, la enfermera que estuvo conmigo tantas horas a las enfermeras que me ayudaron a empezar la lactancia…
    Recuerdo el día que me daban el alta….Había varios familiares en la habitación, mi hijo en la cunita….yo sentada en un sillón un rincón….todos estaban pendientes del pequeño….llegó el ginecólogo para darme el alta y despedirse….y recuerdo su frase….”ahora tienen que cuidarla, cuidarla mucho…eh? al bebé ya sé que lo van a hacer pero a ella también…” Se lo agradeceré siempre.
    Cuando al cabo de varias semanas volví para que me quitaran la sonda escribí una carta de agradecimiento.
    Este comentario es también otro agradecimiento…..
    Totalmente distinto fue el caso de meses después con la enfermera opinando sobre cómo o dónde dormía nuestro hijo o sobre cómo tenía que darle de comer, cómo bañarlo…..No reclamé, no le dije que no estaba de acuerdo con ella y ahora pienso que quizás debería haberlo hecho. Pedí un cambio de enfermera.
    Saludos Miriam. Muchas gracias por todos tus artículos y por darnos la oportunidad de comentar y compartir nuestras experiencias.

  6. Hola Miriam, yo tambien he puesto una reclamacion en la escuela infantil de mi hijo. Le dieron una torta en la cara en mi presencia, lo he pasado fatal, me faltaron el respeto a mi y a mi hijo. Ayer mismo volvieron a faltarme el respeto por una norma que supuestamente mi hijo no obedecio(no coger un libro del suelo a la hora de salir)me dejaron media hora esperando en la calle y a mi hijo lo dejaron en clase hasta recoger el libro. Mañana dejare constancia de mi desacuerdo con el procedimiento y con esas normas , que a mi me parecen obsoletas. Espero que cambien y mejoren sus procedimientos para el bien de futuros niños. Gracias por todo Miriam. Un besico.

  7. Totalmente de acuerdo con todas y cada una de tus palabras Miriam!!! Yo, además de madre soy enfermera y me encuentro con situscioned similares en mi servicio donde vienen pacientes de otros centros a los que se les han dicho cosas que están obsoletas y a los pobres les vuelven locos… algo que no debería permitirse. Cómo tú bien dices todo por escrito! Se lo voy pasando a mi jefe de área para que sepa que hay cosas que se hacen mal y que esto repercute a cada paciente.
    Como madre yo especialmente con mi pediatra y enfermers he tenido sierte y no se han metido en lo q tenía o no q hacer con mi hijo, pero un día q tuve q ir a la enfermera de urgencias para consultarle una dida respecto a la alimentación de mi bebé (me llamsron de un trabajo q solo iba a ser d unos días y quería saber cómo adaptar la alimentación de mi hijo durante esos días ya que para entonced tenía 8 meses y tomaba lactancia materna a demanda más alimentación complementaria) y literalmente FLIPÉ! Que si “para unos dias de trabajo iba a destetarle” (perdona? Yo he dicho eso? Precisamente es lo que NO quería hacer, solo saber cómo hacer para q no se angustiara mientras yo no estuviera… Además, ¿tengo que explicarle yo mi vida personal? Parece mentira q no sepa cómo funciona el tema de las suplencias en trabajos sanitarios…), que si “ah! Pero si tiene 8 meses, entonces no hace falta tanta teta! Qué manía tenéis de tanta teta” (comooooor???) Que sí “le pones más cucharadas d cereales en la fruta para que aguante más y no hace falta tanta teta” y así un largo etc. que me hicieron sentir idiota… y no porque lo q me dijera pensara q tenia razón sino idiota por haber ido, pq buscas apoyo y te das cuenta de que al final lo mejor es hacer lo que había hecho hasta entonces: lo q nosotros consideráramos lo mejor para nuestro hijo. Pero me da taaaaanta rabia encontrarme von profesionales así… Más q nada pq crean angustia y miedos a muchas mamás/papás cuando debería ser todo lo contrario. Con la de buenísimos profesionales q hay y las ganas que tienen de hacer bien las cosas… (me he topado con muchísimos de ellos tb y les estoy muy agradecida, algo que tb como bien dices hay que decir tb 🙂 ).
    Vaya rollo te he metido Miriam… Gracias por todo :*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.